Gran Hotel Inglés, un renovado icono del lujo en Madrid

Gran Hotel Inglés ha sido elegido mejor hotel boutique en la X edición de los Premios de Turismo de LA RAZÓN

Premios Turismo 2021
Premios Turismo 2021Archivo Archivo

La capital de España presume de tener una de las ofertas hoteleras más diversas de nuestro país, con alojamientos para todos los gustos y necesidades. Y entre ese mar de opciones sobresale Gran Hotel Inglés, un alojamiento con 130 años de historia que tiene el honor de haber sido el primer hotel «de lujo» de Madrid allá por el año 1853 y que ha sido capaz de combinar a la perfección la sofisticación urbana con el glamour de los años veinte gracias al saber hacer de Ignacio Jiménez y Carmen Cordón, propietarios e impulsores de Hidden Away Hotels, la cadena familiar de hoteles de lujo a la que pertenece el Gran Hotel Inglés. Con este bagaje a su espalda y con una espectacular reciente renovación se ha alzado con el reconocimiento al mejor hotel boutique durante la X edición de los Premios de Turismo de LA RAZÓN, galardón que recogió Miguel Ángel Doblado, general manager del hotel. «Es un halago y un tremendo orgullo que un medio tan prestigioso como LA RAZÓN nos conceda este premio. Para nosotros representa sobre todo un reconocimiento a la extraordinaria labor de nuestro equipo, que es quien consigue hacer del Gran Hotel Inglés un establecimiento diferente y un lugar especial», afirma Doblado.

Juan Marín, Miguel Ángel Doblado y Francisco Marhuenda FOTO: KIKO HURTADO / BELÉN VARGAS KIKO HURTADO / BELÉN VARGAS

Entre los argumentos que convierten a Gran Hotel Inglés en un alojamiento único en Madrid destaca el hecho de que se trata de un espacio singular y único desde su construcción. Entre otras curiosidades, pues fue el primer hotel de Madrid en tener restaurante, situado en una de las primeras calles que contó con suministro eléctrico, y se convirtió en un icono social y cultural y el centro de tertulias de escritores, artistas y grandes señores. Hoy el alojamiento ha recuperado el glamour, la elegancia y la innovación de sus dorados años 20, y es, de nuevo, un centro de referencia cultural y social de Madrid. «Nuestra competitividad está basada en ser un hotel que combina historia con los estándares de producto y servicio más actuales. Ser un hotel independiente y pequeño (sólo 48 habitaciones) nos permite además desarrollar unos niveles de personalización del servicio que difícilmente puede conseguir un establecimiento de mayor tamaño. Eso, combinado con una ubicación extraordinaria, hacen del Gran Hotel Inglés un hotel diferente», reconoce Carmen Cordón, con orgullo.

La pandemia ha obligado a adaptar los alojamientos y Gran Hotel Inglés lo ha hecho de una manera muy equilibrada. «Nuestro cliente es de alto nivel, acostumbrado a viajar y a moverse; por ello, quiere viajar tranquilo pero sin sentirse atosigado por medidas que conviertan el hotel en un espacio poco acogedor. Hemos invertido en productos y en la tecnología más moderna y eficaz para garantizar un entorno seguro pero sin que se note desde el punto de vista estético o de ambiente, más allá de las mascarillas que lleva el personal en todo momento. Nuestro cliente no percibe en el hotel nada que le recuerde a la pandemia, pero se puede sentir absolutamente seguro», explica Ignacio Jiménez, quien avanza que «julio y agosto suelen ser meses tranquilos en Madrid desde el punto de vista de ocupación. Los vamos a vivir con tranquilidad pero trabajando en novedades y mejoras para que cuando a partir de septiembre se vaya recuperando la actividad nos pille completamente preparados para seguir siendo un hotel de referencia en Madrid».