• 1

Jaén, el pulmón verde de Andalucía

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, considerado el mayor espacio protegido de España, celebra este año su 30 aniversario con nuevos atractivos turísticos: el barco solar que surca el Tranco, más rutas señalizadas y varios centros de interpretación

  • El agua es el gran protagonista de este parque. En algunas zonas está permitida la pesca
    El agua es el gran protagonista de este parque. En algunas zonas está permitida la pesca

Tiempo de lectura 8 min.

23 de septiembre de 2016. 01:09h

Comentada
Raquel Bonilla Madrid. 23/9/2016

Ahora que el otoño acaba de arrancar, el cuerpo nos pide naturaleza, respirar aire puro y recorrer parajes auténticos: senderos, lagunas, valles, montañas, bosques, historia... Todos estos ingredientes los encontramos en un mismo lugar: el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, ubicado al noreste de la provincia de Jaén, y que durante todo 2016 está de enhorabuena con la celebración de su trigésimo aniversario.

Sobran las razones para hacer una escapada a este rincón de Andalucía que guarda intacto su encanto natural. No en vano, se trata del bosque más grande de España, con una de las mayores biodiversidades de Europa, ya que en sus casi 210.000 hectáreas (una superficie similar a la provincia de Vizcaya) este Parque Natural constituye el más extenso espacio protegido de España y el segundo de Europa. Y a eso se suma, además, que es uno de los últimos paraísos del mundo natural en el sur de nuestro país, ya que se trata de un inmenso refugio para cientos de especies vegetales y animales de enorme importancia, pues muchas de ellas sólo existen en esta zona. Si hay oportunidad, merece la pena acercarse hasta la Cañada de las Fuentes, donde convive un nutrido grupo de gamos, y a la Peña de los Halcones, en la que sobrevuelan con maestría los buitres leonados.

w Cuna del Guadalquivir

El Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas es un destino idóneo para disfrutar de las primeras lluvias del otoño, pues aquí se convierten en un mágico espectáculo en forma de cascadas, arroyos y lagunas que tienen el privilegio de alimentar en sus primeros pasos al río más importante de Andalucía: el Guadalquivir.

Muy cerca del nacimiento del río se sitúa Cazorla. Su impresionante situación le permite mostrar la sierra agreste y natural por un lado, y la campiña olivarera por otro. Los barrios antiguos guardan hermosos edificios de piedra, balcones llenos de flores, fuentes y magníficos miradores. Esta mezcla de ciudad andaluza y serrana contrasta con la moderna ciudad cultural en la que no falta la música, el teatro, los museos y la buena cocina. Muy próximas, las localidades de La Iruela y La Quesada también merecen un alto en el camino. De hecho, este último municipio acaba de estrenar un Museo dedicado a Miguel Hernández y a su esposa Josefina Manresa con una gran colección de cartas, objetos, cuadros, etc.

El «Río Grande», como lo llamaban los árabes, marca la vida de este territorio y favorece la explosión de biodiversidad más importante del Parque. Siguiendo los pasos del Guadalquivir nos vamos al corazón del valle en el que confluyen una parte importante de las aguas y con opciones para disfrutar en familia gracias a recorridos tan singulares como la Cerrada de Elías, en el Río Borosa.

La sorpresa del paisaje de este valle es el Embalse del Tranco. Cada otoño, tanto desde la carretera, como desde las sendas y pistas perimetrales, todas las noches ofrecen el sobrecogedor concierto de la berrea de los ciervos, el bramido de los machos en la época de celo. Uno de los caminos que no hay que perderse es la pista que comienza en los Llanos de Arance y llega hasta el Cortijo de las Ánimas.

En las inmediaciones del embalse, en el Parque de Fauna Silvestre Collado del Almendral hay otra parada obligada: en un corto paseo por el bosque el viajero puede ver cada atardecer ciervos, gamos y cabras monteses en semilibertad. Félix Rodríguez de la Fuente empleó este lugar como uno de sus escenarios en la serie «El Hombre y la Tierra», por lo que el paisaje nos resulta reconocible. En cualquier caso, el Centro de Interpretación y el Jardín Botánico Torre del Vinagre son un buen lugar para entender la riqueza cultural que encierra el parque.

