Punta Cana, un paraíso entre la playa y la selva

Aunque llegue el otoño, República Dominicana se convierte en un destino ideal para apurar las vacaciones

Sin duda, República Dominicana es un destino de viaje paradisíaco.
Sin duda, República Dominicana es un destino de viaje paradisíaco. FOTO: Dreamstime Shutterstock

La llegada de septiembre y la época otoñal se antoja para muchos viajeros como una época perfecta para viajar a países exóticos, pues quieren alargar el verano y disfrutar de paradisiacos destinos. El Caribe, y especialmente República Dominicana, es, por su autenticidad, su belleza y su clima, uno de los preferidos para ello.

El que es el segundo país más grande de El Caribe, República Dominicana, cuenta con fascinantes paisajes, ciudades llenas de historia como su capital, Santo Domingo, y con algunas de las playas más espectaculares de todo el mundo, sin olvidar a sus gentes, quienes se caracterizan por su hospitalidad y amabilidad. Entre sus imprescindibles se encuentra Punta Cana, el lugar perfecto para pasar un otoño inolvidable.

Entre playa y selva, el paraíso natural de Punta Cana

Si hablamos de Punta Cana, irremediablemente nos vienen a la cabeza sus playas de aguas cristalinas y de arena dorada y fina, algo por lo que se caracteriza la playa Macao, uno de los lugares más bonitos que ver y una de las pocas playas vírgenes de la zona; al no haber hoteles ni ninguna construcción alrededor, apenas hay turistas, por lo que si otro motivo por el que quiere viajar en otoño es para huir de las masificaciones, esta es una playa que debe visitar en su escapada a República Dominicana. Otra muy recomendable es la playa Bávaro, declarada por la UNESCO como una de las playas más hermosas del mundo; aquí, rodeado por un bello paisaje de arena blanca y arrecifes de coral, encontrará maravillosos resorts para alojarse y restaurantes para probar la exquisita gastronomía del lugar.

Punta Cana ofrece al viajero algunas de las playas más espectaculares de todo el mundo.
Punta Cana ofrece al viajero algunas de las playas más espectaculares de todo el mundo. FOTO: Dezalb pixabay

Más allá de las playas, Punta Cana ofrece increíbles experiencias para los amantes de la aventura, como Scape Park, un parque en el que se puede disfrutar de multitud de actividades: salto de zip line acuático y sobre un acantilado, hacer snorkel en aguas tropicales o, y muy recomendable, nadar en el cenote Hoyo Azul, muy especial porque se encuentra en el fondo de un acantilado y sus aguas están bañadas por un precioso azul turquesa. En este punto, conviene recordar que, tras las playas, el gran atractivo de Punta Cana es la selva, que puede conocerse a través de una interesante ruta senderista por cuenta propia o con guía, si lo que se quiere es conocer en profundidad la variada fauna y flora del lugar; también son muchos quienes disfrutan del avistamiento de aves y paseos a caballo.

La Reserva Ecológica Ojos Indígenas es otro de los lugares que no pueden faltar en una visita a Punta Cana; su nombre se debe a que se han encontrado numerosos restos que apuntan a que los primeros habitantes de República Dominicana surgieron aquí, entre cuevas y ríos subterráneos. En una visita a Punta Cana, conocer esta reserva, y muy especialmente la laguna Guama, es un imprescindible.

Otros planes para disfrutar de Punta Cana

Si aún dispone de tiempo o le ha sabido a poco los paseos relajantes por la playa y las actividades en plena naturaleza, una propuesta muy interesante es la visita al Chocomuseo, muy popular gracias a la oportunidad que ofrece de probar diferentes tipos de chocolate y por mostrar en una estupenda visita guiada la historia del cacao dominicano. Otra actividad muy recomendable es hacer una excursión en catamarán desde Bayahíbe hasta la Isla Saona, cuya belleza natural es envidiable, destacando especialmente sus playas paradisíacas vírgenes y su exuberante vegetación exótica de la zona, como palmeras y cocoteros, pero también la variedad de especies animales; tal es su importancia que su fauna y flora están protegidas, ya que la isla forma parte del Parque Nacional del Este. También, y para exprimir toda la esencia de Punta Cana, pueden hacerse recorridos en buggy para explorar las zonas más salvajes de su selva, excursiones de navegación en vela y buceo o hacer un safari por Monkeyland, donde podrás jugar con unos adorables monos ardilla.

Por todo lo dicho, Punta Cana es una maravillosa opción para quienes deciden viajar en otoño, pues cualquier época del año es oportuna para visitar un paraíso, tal y como es este, el cual deslumbra con luz propia en República Dominicana. Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que la esencia misma de El Caribe se concentra en este rincón del país dominicano, y que, por ello, es una visita irresistible para todo viajero que se precie.