Sudáfrica: safari de lujo y encuentro con el gran tiburón blanco

Ubicado en el extremo más meridional de África, el conocido como “país del arcoíris” cuenta con todo lo necesario para que los viajeros experimenten unas vacaciones inolvidables

La naturaleza y la vida salvaje de Sudáfrica hacen que se trate de un destino que atrae a cualquier apasionado de los viajes.
La naturaleza y la vida salvaje de Sudáfrica hacen que se trate de un destino que atrae a cualquier apasionado de los viajes.

Si hay un país en el mundo que se caracteriza por su amplia diversidad de ecosistemas ese es sin duda Sudáfrica. Conocida como la “nación del arcoíris”, este destino cuenta con una pureza única. Su naturaleza y vida salvaje hacen que se trate de un lugar que atrae por muchas razones a cualquier apasionado de los viajes.

Uno de los aspectos más a destacar es que los sudafricanos se caracterizan por ser personas muy amables, atentos con los demás y muy sociables. Es un país de gente que sonríe y que siempre reciben con los brazos abiertos a cualquier persona de fuera o turista. Es ese cariño con el que reciben a los viajeros que hace que sea un destino top.

FOTO: Reuters La Razón

Otro punto importante de Sudáfrica es que se puede visitar cualquier mes del año, pues siempre ofrece múltiples opciones y alternativas muy interesantes para disfrutar de un viaje único y especial. Su clima es moderado, no tiene temperaturas muy frías ni muy cálidas; sus estaciones funcionan a la inversa que en el hemisferio norte.

Normalmente el principal destino por excelencia de safari en Sudáfrica es el Parque Kruger, catalogado por muchos como el lugar más privilegiado del planeta. Sin embargo, existe una reserva privada aquí mucho más interesante llamada Sabi Sands donde es posible ver a los animales en libertad mucho más de cerca y con mayor probabilidad, una realidad que ha llevado a que se convierta en la mejor experiencia de safari de todo África.

FOTO: Dreamstime La Razón

Otro de los destinos más interesantes de Sudáfrica es Ciudad del Cabo, una de las ciudades más atractivas del mundo que destaca por su mágico multiculturalismo, la Montaña de la Mesa (una de las siete maravillas naturales del mundo), el Cabo de Buena Esperanza y el buceo en jaula con el gran tiburón blanco, entre otras opciones.

La mejor forma para conocer Ciudad del Cabo y sus principales rincones es contratando las excursiones a través de un turoperador con gran experiencia y seriedad. Nosotros nos decantamos por hacerlo desde España con Catai, expertos en viajes a medida en los cinco continentes desde hace 40 años y no nos arrepentimos para nada, pues nos ofrecieron los servicios de una empresa con guías de habla hispana y con presencia en nueve países de África que ofrece un amplio abanico de actividades: Kobo Safaris.

FOTO: Dreamstime La Razón

Y es que en Catai ofrecen soluciones de viaje de cinco estrellas con la promesa de regalar una experiencia auténtica, lujosa y totalmente inolvidable al cliente. Destacar a Patricia, la simpática y divertida guía que tuvimos en Ciudad del Cabo con un gran conocimiento de la materia, muy puntual y prestándonos mucha atención en todo momento.

Este es el top 10 de los lugares que visitamos y las actividades que realizamos durante nuestra estancia de una semana en Sudáfrica:

· Sabi Sabi

En lo profundo de la sabana africana se encuentra este icono de Sudáfrica desde hace más de 40 años. Conocido por la fructífera coexistencia entre la conservación y la comunidad, Sabi Sabi proporciona una experiencia única a sus visitantes con alojamientos de lujo, inolvidables safaris, encuentros cara a cara con la vida salvaje, un servicio personalizado y una deliciosa gastronomía, la mezcla perfecta para vivir la auténtica magia africana.

FOTO: Sabi Sabi La Razón

La galardonada reserva privada de Sabi Sands es el hogar de los “Cinco Grandes” (el elefante, el rinoceronte, el león, el leopardo y el búfalo), así como de guepardos, perros salvajes y cientos de otras especies de animales, aves y plantas autóctonas de la zona.

FOTO: Sabi Sabi La Razón

Nosotros tuvimos la suerte de ver a los ‘Big Five’ en apenas dos días. Como ventaja con respecto al Parque Kruger, hay que recordar que en Sabi Sands es posible ver a los animales en libertad mucho más de cerca y con mayor probabilidad.

FOTO: Sabi Sabi La Razón

Y es que no hay nada tan conmovedor como la mirada fija de un león, elefante o leopardo en la sabana africana, nada tan inquietante como el sonido de la hiena en la oscuridad de la noche, nada tan electrizante como la tensión que uno siente al seguir el rastro de un animal.

FOTO: Sabi Sabi La Razón

Esto es lo que hace que la experiencia en Sabi Sabi sea inolvidable: safaris al amanecer y al atardecer realizados en Land Rovers abiertos, dirigidos por ‘rangers’ y ‘trackers’ altamente capacitados y entrenados, buscando los animales tanto por las sendas como fuera de ellas. Otro de los extras de Sabi Sabi son las excursiones a pie, que permiten a los huéspedes sentir el pulso de África a través de sus pies.

Desde sus humildes comienzos en 1979, cuando Hilton y Jacqui Loon compraron una parte de la actual reserva para crear un espacio dedicado a los safaris, los propietarios de Sabi Sabi siempre han tenido la visión de combinar tres grandes pilares para garantizar el éxito de esta empresa familiar: la conservación, la comunidad y la hospitalidad. Para el personal de esta reserva privada, la conservación no se trata sólo del medio ambiente, sino también de la cultura y las comunidades de las personas que viven en su área.

Earth Lodge
Earth Lodge FOTO: Sabi Sabi La Razón

Sabi Sabi cuenta con cuatro lujosos lodges ubicados en el corazón de la selva africana y totalmente independientes. Cada uno de ellos posee características y atmósfera distintas enmarcados en los conceptos de “Ayer, Hoy y Mañana”. El “Ayer” representado por el romántico Selati Camp, el “Hoy” con el Bush Lodge y el Little Bush Camp y el “Mañana” con el innovador Earth Lodge. Nosotros optamos pos hospedarnos en este último alojamiento.

Earth Lodge
Earth Lodge FOTO: Sabi Sabi La Razón

Completamente remodelado en septiembre de 2019, el Earth Lodge se trata de un santuario que simboliza una nueva era en el concepto de los safaris de lujo en Sudáfrica. Esculpido en una ladera de la tierra, casi invisible a simple vista y difuminado entre el paisaje, el lodge utiliza las texturas, la luz y el espacio para presentar un lugar como ningún otro.

Earth Lodge
Earth Lodge FOTO: Sabi Sabi La Razón

Es un acogedor alojamiento con 13 lujosas suites en completa armonía con el medio ambiente que rompen con el estilo tradicional de los lodges en la sabana mostrando una obra maestra de diseño innovador.

Earth Lodge
Earth Lodge FOTO: Sabi Sabi La Razón

Cada una de las espaciosas suites esta elegantemente decorada con muebles de diseño, baño en suite, ducha interior, exterior y una piscina privada frente a la sabana con total intimidad. Las esculturas talladas en madera creadas por el renombrado artista sudafricano Geoffrey Armstrong añaden una poderosa magia al conjunto.

Earth Lodge
Earth Lodge FOTO: Sabi Sabi La Razón

· Victoria & Alfred Waterfront (Cape Town)

Se trata de una de las principales atracciones de la cosmopolita Ciudad del Cabo. Con la icónica Table Mountain como telón de fondo, este lugar ofrece multitud de opciones a la hora de comer, comprar y disfrutar de tardes en familia. El V&A Waterfront se integra elegantemente en el puerto marítimo de la “ciudad madre”, en funcionamiento desde 1860.

Victoria & Alfred Waterfront
Victoria & Alfred Waterfront FOTO: Dreamstime La Razón

El complejo alberga más de 400 tiendas en las que se combinan marcas internacionales y locales. El mejor arte y joyería se concentran en Alfred Mall, mientras que para ver lo último en diseño y artesanía deberás ir a Watershed. Tras estas compras lo mejor será dirigirte a uno de los diversos restaurantes que encontrarás allí, con una variedad que va desde alta gastronomía hasta comida rápida. También podrás disfrutar de espectáculos musicales en el anfiteatro, de animales marinos en el acuario o de la noria que brinda unas excelentes vistas de 360 grados.