La historia reciente y pasada de estas sierras se comprende mejor con una visita a la presa del Embalse del Tranco, obra que desde los años 50 del siglo pasado regula el caudal del gran río de Andalucía, o al conjunto histórico de Hornos, espacio habitado desde la prehistoria y que nos da paso a la zona más profunda de estas montañas.

El viaje por este parque debe incluir, también, una visita a la sierra de Las Villas. Quebrada, solitaria, salvaje, esta sierra mira, por el este, a sus hermanas Segura y Cazorla, y por el oeste, a la campiña olivarera jienense.

w Balcón de las montañas

Una estrecha y sinuosa carretera transversal recorre Las Villas de punta a punta. Un buen plan es hacer este camino a pie o en bicicleta, ya que está tan poco transitada que supone una experiencia de lo más agradable. Aprovechar las pistas forestales que parten de la carretera de Las Villas nos permite colarnos en miradores y senderos señalizados muy vistosos en los que no faltan cascadas, cumbres con vistas fabulosas, espectaculares cortados y farallones rocosos, bojedas, sabinares, viejos pinares de pino laricio agarrados a inverosímiles escarpaduras... y buitres, muchos buitres. Y cabras monteses, por supuesto.

No hay que perderse Iznatoraf, o Torafe como le llaman los lugareños, pues se trata de un encantador balcón sobre el Valle del Guadalquivir y la contundente muralla montañosa de toda la fachada occidental del Parque. Es en Las Villas, precisamente, donde el gran río de Andalucía abandona las montañas que lo vieron nacer y gira bruscamente hacia el Atlántico. Los pueblos de esta comarca, además, cuentan con un interesante legado renacentista y una cultura tradicional en la que destaca todo lo relacionado con el cultivo del olivar y la producción de excelentes aceites.

Rumbo al sur, el broche final puede ser la visita al Centro de Interpretación para la Cultura de la Madera, pues es uno de los nuevos equipamientos con los que cuenta el Parque. Situado en el mismo lugar donde estuvo la instalación industrial forestal del aserradero de Vadillo Castril, el centro rescata la memoria de la cultura forestal de las personas de la sierra y explica otros oficios del monte.

Más información en la web www.jaenparaisointerior.es

Cosmolarium en un castillo

Centro del Parque Natural, y encaramado en lo alto de un peñasco, el pueblo de Hornos de Segura es una parada obligada. Su castillo, de origen musulmán, se alza sobre un promontorio rocoso en lo más alto del pueblo, por lo que es el mejor mirador. Aquí debemos visitar el nuevo Centro de Interpretación Astronómica y Planetario, ideal para conocer en familia. También resulta obligado adentrarse en el Cosmolarium Castillo Hornos de Segura, un centro de divulgación de la astronomía que consta de un planetario digital, con cúpula de ocho metros de diámetro que muestra producciones audiovisuales envolventes, completas salas de exposiciones sobre el Universo, espacios para talleres y juegos educativos, así como una terraza para observaciones astronómicas. Más información sobre precios y horarios en la web cosmolarium.info

Un barco solar para navegar en plena naturaleza

Navegar en plena naturaleza ha dejado de ser una quimera en el interior de Andalucía. El barco solar del Tranco es el último gran atractivo turístico del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en la provincia de Jaén, que permite al viajero surcar sus aguas en calma en una experiencia única. El nuevo barco recreativo, que se autoabastece por energía solar, por lo que resulta muy respetuoso con el entorno, tiene capacidad para 60 pasajeros. Sin embargo, el Tranco también puede descubrirse en piragua, practicando paddel surf e incluso en un paseo en barca de vela.

El Centro Turístico y Recreativo del Embalse del Tranco es un complejo dotado de servicios de hostelería y restauración con zonas de juegos infantiles y espacios para iniciar una aventura en contacto directo con la naturaleza. Senderismo por el paseo de las rapaces, tirolina o rocódromo son sólo algunas de las alternativas que se ofertan fuera del agua para toda la familia. La construcción de este centro turístico se suma a otras mejoras realizadas en el Parque Natural como el plan de señalización, en el que destaca el Gran Sendero GR247-Bosques del Sur.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs