Cali, un icono cultural

Elegido como «Destino líder en cultura de Sudamérica» en los World Travel Awards, la ciudad es ideal para dar los primeros pasos en Colombia

Panorámica del centro de Cali
Panorámica del centro de Cali FOTO: Fotografía Dreamstime

¿Quién no ha pensado alguna vez en viajar a Sudamérica, un destino que cuenta con países que poseen espectaculares maravillas naturales, históricas y culturales? Lo cierto es que esta tierra tiene múltiples alicientes para el viajero, aunque es tan extensa que resulta difícil elegir qué visitar. Quizás, lo más recomendable para conocer su esencia sea empezar por la ciudad de Cali, ya que ha sido nombrada «Destino líder en cultura de Sudamérica» en las dos últimas ediciones de los World Travel Awards, la autoridad líder que reconoce y premia la excelencia en viajes y turismo, por lo que es conocida también como «los Oscar del turismo».

Música, museos, naturaleza…

Con el sobrenombre de «Sucursal del cielo», Cali es una urbe llena de música, gastronomía, museos y naturaleza. A eso hay que añadirle que es una de las ciudades más antiguas de Colombia y del continente americano, por lo que su historia es un motivo más para visitarla. Capital mundial de la salsa y un lugar repleto de sabores, matices y vitalidad, Cali sorprende por todo lo que ofrece, entre lo que destaca la escultura de 26 metros de altura de un Cristo Redentor ubicado en el Cerro de los Cristales, enclave que invita a disfrutar de una maravillosa panorámica de la ciudad desde su posición privilegiada, y desvela, por su perspectiva, la transformación de la capital del Valle del Cauca, que conservadora y tranquila en la mitad del siglo XX, es ahora, en pleno siglo XXI, la tercera ciudad de Colombia con cerca de tres millones de habitantes en su área metropolitana.

Otros lugares emblemáticos de obligada visita son el Museo La Tertulia, que con sus sesenta años de historia es, actualmente, un referente de las artes plásticas del país; la figura monumental «El gato del Río», célebre obra del artista Hernando Tejada que embellece uno de los lugares más característicos de la ciudad, las riberas del río Cali; el ecoparque del Rio Pance, un símbolo para la población caleña; la Iglesia de la Ermita, de gran valor arquitectónico por su hermoso estilo gótico; el Museo del Oro Calima, en el que se expone una colección de piezas de orfebrería, cerámica, piedra, hueso y concha, todas ellas pertenecientes a las culturas prehispánicas Ilama, Yotoco y Sonso; y, por supuesto, entre estos y muchos sitios más imperdibles, el Barrio de San Antonio, que se caracteriza por sus casas de arquitectura colonial con ventanales y balcones de madera pintados de colores, la mayoría con un diseño art déco de los años 30. En este barrio se encuentra una gran variedad de cafés, bares y restaurantes de comida típica, además de variados hostels que hacen del alojamiento algo memorable. En sus calles puede disfrutarse de los shows de cuenteros y narradores que deleitan con interesantes historias.

Vista de una iglesia gótica
Vista de una iglesia gótica FOTO: Fotografía Dreamstime
Los alrededores de Cali ofrecen lugares de ensueño

Autóctonos y turistas coinciden en asegurar que esta ciudad enamora al que la recorre. El clima cálido que reina durante todo el año y la amabilidad de su gente suman un valor incalculable a la experiencia de visitar este destino de viaje tan especial que ofrece mucho que hacer: descubrir los lugares mencionados, realizar rutas turísticas por calles únicas e inolvidables, incluso itinerarios religiosos para los más creyentes. Pero si también se quiere descansar del ajetreo hay enclaves próximos donde se puede pasar el día y disfrutar de un ambiente diferente, como, por ejemplo, Dapa, un pequeño y típico corregimiento del municipio de Yumbo al que los caleños suelen ir por las maravillosas vistas que ofrece de la ciudad y de las montañas aledañas, así como por la deliciosa y variada oferta gastronómica y actividades familiares como el divertido vuelo de cometas.

Si lo que se desea es un cambio total de clima y sentir temperaturas frescas, el Kilómetro 18, ubicado en el punto más alto de la carretera que comunica a Cali con el Puerto de Buenaventura, es un paraíso natural de exótica vegetación y fauna.

San Cipriano es otro lugar cercano que cautiva por su magnificencia, sus cascadas, senderos y pondajes de agua cristalina, la experiencia de viajar en sus características «brujitas» —un transporte inventado en esta región que básicamente consiste en motocicletas a las que los lugareños han adaptado tablones y ruedas para que rueden por la vía férrea y poder circular por ella—, e internarse en lo más profundo de la selva es suficiente para dejar memorias en cualquiera que visita este lugar.

Por último, como una razón más para decidirse a viajar hasta este rincón de Colombia, aparte de las ya mencionadas en este artículo, hay que citar la Feria de Cali, por su importancia cultural al ser un evento de talla internacional y por su proximidad en estas fechas. Es una de las fiestas más importantes en Colombia y uno de los mejores festivales musicales del continente americano. Es importante recalcar que este año, gracias al progresivo control del COVID-19, la Feria de Cali vuelve a ser presencial y se celebrará del 25 al 30 de diciembre, ofreciendo con su ambiente y actividades una emocionante inmersión en el sabor de Cali.

Así pues, podemos decir que Cali y sus alrededores desbordan historia, naturaleza, arquitectura, gastronomía, arte, música y, lo más importante, la alegría que aportan sus habitantes. Todo ello unido hace que viajar a esta tierra de Sudamérica sea una experiencia gratamente inolvidable.