Granada, mil y una: Café Lisboa

Un espacio donde se mezcla lo tradicional y autóctono con la vanguardia de sabores de lugares lejanos

  • Café Lisboa
    Café Lisboa /

    Fotos: Doménico Strammiello

Tiempo de lectura 4 min.

28 de marzo de 2019. 08:03h

Comentada
Maica Rivera 27/3/2019

Café dulce, no amargo. Cocina variada sin sujeción a horarios. Un entorno emblemático. Un espacio donde se mezcla lo tradicional y autóctono con la vanguardia de sabores de lugares lejanos. Un establecimiento cuya filosofía es que la felicidad pasa por percibir a través de alguno de los sentidos el dulzor de lo amargo: Café Lisboa.

Su ubicación privilegiada

Situado en la esquina de las calles Elvira y Reyes Católicos, una de sus dos fachadas pertenece a la icónica Plaza Nueva construida hace siglos a partir de un antiguo puente que atravesaba las aguas del río Darro. Dicha plaza es una referencia local con la que se orienta a los viajeros. Es por ello, por su ubicación, que Café Lisboa se posiciona como un negocio que va más allá de la atención gastronómica, es un punto de inicio y regreso que se cruza al día en varios itinerarios: es un lugar para cualquier momento.

De origen familiar, el establecimiento ha evolucionado a lo largo de sus treinta años de existencia en busca de innovación, singularidad y calidad. En el camino hacia esa exclusividad se convirtió en la primera cafetería de Granada con tostadero propio, hizo del café su seña de identidad. De este modo creó una marca propia: Santo Amaro –el nombre de un conocido barrio de Lisboa–. Todo lo descrito son detalles que dotan a este establecimiento de auténtica “vida”.

Granada, mil y una: Café Lisboa
Tueste artesanal del café

El olor, el sabor y hasta el color de esta preciada bebida se obtiene a partir de las semillas tostadas y molidas de los frutos de la planta del café, cafeto. Tostar café no es más que aplicar una fuente de calor al grano de café verde. Lo realmente especial es hacerlo de forma artesanal, sin utilizar máquinas industriales, sino otras más pequeñas que permiten "escuchar" el tueste por la persona que esté al frente del proceso, para así poder darle unas características únicas que lo diferencien de otros. Es lo que hace Café Lisboa en Monachil, donde tiene su tostadora: dar un toque humano, que unido a la atmósfera que allí reina –Sierra Nevada– confieren a Santo Amaro la esencia de Cafe Lisboa: personalidad.

Café Lisboa invita a dejarse llevar

Como protagonista del establecimiento el café impera por encima de todo gracias a su intenso aroma y a su denso cuerpo. Humeante, escapa de la cafetera adhiriéndose a las paredes cubiertas de madera, posándose en la piel y en la ropa de quien sentado o de pie lo espera.

Y con ese ambiente socializador que una buena taza de café propicia, Café Lisboa invita con su extensa carta a dejarse llevar por lo que apetezca: desayunos variados, ensaladas completas, platos combinados, dulces de cercanía, bebidas que sacian la sed a la vez que dan pie a conversaciones en las mesas. Mesas que en el interior acogen y en la terraza de exterior acomodan a aquellos que prefieren sentir el pulso de la acera que desemboca en la Plaza Nueva.

Granada, mil y una

Posee Granada incontables razones para visitarla, una de ellas es su gastronomía, otra el embrujo que de forma inexplicable ejerce sobre la voluntad y lleva a enamorarse de sus calles. Podrían citarse mil motivos más para viajar a la ciudad de la Alhambra, pues "Granada, mil y una", pero existe uno que la define: ofrece lugares con mucho encanto, entre ellos, Café Lisboa.

Últimas noticias