Así es Valencia

  • Fuente del Turia
    Fuente del Turia

Tiempo de lectura 4 min.

03 de marzo de 2019. 13:30h

Comentada
Maica Rivera 3/3/2019

ETIQUETAS

Valencia pertenece a esa clase de ciudades en las cuales sus monumentos no están considerados iconos que las identifiquen, sin embargo, frente a ellos, arropados por los más de dos mil años de existencia de la urbe, es innegable la importancia de sus piedras, de sus muros, de sus fachadas.

Así es Valencia

Una plaza, la Plaza de la Virgen, un espacio irregular rodeado de emblemáticos edificios en cuya mitad norte se encuentra una fuente que a pesar de ser relativamente reciente es ya un símbolo: la Fuente del Turia. Alegoría en bronce del río. Figura de hombre. Escultura que es un desafío. Metáfora de vida y agua. Significado oculto. Lo rodean ocho féminas que representan las acequias que nacen del Turia e irrigan la Vega del "cap i casal".

La Catedral se alza en el lado sur de la plaza, aunque para su acceso es necesario rodearla. Al hacerlo se halla una puerta de entrada que no está centrada, lo estuvo antaño pero desapareció la construcción que la enmarcaba. Es como si con su singularidad advirtiera que no le importa si el Santo Grial que custodia es aquel que cita la Biblia o si tan solo es una copa milenaria. Sea como sea, para la Catedral es reliquia de incalculable valor.

A pocos metros, un campanario de escaleras estrechas, circulares y muy altas. Doscientos siete escalones. Tramos oscuros, aire que falta, piernas que tiemblan, pies que temen una falsa pisada, claridad que se introduce desde el exterior buscando al cuerpo que ansia tocarla: cielo que libera de opresión arrastrada. La conocida como torre del Micalet en su punto más alto ofrece una panorámica inolvidable de una Valencia característicamente llana. En su centro una solitaria campana de gran tamaño es protagonista absoluta de un espacio en el que el vacío es riqueza añadida que emociona y deja sin palabras. Mientras se descienden los peldaños acompaña el pensamiento de que el Micalet es visita obligada.

Capilla del Santo Cáliz de la Catedral
- Capilla del Santo Cáliz de la Catedral

En su casco histórico, de los más extensos de España, se encuentran las Torres de Quart, las de Serranos – accesos a la ciudad durante la Edad Media–, la Basílica de la Virgen, el Museo de la Almonia, la Cripta de San Vicente y los grandes palacios, sin olvidar la Lonja de la Seda y el Mercado Central. Lugares todos ellos recorridos en el tour Valencia Esencial.

Pequeñas calles, escondidas plazas, pintorescos balcones, aceras adoquinadas, farolas que en la noche iluminan en ausencia de la luz mediterránea que en el día envuelve y abraza. Así es Valencia: una ciudad que supera todas las expectativas imaginadas.

Su gastronomía más entrañable

Entre sus callejas, un restaurante con pequeños balcones, bonita terraza y amplios ventanales invita a hacer una parada. Su nombre, Restaurante Babalú. Al entrar un cristal incrustado en el suelo permite ver semienterrada una antigua calzada romana que recuerda que antes que Valencia existió Valentia Edetanorum, así lo atestiguan vestigios descubiertos en distintos puntos de la capital del Turia.

El local acoge al comensal con una decoración cálida tentando a subir a la segunda planta donde grandes mesas están dispuestas creando una atmósfera que propicia la calma necesaria para disfrutar de una experiencia culinaria. Es como si en el interior de Babalú la esencia de la ciudad habitara seducida por su variada cocina mayormente mediterránea; como si en sus paredes la pintura y el ladrillo maridaran convirtiendo el espacio en un lugar con alma.

El papel del vino en la cultura valenciana

La enología vinculada a Valencia es una asociación inexorable, y si un establecimiento representa la intensa relación valenciana con el vino es La Cepa Vieja. Situado no muy lejos del centro, este restaurante armoniza sus vinos con una cocina de productos frescos adquiridos cada mañana por su chef en el Mercado Central. El estilo gastronómico de La Cepa Vieja podría definirse como aquel que respeta los sabores y las texturas ofreciéndose sin “artificio” al cliente.

Tras una estrecha y sencilla fachada unos fogones que no se esconden, pues tan solo una fina mampara transparente los aísla y separa, crean a diario un menú diferente. Aunque lo más destacable que ofrece este restaurante no son sus diversos vinos, ni las elaboraciones de platos de sabor inolvidable, sino una gastronomía el la que el vino juega el importante papel de narrar la historia valenciana.

Descubre Valencia con Vueling

Free Tour Valencia con guías oficiales

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs