Atracón mediterráneo para combatir el calor de Madrid

El restaurante Enrecoletos propone una cocina española renovada con platos elaborados a partir de productos de primera calidad en un entorno muy amplio y cosmopolita

Restaurante Enrecoletos
Restaurante EnrecoletosLaura Garcia-MOREY

En este mes de julio que ya comienza a dar muestras de que puede resultar muy caluroso, lo mejor es buscar un agradable refugio en el que aislarse del frío mientras se disfruta de una agradable velada. Y en Madrid eso resulta sencillo gracias a suculentas propuestas como la que propone el restaurante Enrecoletos, ubicado en el número 13 de una de las calles más gastronómicas de la capital, Recoletos, en pleno barrio de Salamanca, y que abrió sus puertas a principios de este año con gran éxito desde entonces.

Con un ambiente cosmopolita y con una decoración que se caracteriza por su aire minimalista, el ambiente que se respira en Enrecoletos resulta muy acogedor y agradable tanto para ir en pareja como en familia. Además, la amplitud del local es una de sus grandes bazas ahora mismo, pues resulta ideal para cumplir con todas las medidas de seguridad necesarias actualmente y garantizar la distancia social, ya que se reparte entre varios ambientes bien diferenciados y con zonas muy amplias.

Carta fresca y cuidada

Una vez que nos sentamos a la mesa de Enrecoletos, toca darse un atracón de buena cocina española renovada con platos elaborados a partir de producto de primera calidad que van variando en función de la temporada y del mercado. Basta abrir la carta para sentir un soplo de aire fresco de lo más apetecible en este momento. Muy completa y variada, entre las propuestas del restaurante Enrecoletos destacan entrantes tan apetecibles como, por ejemplo, los buñuelos de morcilla con lágrimas de miel o el foie a la plancha con cebolla caramelizada y huevo a baja temperatura.

Con el primer bocado ya dado, toca elegir un plato principal y también hay alternativas muy saludables y sobre todo fresquitas para esta época del año. En este sentido, llaman la atención la ensalada de burrata con foie micuite y aceite de trufa o el delicioso tartar de aguacate y tomate, dos opciones perfectas para comer sano sin pasar demasiado calor.

Si en el plato fuerte queremos optar por carnes o pescados, hay recetas tan sorprendentes como los bocaditos de merluza negra, así como los tradicionales chipirones encebollados que no defraudan o una buena lubina al horno que resulta perfecta para compartir, mientras que para los más carnívoros el solomillo y el chuletón de vaca vieja o la paletilla de cordero son un acierto. Pero eso sí, hay que dejar hueco para el postre, como las filloas rellenas de nata y recubiertas con chocolate caliente o los originales buñuelos de manzana con mermelada de albaricoque y helado de vainilla.