Entre vinos por la Sierra de Francia

Al sur de Salamanca se halla un destino sostenible salpicado por la belleza de su patrimonio, paisajes de ensueño y la elaboración del vino autóctono rufete

Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca
Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca FOTO: Carlos R.Zapata Archivo

En la provincia de Salamanca, al suroeste de la capital, y relativamente cerca de Portugal, se encuentra una de las zonas más bellas y espectaculares de España: la Sierra de Francia. Gracias a ello y a la agreste silueta de las cumbres que le rodean, se encuentra un paisaje de ensueño, con frondosos bosques tupidos de robles, castaños, encinas y madroños que tapizan el paisaje hasta los profundos valles, haciendo que esta pequeña zona, se haya convertido en uno de los destinos más interesantes en la provincia de Salamanca.

Prueba de ello es que no se da en España que en un territorio tan pequeño como es la Ruta del Vino de la Sierra de Francia (rutadelvinosierradefrancia.com) se encuentren seis pueblos considerados conjuntos históricos artísticos como son: San Martín del Castañar, Sequeros, Villanueva del Conde, Mogarraz, Miranda del Castañar y Montemayor del Río. Y por si eso fuera poco, también lo completan dos pueblos más catalogados como Pueblos Más Bonitos de España: Mogarraz y Miranda del Castañar. A esto habría que añadirle Cepeda, recientemente elegido como pueblo «mágico».

Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca
Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca FOTO: Carlos R.Zapata Archivo

Y mágico es precisamente recorrer la senda micológica que une este municipio con Madroñal y Herguijuela de la Sierra. Sendas con maridaje hay varias como la de los «miradores de las sierras», con unas vistas fabulosas de la Sierra de Béjar y Candelario. En un lugar privilegiado, la organización de las experiencias ofrecen una cata de vino en unos bancales de las Bodegas y Viñedos Rochal con maridaje de productos ibéricos El Valle, y también en Miranda se puede hacer una ruta senderista accesible, con picnic de hornazo de la tahona de Miranda, y vinos de la bodega Tiriñuelo DOP Sierra de Salamanca.

Estas son solo algunas de las varias sendas que se pueden hacer por toda la ruta de los vinos Sierra de Francia, para lo que es imprescindible consultar la plataforma de comercialización de experiencias Enoturísticas Sostenibles, que está operativa en la Web de la Ruta (experienciasrutadelvinosierradefrancia.com).

Alma sostenible

Hoy en día este vino se ha convertido en la verdadera joya de la corona de la región, hasta el punto de que en los dos últimos años esta zona ha sido elegida como el mejor destino enoturístico responsable y sostenible entre las Rutas de los Vinos de España por Acevin, que es la Asociación Española de Ciudades del Vino, entre las 32 Rutas del Vino de España. Y no es para menos, con siete bodegas en la ruta, se produce un vino que está a la altura de los mejores de España. En cuanto a las variedades que se cultivan, además de la garnacha y tempranillo, está la «rufete» que es la especie de uva autóctona más extendida. Con el fin de proteger e impulsar la producción de vino en la Sierra de Francia, en el año 2010 se crea la Denominación de Origen Protegida «Vino de la Sierra de Salamanca» en la que se integran 26 municipios. Una buena manera de conocer estos vinos es acercarse al pueblo de Sotoserrano donde se encuentra la bodega Cuarta Generación que cuenta con un interesante museo del vino, y donde nos enseñan algunas viñas que tuvieron la suerte de no contraer la filoxera.

Gracias a un microclima casi paradisiaco, la Sierra de Francia nos obsequia con una gastronomía serrana en la que el jamón, el secreto embuchado y todos los derivados del cerdo, son las estrellas de la zona, junto a platos típicos como el cabrito cochifrito, el cordero, el hornazo o el curioso limón serrano.

Muy cerca de Sotoserrano se encuentra otro de los tesoros de estas tierras: el Meandro del Melero. Ubicado en la linde de las provincias de Salamanca y Cáceres sobre el río Alagón, el meandro queda en territorio salmantino, pero su visión majestuosa se hace sobre el mirador de la Antigua, ya en territorio cacereño.

Meandro del Melero, Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca
Meandro del Melero, Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca FOTO: Carlos R.Zapata Archivo

Pero si hay algo que define la majestuosidad de esta ruta del vino son sus pueblos pequeños, que con su encanto especial los hace únicos en España. Pueblos que parecen sacados de la Edad Media, con calles estrechas y empedradas, casas de entramado de madera, normalmente de castaño a las que las llaman tramoneras, y también con fachadas esgrafiadas y escudos labrados en piedra por doquier.

Pueblos más bonitos de España

Miranda del Castañar con su castillo y murallas; San Martín del Castañar, con restos de un castillo que acoge el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes de la Reserva de la Biosfera de las Sierras de Béjar y Francia; Garcibuey, que ha tenido la idea de dinamizar este municipio serrano, con murales urbanos al aire libre en el que artistas venidos de varios países han dejado 18 obras a cada cual más interesante, y Mogarraz, que salió a la palestra en España por los más de 400 retratos pintados en las fachadas, de personajes reales que viven o han vivido en las mismas casas donde están colgados esos cuadros por todo el pueblo.

Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca
Ruta del Vino Sierra de Francia, Salamanca FOTO: Carlos R.Zapata Archivo

Después de visitar este museo vivo, qué mejor que disfrutar de la gastronomía del lugar yendo al restaurante El Molino, ubicado en Miranda del Castañar, en un antiguo molino junto al río Francia, que ofrece una excelente comida casera serrana, donde destaca el cabrito cochifrito, así como la ensalada de limón serrano o el revuelto de morcilla serrana.

De vuelta al hotel Spa Villa de Mogarraz, base ideal para visitar esta ruta del vino, nos acercamos a la Enoteca-Restaurante Ibéricos Calama, donde nos explican todo el proceso de producción de los jamones y embutidos de cerdo ibérico o de bellota, una bonita manera para despedirse de este encantador territorio.