Adiós a 2021 desde Nueva York

Después de un año prácticamente cerrado al turismo, la Gran Manzana es un destino obligado para 2022

La urbe que nunca duerme resulta espectacular en cualquier época del año, y más especialmente, durante la Navidad
La urbe que nunca duerme resulta espectacular en cualquier época del año, y más especialmente, durante la Navidad FOTO: Fotografía de archivo EFE

Conocida como la Gran Manzana, la ciudad de los sueños, de las luces, la ciudad que nunca duerme —son muchos los sobrenombres por los que se le conoce—, Nueva York destaca, entre otras cosas, por ser una de las urbes con más carisma del mundo y epicentro de celebraciones. Si lo que se busca es un destino de viaje vibrante, no hay duda, Nueva York no defrauda, y menos aún en estas fechas tan especiales.

Con la relativa reciente apertura de las fronteras de Estados Unidos al turismo, y la gran noticia de que la Gran Manzana volverá —tras la pasada celebración online— a dar la bienvenida este fin de año a miles de personas en Time Square para la centenaria tradición de la Ball Drop —siempre y cuando muestren una prueba de vacunación del COVID-19—, Nueva York tienta irresistiblemente a conocerla. Incontables imágenes de esta ciudad circularán estos días por los medios mostrando la tan esperada bajada de la bola en el último minuto del 2021, o Central Park y sus fuegos artificiales dando la bienvenida al 2022. Si tiene espíritu viajero, se preguntará: ¿viajar a Nueva York este invierno?, ¿o tal vez esperar a la agradable primavera?, ¿quizás en el tórrido verano?, ¿o en el apacible otoño? Sea cuando sea, Nueva York le sorprenderá con todo lo que ofrece.

Esta gran ciudad, de más de 800 kilómetros cuadrados, se divide en cinco grandes distritos o barrios: Manhattan, Brooklyn, Staten Island, el Bronx y Queens. Solo recorriendo cada uno de ellos es posible descubrir qué hace tan especial esta espectacular metrópoli.

Manhattan, el punto de partida ideal

Comenzamos por el que es el corazón de Nueva York: Manhattan. En este borough se encuentran algunos de los lugares neoyorquinos más emblemáticos. Es aquí donde la famosa Quinta Avenida se extiende repleta de apartamentos de lujo; mansiones históricas y tiendas exclusivas; donde el icónico rascacielos Empire State Building, declarado Monumento Histórico Nacional, se alza majestuoso formando un skyline único; y donde el complejo de edificios conocido como Rockefeller Center alberga una ciudad dentro de esta urbe. Después de la famosa Quinta Avenida resulta imprescindible, especialmente si es amante del teatro y los musicales, pasear por Broadway, que, con sus cuarenta grandes teatros, es considerado la zona teatral más importante del mundo. No hay que olvidar los barrios de Harlem y Chinatown, partes fundamentales de la historia e idiosincrasia de Manhattan.

Una parada especial es Central Park. Escenario de películas y series, es uno de los parques urbanos más grandes del continente americano y símbolo indiscutible de Nueva York. En las 340 hectáreas que ocupa se encuentran praderas, lagos artificiales, cascadas y zonas que parecen un auténtico bosque, así como el Zoo de Central Park y otras atracciones. Entre otros muchos lugares imperdibles de Manhattan, no podemos olvidarnos de la ya citada plaza de Times Square, conocida mundialmente no solo por la Ball Drop, sino por ser el centro neurálgico de este distrito.

Desde Manhattan es muy aconsejable, por ser una agradable experiencia, cruzar a pie el histórico Puente de Brooklyn para llegar al distrito homónimo, posiblemente el segundo más conocido de Nueva York. Aquí vivieron personajes tan polémicos como Truman Capote, y alberga muchos barrios y rincones interesantes. Imprescindible en este distrito es recorrer las calles llenas de encanto de Dumbo, las aledañas a Henry Street, su paseo junto al río East y visitar el Brooklyn Museum of Art. Además, al sur se encuentra la famosa playa y parque de atracciones de Coney Island.

Toda la ciudad de Nueva York se engalana para celebrar la Navidad
Toda la ciudad de Nueva York se engalana para celebrar la Navidad FOTO: Fotografía de Archivo AP
Queens y Bronx, distritos emblemáticos de la Gran Manzana

Continuamos por el borough más extenso de Nueva York: Queens. En él conviven más de 150 culturas, y musicalmente hablando, es la cuna del Jazz; aquí se puede visitar la casa museo de Louis Armstrong. Si le gustan los museos, no te pierdas el MoMA PS1, dedicado al arte contemporáneo y uno de los espacios de arte referencia de Nueva York. Otros lugares para ver son el Gantry Plaza State Park; el Flushing Meadows Corona Park, donde se encuentra el emblemático Unisphere, una estructura metálica que representa nuestro planeta; el Queens Botanical Garden, ideal para relajarse; y, por supuesto, sus playas, ya que algunas son de las más populares de la Gran Manzana.

Si tuviéramos que elegir uno de los distritos más de moda, posiblemente sería el Bronx. Destaca por ser la cuna del rap y del hip hop, y en sus calles se hablan más de 75 lenguas distintas, aunque predominan el inglés y el español. Sus tres visitas más populares son el Bronx Zoo, el Estadio de los Yankees y el New York Botanical Garden.

La experiencia de recorrer Nueva York por primera, o quizá por quinta vez, no puede dejar de lado a Staten Island, pues se trata del distrito más desconocido para el turismo en general, pero merece la pena conocerlo, ya que ofrece lugares tan sorprendentes como el Historic Richmond Town, un pueblo rural restaurado donde se pueden ver casas que datan del siglo XVII.

Es incuestionable que un viaje a Nueva York, aunque se hayan recorrido sus cinco distritos, no estaría completo sin visitar la Estatua de la Libertad, en la isla de la Libertad, una pequeña isla deshabitada en la bahía de la ciudad. Una visita que puede convertirse en la mejor forma de concluir un viaje a Nueva York, un destino al que hay que ir, al menos, una vez en la vida por todo lo que ofrece.