· Encuentro con el gran tiburón blanco

Hay momentos en la vida que nunca se olvidan, como la primera vez que ves de cerca cara a cara al gran tiburón blanco en el que es su hogar, el mar, sin más separación que la que ofrecen los barrotes de una jaula de metal donde agarrarse para soportar el incesante vaivén de las olas.

FOTO: Marine Dynamics La Razón

Y es que las excursiones para ver a este enorme y temido escualo son todo un reclamo en todo Sudáfrica. Hay diversas empresas que organizan salidas a diario siempre que la mar lo permita. Nosotros utilizamos los servicios de la compañía Marine Dynamics, que presume de la certificación de Comercio Justo en el Turismo y está muy implicada en una serie de proyectos de investigación, conservación y educación marina relacionados con el gran tiburón blanco, las ballenas, las focas, los delfines, los pingüinos y otras especies de aves marinas.

FOTO: Marine Dynamics La Razón

La mera posibilidad de mirar a los ojos al gran tiburón blanco es una de las experiencias más gratificantes e impactantes que puede vivir uno en Sudáfrica. Gansbaai es la capital de los avistamientos de este maravilloso coloso de los mares y en su costa hay muchas focas, un manjar irresistible para estos escualos que haga que por allí se paseen muchísimos tiburones, aumentando así las probabilidades de verlos. Además, por lo visto, es la unión de dos corrientes marinas, la fría procedente del Atlántico y otra cálida desde el Índico, y son ricas en alimento para ellos.

FOTO: marine dynamics La Razón

· Montaña de la Mesa

Desde noviembre de 2011, la Table Mountain es considerada una de las siete maravillas naturales del mundo. Desde cualquier perspectiva de Ciudad del Cabo, esta gran montaña de curiosa configuración emerge majestuosa sobre la urbe en lo que sin duda es una invitación a subir a lo alto de la misma en busca de las mejores vistas panorámicas de la costa sudafricana.

Table Mountain
Table Mountain FOTO: Dreamstime La Razón

El nombre de la montaña describe su característica forma de mesa, en vez de la habitual sucesión de picos que suelen presentar los macizos montañosos. El teleférico de Table Mountain parte de una estación situada a 363 metros sobre el nivel del mar, y tarda solo unos tres minutos en llegar a lo más alto, pudiendo subir unas 800 personas a la hora. También se puede subir a pie por una ruta de senderismo que se abre por una garganta directamente hacia la cima, la cual se encuentra a una altura de casi 1.100 metros, pero este ascenso te llevará de dos a tres horas.

Table Mountain
Table Mountain FOTO: Dreamstime La Razón

· Camps Bay

Camps Bay es uno de los sitios más hermosos que puedan imaginarse para saborear una copa mientras se goza de una de las mejores puestas de sol del planeta. Esta bahía se ha convertido en uno de los más grandes destinos turísticos de África y cuya ubicación en el mar Atlántico, al pie de la cordillera de los Doce Apóstoles, lo convierten en un lugar único y privilegiado.

Camps Bay
Camps Bay FOTO: Dreamstime La Razón

Se trata de un pequeño barrio de Ciudad del Cabo con un apacible ambiente de pueblo marinero, situado a tan sólo 15 minutos del centro. Codiciado por sus arenas blancas y por su entorno cosmopolita, este lugar se ha convertido en una zona de moda a nivel internacional, ya que celebridades de todo el mundo tienen mansiones y casas construidas tanto en las faldas de la montaña como en las cercanías de la playa.

· Chapman’s Peak

En el lado oeste de la Península del Cabo se encuentra una espectacular carretera de montaña entre Hout Bay, en el sur, y Noordhoek, en el norte. Chapman’s Peak fue nombrado en honor de John Chapman, el capitán de un barco inglés, que fue enviado a buscar provisiones a la orilla en 1607.

