• 1

Buenos Aires, Argentina: un íntimo tango

  • Buenos Aires, Argentina: un íntimo tango

Tiempo de lectura 4 min.

09 de mayo de 2018. 14:48h

Comentada
Maica Rivera 9/5/2018

ETIQUETAS

Buenos Aires o la CABA –Ciudad Autónoma de Buenos aires– constituye uno de los veinticuatro distritos autónomos en los que se divide Argentina. Nombrada capital del país y considerada ciudad global, la CABA se singulariza por influir en el mundo con valores tan intangibles como el coraje de las abuelas de mayo –representado con imágenes de pañuelos blancos–, el tango, o las inquietudes de Mafalda, la eterna niña cuyo inconformismo, ideas y preguntas, cuestionan “todo” desde hace años.

La metrópolis posee una arquitectura marcadamente ecléctica: el francés borbónico, los rascacielos y barriadas como La Boca delatan en todo momento que se desarrolló bajo corrientes inmigratorias, impregnada de la mezcla de estilos que desembarcaban en los puertos.

Su característico territorio llano se divide en cuarenta y ocho barrios cada uno con su propia historia: Recoleta, San Telmo, Palermo... Pero es en La Boca donde se custodia la esencia de todos ellos.

“Vieja calle de mi barrio donde he dado el primer paso, vuelvo a vos...”.

Buenos Aires diversa, inquieta y creativa

El barrio de La Boca alberga una Buenos Aires diversa, inquieta y creativa. En él, el arte expresa en diferentes formas el espíritu argentino, así como su cultura: pintura, artesanía, gastronomía y baile hacen del lugar una muestra de la Argentina más genuina.

Buenos Aires, Argentina: un íntimo tango

Según se ha constatado, la barriada fue el origen no solo de la ciudad, sino de un expresivo modo de bailar: el tango.

Narra y documenta la historia que en el siglo XVI los puertos eran punto de partida para nuevas conquistas de territorios. Con ese fin

La construcción de un fuerte a las orillas del río de la Plata fue el origen de la que hoy es Como material para su edificación se utilizó la madera del casco de uno de los navíos que arribó a puerto, en lo que se podría considerar que habla de cómo la tierra recibió con esas maderas la valentía de los viajeros y el de las mareas de los océanos. Más tarde, y consolidado un segundo asentamiento, el primero fue abandonado. Su ubicación se situaba donde hoy se halla La Boca.

El barrio se mantuvo deshabitado hasta mediados del siglo XIX, cuando se instalaron muchos inmigrantes italianos. Estos se agruparon en conventillos, construcciones de chapas acanaladas en cuyo interior, repleto de pequeñas habitaciones, convivían las familias. Como pintura usaban los sobrantes de los marinos, configurando así el paisaje multicolor que caracteriza a La Boca.

Como como cualquier “rincón” de Argentina, La Boca contiene una gran historia, pero es algo más que una testigo del pasado, ya que en ella

Se gestó en el puerto, entre las clases bajas, pues allí se mezclaban los artistas con los marineros y con toda la música «recogida» en los largos viajes de antaño. La coexistencia de todo ello hizo surgir un baile incontenible, y más tarde su canto.

“El tiempo pasa de largo cuando te abrazo en un tango...”

Se calculan que pasaron cuarenta años para que se definiera ese inconfundible abrazo.

Buenos Aires: un íntimo tango

La humedad envuelve, así como el tráfico, el sonido de las bocinas, que se adhiere a la piel como sudor que se desprendiera del asfalto.

Buenos Aires, Argentina: un íntimo tango

Sin miradores naturales –ya que carece de puntos altos–, Buenos Aires ofrece un horizonte completamente plano. Quizás por ello se eligió un inmenso obelisco como monumento representativo. La ciudad con él ya tiene en su paisaje un lugar de altura para que sea recordado por el viajero.

En una búsqueda de experimentar el placer de un viaje al nada mejor que pisar adoquines que desencadenan creando ritmos de tango. Sonido imaginario que se mezcla con pasos reales de bailarines entregados. Sucede en el barrio de La Boca. Caminar por esta barriada es «bailar» un íntimo tango. Cada paso marca

...Él la abraza, y en su contacto desvela un secreto: frustración; llanto infinito expresado en pasos de baile improvisados que habla de fríos abrazos de burdel en puertos habitados...

Es el sentimiento de el que provoca la intensidad del abrazo del tango.

“... sé del beso que se compra, sé del beso que se da...”

Obsérvalos: no siempre dirige, pues ambos con cada movimiento aman es decir, con el corazón en la mano. Así es el tango. Un lenguaje tan primitivo y salvaje que causa un fuerte impacto. Es el idioma de la pasión, el verdadero, el que no se presta a engaño... Es imposible mentir cuando se baila un tango. Cada gesto nace negándose a morir si no es escuchado.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs