«Esta es la peor crisis a la que se ha enfrentado el turismo»

Zurab Pololikashvili- Secretario de la OMT

"Existe demanda para volver a viajar, pero los gobiernos necesitan adoptar protocolos internacionales para generar confianza" Zurab Pololikashvili
"Existe demanda para volver a viajar, pero los gobiernos necesitan adoptar protocolos internacionales para generar confianza" Zurab Pololikashvili

Hace unos días era reelegido para un segundo mandato como Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT). Lo hizo con el 76% de los votos y «en el año más difícil de la historia del sector». El diplomático georgiano Zurab Pololikashvili ha basado su campaña para la reelección tanto en las progresivas reformas institucionales y políticas emprendidas durante su primer mandato, como en su liderazgo del turismo global durante la pandemia de Covid-19.

–¿Cuáles cree que han sido los factores que le han llevado a la reelección?

–Agradezco a todos los países miembros de la OMT que me han confiado un segundo mandato hasta el 2025. La pandemia de la Covid-19 es la peor crisis que ha enfrentado el turismo en su historia y hemos demostrado estar a la altura, con una OMT reformada, ágil y financieramente sostenible. Estamos generando la inteligencia turística, los fundamentos de políticas y el apoyo técnico para preparar el regreso del sector cuando las condiciones lo permitan.

–¿Qué planes tiene la OMT para 2021?

–Se han creado los cimientos para que este año sea un punto de inflexión. Reiniciar el turismo debe ser una prioridad para los gobiernos de todo el mundo. Esta crisis nos da la oportunidad de replantearnos cómo ha de ser el sector turístico y su aportación a las personas y al planeta. Tenemos la oportunidad de reconstruirlo para crecer mejor, y ser más sostenibles, inclusivos y resilientes, y que los beneficios del turismo se repartan extensamente y de manera justa.

–La crisis ha hecho que mucha gente tenga miedo a viajar fuera de su país...

–Las vacunas abren una ventana de oportunidad clave para promover la reanudación segura de los viajes internacionales y, aunque las campañas de vacunación son un paso importante en la dirección correcta, la reanudación del turismo no puede esperar. Estas vacunaciones se deben integrar en un enfoque más amplio y coordinado, que incluya certificados y salvoconductos para viajes transfronterizos seguros [como pasaportes de salud].

Asimismo, es necesario restaurar la confianza en el turismo. Esto exige protocolos y estándares que sean compatibles y reconocidos a nivel internacional. La pandemia vuelve a demostrar una verdad fundamental: que las soluciones unilaterales [introducir o levantar restricciones de viaje] tienen un recorrido muy limitado. Sólo juntos somos más fuertes. Debemos ofrecer una respuesta multilateral y coordinada para que todos salgamos ganando.

–¿Para cuándo prevé la recuperación del turismo mundial?

–Estimamos ver un inicio de repunte en la segunda mitad de 2021. Pero la recuperación será paulatina. Nuestros expertos estiman que tardaremos entre dos años y medio a cuatro años en volver a los niveles de 2019 en términos de llegadas internacionales. Los esfuerzos del Comité Mundial de Crisis para el Turismo de la OMT han sido recompensados con un compromiso de respaldo financiero y voluntad política nunca vistos. La otra parte de esta ecuación dependerá de la recuperación de la confianza, y aquí entran en juego factores de seguridad, y volvemos a la pieza angular: la implementación de estándares internacionales.

–¿El turista recuperará la confianza a corto-medio plazo?

–El turismo juega un papel crucial ya que representa todo aquello que en este año de confinamiento no podemos hacer: salir, interactuar a nivel social... La pandemia ha dejado en evidencia que la relevancia del turismo va mucho más allá del turismo en sí.

Pero necesitamos protocolos de viaje armonizados y coherentes. Es esencial para restablecer la confianza en los viajes internacionales y poner de nuevo en marcha el turismo. La confianza es la nueva divisa y el turismo es un formidable mecanismo de transmisión de esta moneda de cambio.

La OMT desarrolla, por ejemplo, el primer Código Internacional para la Protección de los Turistas que ofrecerá a los turistas más derechos como consumidores si sus viajes se ven afectados por circunstancias externas, incluidas las emergencias sanitarias. Ahora bien, su implementación, al igual que los protocolos a nivel internacional que exigimos, dependen de la voluntad política de los gobiernos.

–¿España volverá a ser potencia turística?

–Si España ha demostrado una cosa es su liderazgo como referente turístico internacional. No dudo que seguirá a la vanguardia. El turismo volverá, y los principales destinos, incluyendo España, seguirán siendo populares por lo que siempre han sido, pero también por haber evolucionado hacia un turismo más sostenible, accesible y seguro. Para ello, es importante implementar los protocolos de seguridad internacionales necesarios para recuperar la confianza en los viajes.

La OMT ha ampliado sus esfuerzos en fomentar que el turismo esté en primera línea de los planes de recuperación de los gobiernos en este sentido. Me complace ver cómo países como España, un líder histórico en turismo, adoptan medidas que lo reflejan. En este país, sede de la OMT, contamos con el firme apoyo a lo largo y ancho del espectro político y del sector privado, desde Moncloa, hasta Casa Real y todos los niveles de gobierno regional y local. El turismo es un elemento que reúne.

–¿Qué desafíos para el futuro del turismo depara esta crisis?

–Esta crisis es tanto un reto como una oportunidad. No se trata de crecer más sino de crecer mejor. Y allí reside nuestra oportunidad. Las claves son: la confianza del consumidor, la cooperación y solidaridad, la sostenibilidad y la innovación. Son valores que nos definen como agencia de las Naciones Unidas y que confiamos en que serán incorporados por el sector y los responsables políticos para generar mayor resiliencia de cara al futuro.