Estrenar el otoño en la sierra de Madrid

La Comunidad de Madrid ofrece sorprendentes rutas de senderismo que en esta época del año son ideales para conectar con la naturaleza.

Madrid tiene naturaleza en estado puro
Madrid tiene naturaleza en estado puroFotografía Belén Imaz

En pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, se alza el Monasterio de Santa María de El Paular, en Rascafría, que cuenta, entre otras cosas, con multitud de rutas de senderismo para conocer la belleza natural y paisajística que envuelve al municipio y al Valle del Lozoya, en el que está ubicado. Este bonito pueblo está incluido, por el valor de su Patrimonio Cultural, en el programa «Villas de Madrid» de la región madrileña, la misma que nos propone seis itinerarios para conocer sus impresionantes y singulares paisajes que logran, por la tranquilidad y la serenidad que aportan, seducir a los viajeros.

De Rascafría a El Paular, un itinerario cargado de historia y naturaleza

La primera ruta que propone la Comunidad de Madrid es la que va de Rascafría al Monasterio de El Paular, un camino en el que el senderista se encuentra con un escenario que combina una naturaleza espectacular con un marco cultural creado a partir del paso de los siglos. El punto de partida es el antiguo cementerio de Rascafría y la ermita de San Sebastián. Tras poder descansar un momento en el Resguardo de la Cañada, continuamos hasta el corazón histórico y artístico del Alto Lozoya, el Monasterio de Santa María de El Paular, la joya arquitectónica de Rascafría.

Declarado Bien de Interés Cultural, el Monasterio fue la primera Cartuja de Castilla, fundada por la Casa Real de los Trastámara en 1390 y convirtiéndose muy pronto en uno de los monasterios más importantes de España, reflejo del poder social y económico que acaparaba la orden de los cartujos. Actualmente, es residencia de una comunidad de monjes benedictinos y cobija importantes tesoros artísticos, como su monumental retablo mayor. Visitar este espacio, conocer sus hermosos patios y disfrutar de las exposiciones con las que cuentan son los motivos por los que conocerlo se convierte en una experiencia inolvidable para quien se acerca hasta él.

Tras contemplar el imponente Monasterio, cruzamos el puente de piedra que cruza el arroyo de Santa María de El Paular, de cuya construcción se tiene constancia desde el siglo XVIII y que, por su belleza, crea una estampa idílica, al igual que el siguiente puente que debemos atravesar: el Puente del Perdón, que vadea el río Lozoya y del que se tiene una excelente vista del Monasterio. Cuenta la leyenda que el nombre de este puente se debe a que cuando un malhechor cometía un delito se le llevaba hasta allí, donde podía apelar su sentencia ante un tribunal. Tras él, nos acercamos a la Finca de los Batanes, uno de los cuarteles en los que se dividían las propiedades de la Cartuja de Santa María de El Paular. En esta zona se encuentra la bonita Fuente del Botijo y el Bosque de Finlandia, un bosque nórdico e idílico con un encanto tan especial que nos permite trasladarnos a Finlandia sin salir de la Comunidad de Madrid.

Detalle de las construcciones típicas de la sierra de Madrid FOTO: Fotografía Belén Imaz

Finalizamos esta ruta con la visita al Área Recreativa de las Presillas, con una serie de piscinas naturales en el río Lozoya, ideal para un baño cuando el tiempo acompaña y disfrutar, de esta forma tan especial, de este entorno único, con las mejores visitas a las cumbres del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Un entorno único

Otra de la ruta que la Comunidad de Madrid nos propone es la que nos lleva por el Río Artiñuelo —afluente del Río Lozoya— hasta Las Arroturas, que ofrece una magnífica perspectiva de Rascafría. Este paseo presume por estar en uno de los lugares más tranquilos de la Sierra de Guadarrama y permitirá a los senderistas descubrir, además de bonitos y apacibles parajes, el Molino del Cubo, un lugar excelente para reflexionar sobre la vida de nuestras generaciones anteriores.

El Purgatorio es la tercera ruta propuesta para disfrutar de los parajes más desconocidos del entorno de Rascafría, que nos conduce desde el propio Monasterio de El Paular, pasando por un camino de robledos e imponentes acantilados que reflejan la riqueza paisajística de la zona, hasta la Cascada del Purgatorio. Puede concluirse la ruta llegando a un bonito mirador de madera para contemplar las mejores vistas de la cascada y de la naturaleza que se abre frente a él.

No hay que perderse otra de las rutas que va desde el Mirador de Los Robledos hasta La isla, pasando por la Presa del Pradillo, donde una singular cascada derrama las aguas del Lozoya, dejando una estampa hermosa con el discurrir del agua y los ecos de la naturaleza como sonidos de fondo. Concluimos con las dos últimas rutas, la de Rascafría a Oteruelo por el camino del Egido, que nos descubre huertas y prados del Valle junto a un paisaje típico de los pueblos serranos, y la del Paseo azul por el casco urbano, que nos lleva por diferentes puntos de interés como la Pasarela Avenida de El Paular, cuya ribera del Artiñuelo es capaz de transmitir serenidad, paz y sosiego, hasta concluir en las Plazas de España y de la Villa, el verdadero centro de Rascafría.

Seis rutas que nos llevan al entorno y al corazón del Monasterio de Santa María de El Paular, recorridos que aúnan naturaleza, historia y, por supuesto, gastronomía, gracias a los diferentes restaurantes de Rascafría que permiten concluir la visita a la localidad con la mejor de las sensaciones.

Más información en la web: www.turismomadrid.es