Ruta triangular para ciclistas y senderistas por la Alcarria madrileña

La Alcarria de Alcalá está inmersa en la Comarca de las Vegas, arropada por las fértiles vegas de los ríos Tajuña, Jarama y Henares

Nuevo Baztán está incluido entre los pueblos más bonitos de España
Nuevo Baztán está incluido entre los pueblos más bonitos de España FOTO: Archivo Archivo

El comienzo de la nueva estación se convierte en la excusa perfecta para salir de casa y disfrutar de los atractivos paisajes que nos regala la llegada del otoño, que comienza a teñir de ocre y rojo el campo manteniendo una agradable temperatura, ideal para disfrutar de nuestro tiempo al aire libre. Y es que el otoño se alza como una de las épocas perfectas para practicar ciclismo, senderismo o, simplemente, para descubrir nuestro entorno sin salir de la Comunidad de Madrid.

Si bien es cierto que dentro de la capital las hojas doradas ya comienzan a crear un escenario muy fotogénico, la verdad es que a las afueras de la gran ciudad la región se tiñen de una atmósfera natural de ensueño, ideal para realizar una ruta triangular por tres pueblos entrañables al sureste de la región, en la denominada Alcarria madrileña.

Se trata de una de las zonas rurales más bonitas de España, dominada por paisajes en los que se combinan páramos con arroyos y valles fértiles con agrestes cerros aislados. Siendo una de las comarcas más grandes y llenas de vegetación, una escapada en esta dirección se convierte en el destino perfecto para los amantes del ciclismo o del senderismo, tanto si se viaja en familia o con amigos.

Cada año, cientos de amantes del deporte y de la naturaleza se aventuran a redescubrir esta parte de la Comunidad de Madrid, y no es para menos, pues la Alcarria de Alcalá está inmersa en la Comarca de las Vegas, que se encuentra integrada por una veintena de pueblos arropados por los campos fértiles de las vegas de los ríos Tajuña, Jarama y Henares.

Dentro de esta zona, Ambite, Pezuela de las Torres y Olmeda de las Fuentes integran una ruta ideal donde no faltarán actividades culturales de ocio y gastronomía para disfrutar de un fin de semana diferente de desconexión absoluta.

Desde el centro de Madrid hacia Ambite

Saliendo del centro de Madrid, lo ideal es dirigirse a Ambite como la primera parada. De hecho, esta zona es una de las preferidas por los cicloturistas, senderistas y caminantes para practicar estos deportes, ya que cuenta con un precioso casco histórico y con hermosos paisajes del valle que embellecen nuestras vistas. Se trata de una tierra de fiestas, cultura y tradiciones populares tan arraigadas como la de San Blas, la cruz o el hornazo.

Nuestra segunda parada será Pezuela de las Torres, un encantador pueblo salpicado de fuentes y agua. Su arquitectura típica castellana de los siglos XV al XVIII aún puede contemplarse en las calles y rejas del municipio, mientras que estando en la localidad resulta imprescindible visitar la iglesia de la Asunción, del XVI. La alegría de esta zona es contagiosa, por lo que ser parte de sus costumbres populares será siempre una buena idea.

Por último, Olmeda de las Fuentes cerrará con broche de oro este trío de destinos, al tratarse de un atractivo pueblo embellecido por sus casas típicas castellanas de la baja Alcarria. Este es el sitio ideal para alargar el fin de semana, ya que resulta muy sencillo encontrar cautivadores alojamientos y apartamentos rurales con todos los servicios.

El pueblo de los artistas

La tranquilidad de la Alcarria madrileña ha servido de inspiración para muchos pintores, músicos e intelectuales, quienes tras pasar un tiempo en estas tierras han sacado a flote su creatividad y han enriquecido sus habilidades artísticas. Por esto, Olmeda es conocido como «el pueblo de los artistas». Estando aquí, además de senderismo o cicloturismo por sus alrededores, también se recomienda hacer la «ruta de los pintores», en busca de las casas donde habitaron muchos de los creadores de famosas obras como «Campesinos en el pueblo», de José Vela Zanetti, «Benjamín Palencia», de Álvaro Delgado o «Cabeza de Indio», de Eugenio Granell.

Cada uno de estos pueblos que acompañan este entorno natural cuenta con un gran peso histórico lleno de museos y monumentos que realzan la cultura española. Un paseo por estos municipios supone un plan perfecto para desconectar y descansar, a la vez que enriquecemos nuestro interior, en un entorno accesible para todos los viajeros. De esta manera, es muy sencillo adentrarse en los parajes naturales, calles, iglesias, castillos, monasterios, ermitas o palacios que envuelven el rico patrimonio histórico y artístico que se esconde en esta parte de la Comunidad de Madrid.

De Olmeda de las Fuentes a Madrid

Olmeda como última parada de este triángulo es un muy buen punto para volver a Madrid utilizando la vía M-209, una carretera que pasa por los también conocidos pueblos como Campo Real, Arganda del Rey o Mejorada del Campo.

Si queremos disfrutar más del recorrido también se puede realizar una parada para disfrutar de los sabores únicos de Campo Real, ya que aquí encontraremos vastas tierras de hortalizas, vides y olivos, así como huertas y cereales, además de las tradicionales aceitunas de Campo Real y sus famosos quesos de oveja.

Nuevo Baztán

Más allá del triángulo formado por esta ruta, merece la pena hacer un alto en el camino en Nuevo Baztán, incluido en la lista de Pueblos más Bonitos de España. La villa fue fundada en el siglo XVIII por el navarro Juan de Goyeneche y su casco histórico, declarado Monumento Artístico y Bien de Interés Cultural, está embellecido con calles empedradas, casas antiguas, fuentes, jardines, iglesias y monumentales palacios, como el de Goyeneche que, a pesar de ser de estilo barroco, se caracteriza por su sobriedad. El Centro de Interpretación, instalado en las antiguas bodegas del mismo palacio, es una visita igualmente interesante para descubrir más de la localidad y su interesante historia.

Toda esta suma de ingredientes que rodea a la Alcarria alcalaína lo convierte en un destino gastronómico magnífico, con platos típicos que el viajero no puede dejar de probar, tales como el cordero asado, las judías con perdiz o el rabo de toro.

Razones más que apetecibles para adentrarse en estos destinos que muestran la cara más relajada de la Comunidad de Madrid, con bellos rincones que invitan a disfrutar sin mirar el reloj, sin atender a las prisas y dejando atrás el estrés. ¿Qué mejor manera de estrenar el otoño?