El Camino de Invierno, la ruta más gallega y la más desconocida

Se trata del único Camino que atraviesa las cuatro provincias gallegas y cuenta con lugares de alto valor patrimonial y paisajístico que invitan a evadirse.

Vista panorámica del Cabo do Mundo, en Ribeira Sacra
Vista panorámica del Cabo do Mundo, en Ribeira Sacra FOTO: Xunta de Galicia

El Camino de Invierno resulta una grata sorpresa que es poco conocida. Numerosos documentos demuestran sus raíces históricas, ya que se trata de una gran variante meridional del Camino Francés, la cual nació en la Edad Media para evitar la dureza del clima de las Cumbres del Cebreiro en invierno, de ahí su nombre, ya que era especialmente transitado en esta época del año. A pesar de su nombre, esta ruta es ideal para cualquier época, y resulta muy interesante por múltiples motivos, entre otros, porque atraviesa el entorno paisajístico de Las Médulas, declarado Patrimonio de la Humanidad, deleita con la belleza de imposibles viñedos en sus laderas, atesora serpenteantes y preciosas sendas… lo cierto es que es muy difícil expresar la maravillosa singularidad de esta ruta, ¡hay que vivirla!

Este Camino sigue prácticamente el curso natural del caudaloso río Sil por la comarca orensana de Valdeorras para luego discurrir por el sur de la provincia de Lugo y continuar por la comarca del Deza (Pontevedra) hasta llegar a Compostela. En total, el Camino discurre por algo menos de 250 km que habitualmente se dividen en nueve etapas con una característica en común: el sosiego en el que envuelven al peregrino. En este artículo vamos a describir las tres primeras, poniendo como inicio Quereño, el primer pueblo gallego de esta ruta xacobea: Quereño-A Rúa (29 km), A Rúa-Quiroga (27 km), Quiroga-Monforte de Lemos (35 km).

Desde Quereño hasta A Rúa

Como hemos indicado, Quereño es la frontera entre Castilla y León y Galicia, y aunque el Camino de Invierno tiene su origen en Ponferrada, nosotros nos centraremos en tierras gallegas. La entrada a Galicia se hace a través de un puente sobre el río Sil, y así, con el agua a nuestro lado, pasaremos por antiguos pueblos como Pumares, Sobradelo y Entoma, que nos recibe cruzando un pintoresco puente de origen romano.

Entre bosques, llegamos a una de las localidades más importantes de la zona, el Barco de Valdeorras, el epicentro de la denominación de origen del famoso y preciado vino de Valdeorras; en el municipio se aglutinan grandes bodegas de tan exquisito vino. Tras cruzar su casco antiguo, nos encontraremos de golpe con su bonito malecón, donde los árboles plataneros y las terrazas de los bares hacen presencia; es aquí donde se concentra la vida social de este pueblo, y es muy agradable detenerse en este lugar para un breve y merecido descanso.

Continuamos por pueblos como Arcos, pasaremos por el paseo fluvial de Vilamartín de Valdeorras, el embalse de Santiago, y, sabiendo que ya estamos muy próximos, avanzaremos hasta A Rúa.

Mirador en A Rúa
Mirador en A Rúa FOTO: Xunta de Galicia
De A Rúa a Quiroga

Salimos de A Rúa cuesta arriba, lo que nos regala unas vistas increíbles de este pueblo, dando la sensación de estar en un valle con el Embalse de San Martiño en el centro. En la jornada de hoy, como en la anterior, la imagen del río Sil nos acompañará, pero esta vez lo hará desde las alturas, lo que permitirá que el paisaje sea más panorámico y profundo. Buena parte lo haremos por una carretera comarcal con unas vistas espectaculares del río Sil y flanqueados por pinos; estos árboles están decorados por máscaras pintadas que le dan un toque mágico. Será aquí cuando haremos el primer cruce de provincias, pasando de Ourense a Lugo.

Cruzaremos Alvaredos, con una hospitalidad entrañable por parte de los vecinos, quienes a veces dan la bienvenida con frutas del entorno. Al salir de este pueblito, encontraremos un área de descanso con banquitos, una fuente de agua y enchufes. Poco después nos adentramos en Boca do Monte, de calles peculiares muy bonitas, y de allí nos vamos a la siguiente población, O Ermidón.

Seguimos nuestro viaje entre carretera y bosque, pasando por Capela das Farrapas, Bendilló, Soldón, Os Novais —localidad que nos recibe con su castillo del siglo XII—, unos cuantos pueblecitos más, y ya bajando, divisamos nuestro destino final de hoy, el municipio de Quiroga.

Hasta Monforte de Lemos

Al día siguiente proseguimos el Camino. En esta etapa, el río Sil nos «abandonará», y tras casi 13 km, llegamos a una capilla solitaria de los Remedios del siglo XVII; luego, el primer poblado del día, Carballo de Lor, y atravesaremos el histórico puente medieval sobre el río Lor, de nombre A Ponte y de origen romano. Pasaremos por pequeños núcleos de casas como Castroncelos, y por poblaciones de mayor tamaño como A Pobra do Brollón; de aquí en adelante el terreno es bastante plano, será un paseo por al lado de un riachuelo, campos agrícolas y ganaderos, y bosques.

Pero vamos por partes, tras salir de A Pobra do Brollón, nos adentramos en un bosquecito, y en un par de kilómetros un letrero nos indica la dirección para visitar el Castro de San Lourenzo, a unos 500 metros, y que merece mucho la pena ver. Dicho Castro pertenece a Cereixa, que cruzaremos después. Llegados a este punto, y gracias a un perfil muy bajo, podremos divisar a lo lejos el Castillo de Monforte de Lemos, perteneciente al siglo XII, y hoy en día, convertido en un agradable Parador Nacional. Continuamos nuestra ruta hacia la capital de la Ribeira Sacra, donde si nos apetece, el Museo Interactivo del Camino de Invierno nos mostrará mucha historia en torno a esta ruta que ya habremos recorrido, así como sobre el resto de las etapas que nos quedan. Hay que mencionar también que Monforte de Lemos alberga otros lugares de interés, como son por ejemplo, su Museo del Vino, el castillo antes mencionado, y cómo no, el denominado «Escorial» gallego, digno de ver y una de las pocas construcciones de este estilo que nos encontraremos en Galicia.

Ponte Vella, en Monforte de Lemos
Ponte Vella, en Monforte de Lemos FOTO: Eutropio Rodríguez

Desde Monforte de Lemos hasta Santiago de Compostela siguiendo el Camino de Invierno aún quedan seis etapas que detallaremos en nuestro próximo artículo sobre el Camino de Santiago: Monforte de Lemos- Chantada (31 km); Chantada-Rodeiro (26 km); Rodeiro-Lalín (22 km), en este punto es importante destacar que en Lalín este Camino se une a la Vía de la Plata, el más importante Camino de Santiago desde el sur peninsular; Lalín-Bandeira (23 km); Bandeira-Ponte Ulla (13 km); y Ponte Ulla-Santiago de Compostela (21 km).

Seguramente, en todos y cada uno de estos primeros kilómetros que hemos descrito del Camino de Invierno, como peregrino podrá sentir que ha iniciado un viaje que va más allá de recorrer kilómetros y kilométros, e inevitablemente necesitará continuar hasta averiguar cuál es realmente su destino, y no nos referimos a la tumbal del apóstol. No lo dude, siga, y ¡buen Camino!

Más información en la web oficial El Camino de Santiago.