Un viaje al espacio exterior sin salir de la Comunidad de Madrid

A menos de una hora de la capital es posible disfrutar de una aventura en familia única al adentrarnos en la Estación de Seguimiento Espacial de la NASA y el Museo Lunar.

Vista de la Estación de Seguimiento Espacial de la NASA, en Robledo de Chavela
Vista de la Estación de Seguimiento Espacial de la NASA, en Robledo de ChavelaFotografía Cristina Bejarano

Caracterizada por tener una intensa agenda cultural durante todo el año, la Comunidad de Madrid ofrece experiencias únicas. Muy pocos saben, sin embargo, que en plena Sierra Oeste madrileña se encuentran dos lugares sorprendentes que nos permiten conocer el espacio más lejano: la Estación de Seguimiento Espacial de la NASA, en Robledo de Chavela, y el Museo Lunar, en Fresnedillas de la Oliva.

Robledo de Chavela, un destino de turismo «espacial»

Con un pasado histórico fascinante y un entorno natural que lo abraza, Robledo de Chavela es una localidad que invita a los viajeros más curiosos a descubrir un interesante lugar que nadie se esperaría en un pueblo de apenas cuatro mil habitantes: el Complejo de Comunicaciones con el Espacio Lejano. Fue en el año 1964 cuando la NASA eligió este municipio para construir la Tercera Base de Seguimiento Aeroespacial, uniéndose a las otras dos bases gemelas situadas en California y Canberra, Australia. El Madrid Deep Space Communications Complex, en inglés, cuenta con un centro de visitantes ideal para ir con la familia, pudiendo disfrutar de interesantes exposiciones que nos acercan al espacio exterior, y en el que los más pequeños podrán realizar diferentes actividades. Observar de cerca una piedra lunar, un traje del astronauta Miguel López-Alegría y ver videos de misiones tan destacadas como la exploración de Marte con el «Curiosity» y el «Opportunity» son algunas de las propuestas de este «museo del espacio» tan particular.

Este centro, creado por la NASA y por el INTA —Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial—, ha crecido hasta contar con seis antenas equipadas para el seguimiento de vehículos y sondas espaciales, permitiéndoles participar en casi todas las misiones Apollo —incluyendo la que puso al primer hombre en la Luna—y ser los únicos capaces de contactar con el robot Spirit cuando vagaba incomunicado por el suelo de Marte. Un lugar que es, por tanto, parte de la historia aeroespacial internacional, cuya esencia hará disfrutar de una experiencia irrepetible.

En el interior del centro es posible realizar actividades en familia
Patrimonio y naturaleza

A una hora de Madrid, Robledo de Chavela ofrece, por otro lado, unos bonitos paisajes que hacen partícipe al visitante de su arquitectura, su gastronomía y su historia, un legado histórico que atesora desde el siglo XVIII y que se recoge en sus casonas antiguas repartidas por todo el municipio. Protagonistas indiscutibles son sus plazas de España y Piedita, en las que se contemplan los escudos blasonados de las casas aristocráticas que vivieron en el lugar. La Casa del Cura, donde mejor se aprecia la arquitectura robledana, y el Ayuntamiento son dos edificios característicos de este pequeño pueblo, al igual que sus tres ermitas: la de San Antonio de Padua, desde la que puede verse la formación rocosa conocida como «Risco del Monaguillo»; la de Nuestra Señora del Dulce Nombre de María de La Antigua y la de Navahonda, situada a los pies del monte.

La naturaleza es, también, otro de los bonitos atractivos de este pueblo, donde los senderistas pueden disfrutar de un paisaje de encinares, pinares, monte bajo y robledales que permiten entrar en contacto con los bosques a través de los diferentes caminos que salen del pueblo. Imprescindible es, para concluir la visita, contemplar desde algunos de los miradores, como El Almendro, San Antonio o La Dehesa, la belleza que guarda este bonito municipio.

Museo Lunar en Fresnedillas

El viaje «espacial» puede continuar por Fresnedillas. Inaugurado en 2010 con motivo de la conmemoración del 40º aniversario de la llegada a la luna del Apolo 11, el Museo Lunar de Fresnedillas de la Oliva es un atractivo añadido a esta localidad llena de encanto que se encuentra a poco más de cincuenta kilómetros de la capital. El museo fue una de las tres estaciones de la Red MSFN —sistema de comunicaciones diseñado para dar apoyo a las misiones espaciales entre 1967 y 1985 de la NASA—; de hecho, la antena de Fresnedillas fue la primera que captó el momento histórico del alunizaje de Buzz Aldrin y Neil Armstong, siendo los primeros en escuchar el famoso mensaje: «Houston, aquí base de la Tranquilidad. El Águila ha alunizado».

El museo, en particular, está dedicado a las misiones espaciales de la NASA y de la antigua URSS, pudiendo ver en él la primera huella del ser humano en la superficie lunar, una enorme maqueta del cohete Saturno V y piezas pertenecientes a Armstrong. Además, cuenta con actividades para que los más pequeños disfruten a la vez que aprenden: desde la construcción de un brazo robótico hidráulico para recoger muestras sobre la superficie de la Luna hasta un viaje interactivo en 3D por nuestro Sistema Solar.

Ver la iglesia de San Bartolomé Apóstol de estilo barroco y recorrer el paisaje que rodea la zona de Fresnedillas completan la visita a esta localidad que ofrece experiencias diferentes a las que se esperan en la región.

Robledo de Chavela y Fresnedillas de la Oliva nos invitan a «viajar al espacio» sin salir de la Comunidad de Madrid con un plan distinto para romper con la rutina.

Más información en la web: www.turismomadrid.es