De senderismo y rutas por España, un atractivo para el turismo internacional

Es indudable que el Camino de Santiago, y otras muchas rutas históricas españolas, como el Camino del Cid, conforman un gran reclamo para los viajeros.

Aquellos que han hecho el Camino de Santiago dicen que es una experiencia maravillosa
Aquellos que han hecho el Camino de Santiago dicen que es una experiencia maravillosa FOTO: Envato Elements

Ciudadanos de medio mundo visitan nuestro país atraídos por la riqueza de sus paisajes naturales, su variada gastronomía y lo espectacular de sus monumentos históricos. Dentro de los infinitos atractivos turísticos españoles sobresalen sus rutas históricas, y quizás por su carácter espiritual, la más conocida sea el Camino de Santiago.

Respecto al citado reclamo del Camino de Santiago para los viajeros de todo el globo, por primera vez en más de ocho décadas, Galicia, y en concreto la ciudad de Santiago, se vuelve a situar aún más en el mapa por la designación del Papa de dos años consecutivos de Jacobeo (2021 y 2022); es la tercera vez que sucede esto la historia, los anteriores fueron en 1885 y el otro en plena Guerra Civil. Esta peculiar singularidad, producida a raíz de la pandemia del COVID-19, se ha traducido en mayor visibilidad del Camino, dando a conocer sus diferentes rutas como una forma de hacer turismo sostenible, algo que, por otra parte, está en auge en todo el mundo, incluidos países del Lejano Oriente, como China, cuyos habitantes demandan información y viajes organizados.

El Camino de Santiago, un fenómeno turístico que traspasa fronteras

Es indudable que el Camino de Santiago conforma uno de los muchos atractivos turísticos de España, uno que consigue apasionar a miles de personas cada año —de hecho, esta cifra ha ido en aumento hasta alcanzar en 2019, previo a la pandemia, más de 340.000 peregrinos—, lo que evidencia la importancia de estas rutas que, además, cada viajero decide hacer por un motivo: algunos movidos por su devoción; otros por la cultura y la historia que lo envuelve; otros para conocer gente; y, por supuesto, muchos son los que lo hacen por una espiritualidad que se manifiesta en la necesidad de saber más de uno mismo y en encontrar la paz interior.

La popularidad del Camino de Santiago ha hecho de su internalización una realidad, llegando incluso a países tan lejanos como los asiáticos. Es, por tanto, cada vez más habitual encontrarse con peregrinos procedentes de Corea, Japón y China. Los peregrinos que llegan desde el gigante asiático aumentan año tras año, impulsados por las experiencias personales que brinda recorrer el Camino, así como por la riqueza de la gastronomía y la viticultura de las regiones que lo atraviesan. Por supuesto, este auge de peregrinación por parte de turistas chinos no se entendería sin la difusión que realizan instituciones tan importantes como el portal de Turismo de Galicia y el Instituto de Cervantes de Pekín, los cuales han hecho visible el Camino de Santiago en los propios países orientales, ejemplo de ello es la promoción que se hace en redes sociales como Weibo, donde el hashtag «Camino de Santiago» tiene ya más de 21 millones de visualizaciones. Todo ello va ligado, indudablemente, a la nueva forma de turismo que está en auge en China y otros países asiáticos, cuyos viajeros prefieren conocer espacios naturales y la práctica de actividades como el hiking y las rutas en coche o en bicicleta; en este punto, también habría que hablar del creciente papel de los «Donkey Friends», que son comunidades de perfil mochilero en China donde diferentes individuos con intereses similares comparten viajes, y el Camino de Santiago es el perfecto aliado para ello.

Vista de uno de los bellísimos senderos  del Camino de Santiago
Vista de uno de los bellísimos senderos del Camino de Santiago FOTO: Envato Elements

Como bien es sabido, el Camino de Santiago tiene diferentes etapas o rutas: el Camino Francés, cuyo punto de partida puede considerarse Roncesvalles o Saint Jean Pied de Port y que está caracterizado por su variedad paisajística y su riqueza monumental; el Camino Aragonés, que recorre las provincias de Huesca, Zaragoza y Navarra, comenzando por Somport; Camino Primitivo, que empieza en Oviedo hasta llegar a Palas de Rei, donde se enlaza con el Camino Francés; el Camino Vasco, que arranca en Irún hasta alcanzar Santo Domingo de la Calzada, enlazando también con el Camino Francés; la Ruta del Norte, que empieza en Irún y finaliza en Arzúa, pasando por las ciudades de Gijón, Santander y San Sebastián, entre otras; el Camino Portugués, que parte de Lisboa; y, finalmente, la etapa de la Vía de la Plata, que va desde Sevilla hasta Astorga, donde enlaza con el Camino Francés.

Otros itinerarios españoles que despiertan el interés de los turistas

Lo cierto, y que es innegable, es que el Camino de Santiago, por todo lo que significa atrae a peregrinos de todo el mundo y despierta su curiosidad de conocer la España más profunda y auténtica, por eso hemos de citar, en este artículo, otras rutas de interés para el turismo internacional, especialmente para el asiático que, como ya hemos comentado, está muy interesado en este tipo de actividades. Podemos destacar, por ejemplo, el Camino del Cid, una ruta turístico-cultural que pasa por las provincias de Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Alicante y Valencia. Otras rutas que podrían ser una magnífica propuesta para que los turistas extranjeros conozcan buena parte del paisaje natural español son El Caminito del Rey, una ruta de senderismo lineal en Málaga; la Ruta Garganta del Cares, que se encuentra en el Parque Nacional de los Picos de Europa, entre el Principado de Asturias y la provincia de León; y, por último, cabría destacar las Vías Verdes, diferentes rutas en las que también poder conectar con lo más indómito de la naturaleza española.

Recorrer el Camino de Santiago, así como las diferentes rutas planteadas, son, por tanto, una magnífica forma de descubrir la España más auténtica, una opción que, como demuestran los datos al alza, seduce a los turistas asiáticos no solo porque se trata de turismo sostenible, sino porque a través de ellas se puede conocer la tradición, la historia, la gastronomía y los monumentos de muy diversos lugares de España, teniendo, de esa forma, una visión global de la misma.

José Miguel Ramírez

@GlobalbcAsia