Chapman’s Peak
Chapman’s Peak FOTO: Dreamstime La Razón

La carretera fue construida en la cara de la montaña en 1922 y se convirtió en un importante avance de ingeniería en aquel momento. El recorrido de Chapman’s Peak Drive, hermoso en cualquier época del año, consta de unos 9 km de largo y tiene 114 curvas a lo largo de peligrosos acantilados colgando sobre el océano. Muchos puntos con vistas panorámicas permiten que los visitantes se detengan y admiren las increíbles vistas.

· Muizenberg Beach

Considerada como una de las playas de nacimiento del surf, las aguas de Muizenberg Beach no sólo atraen a surfistas de todo el mundo, también alberga una de las mayores concentraciones de tiburones blancos del planeta. Una alarma anti tiburones avisa cuando un escualo se acerca a la zona, lo que permite colocarse a resguardo y ubicar una posición privilegiada para apreciar la majestuosidad de estos enormes depredadores.

Muizenberg Beach
Muizenberg Beach FOTO: Dreamstime La Razón

Practicar surf aprovechando al máximo las enormes olas del lugar y el viento ideal para este deporte es uno de los principales retos que el turista puede asumir en Muizenberg Beach. Si por el contrario, el itinerario que prefiere es de mayor relajación, no puede dejar de fotografiarse junto a las icónicas casitas de colores.

· Bo-Kaap

Como en muchas grandes ciudades el centro histórico de éstas es una mezcla de diferentes culturas interconectadas. Ciudad del Cabo no es una excepción. No en vano, en esta ciudad cosmopolita se sitúa el llamado barrio malayo de Bo-Kaap. Un barrio pintoresco y lleno de vida, repleto de fachadas con los colores más vivos que hemos visto jamás, un lugar multicultural pero con dominancia de inmigrantes, en definitiva, una zona que merece ser visitada.

Bo-Kaap
Bo-Kaap FOTO: Dreamstime La Razón

El barrio de Bo-Kaap, que se encuentra a los pies de Signal Hill, es uno de los rincones más visitados de la ciudad sudafricana. No solo llama la atención el color de sus casas sino también sus calles empedradas y la presencia de mezquitas (el 90% de sus vecinos son musulmanes).

· Cabo de la Buena Esperanza

Nos encontramos ante uno de los lugares emblemáticos con más literatura del continente africano. Hasta aquí llegó en 1488 el portugués Bartolomé Días en su ruta hacia las Indias y aquí se sitúa también la leyenda del holandés errante, el barco condenado a vagar eternamente entre tinieblas debido a un pacto con el diablo.

Cabo de la Buena Esperanza
Cabo de la Buena Esperanza FOTO: Dreamstime La Razón

A 40 kilómetros al sur de Ciudad del Cabo, el Cabo de Buena Esperanza y Cape Point constituyen el extremo sur de la península que lleva su mismo nombre. Aunque mucha gente cree que aquí se unen los océanos Índico y Atlántico, el lugar exacto donde esto ocurre es en el Cabo Agulhas. Sin embargo, el Cabo de Buena Esperanza no deja de tener un aura mágica y un tanto inquietante, ya que es el punto más suroccidental del continente africano.

· Boulders Beach

En una playa de Simon’s Town, un pueblo pesquero situado a unos 40 kilómetros de Ciudad del Cabo, la diferencia la marca una poblada colonia de pingüinos. Y es que desde que en 1983 una pareja se instalara en esta zona de la costa sudafricana procedente de la isla de Dyer, unos 60 kilómetros al sur, las aves se han reproducido, convirtiéndose en unos residentes de lujo.

Boulders Beach
Boulders Beach FOTO: Dreamstime La Razón

Sin prestarles atención alguna, campan a sus anchas ante los ojos de los numerosos turistas que cada año visitan el lugar atraídos por su presencia. Se trata de pingüinos africanos, considerablemente más pequeños que otras especies más comunes -miden de media alrededor de 60 centímetros-, y son conocidos en el mundo anglosajón cono pingüinos Jackass (asno), por el tipo de “rebuzno” que emiten.

Boulders Beach
Boulders Beach FOTO: Dreamstime La Razón

Normalmente viven en las costas rocosas del extremo sur del continente -de Namibia a Sudáfrica- y se encuentran en peligro de extinción, amenazados por la contaminación y el cambio climático.

Para más información:

· Sabi Sabi

· Catai

· Kobo Safaris

· Marine Dynamics