lunes, 18 septiembre 2017
03:04
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Anuncian un test prenatal con la imagen de una niña con Down

Eloy Alonso, su hija Silvia y su mujer Ana Neira viven al lado del lugar donde se colocó el cartel
Eloy Alonso, su hija Silvia y su mujer Ana Neira viven al lado del lugar donde se colocó el cartel

Ana Neira salió ayer de casa pasadas las nueve de la mañana. Vive en pleno centro de Madrid, al lado del Paseo del Prado. En un edificio dedicado a organizar eventos aún colgaban los carteles del producto que se había presentado la noche anterior: el test Tranquility de la empresa Genoma. En una de las imágenes que rodeaban el edificio aparecía la foto de una niña con síndrome de Down y en el que se podía leer: «Tranquility. El test de ADN fetal no invasivo más completo». «Cuando lo he visto no me lo podía creer», afirma Neira, madre de una menor con trisomía 21. Rápidamente cogió su móvil e hizo una foto al cartel para transmitir su indignación a otros padres. La imagen corrió como la pólvora y las reacciones en contra de esta campaña fueron aumentando. «Este es el cartel que anuncia una prueba fetal. Y te ponen la foto de la persona que vas a eliminar. Solo falta la diana», comenta uno de los perfiles en Facebook que apoyan a las personas con síndrome de Down. «No entendemos cómo han podido poner esa foto. Es una forma clara de discriminación», afirma esta madre que, cuando volvió a la zona por la tarde descubrió que ya habían retirado la publicidad porque estaban organizando un nuevo evento.

Pero la imagen de esa niña seguía apareciendo en la página web de Genoma donde se vende este nuevo test que cuesta 680 euros. Anuncian esta prueba como una forma «precisa, fiable y rápida de detectar el síndrome de Down y otros desórdenes cromosómicos», con una prueba de sangre. A última hora de la tarde, después de que LA RAZÓN se pusiera en contacto con la empresa, desde la dirección general dieron la orden de retirar la imagen de la menor de la red para sustituirla por la de una pareja con un bebé. «¿Qué madre ha podido permitir que fotografíen a su hija y la utilicen para esta campaña?», afirma Patricia Giral, madre de una niña con Síndrome de Down y que participa activamente con la Fundación Garrigou. Y es que en las redes sociales no cesaban las muestras de indignación: «Me ha impresionado este anuncio. ¿’’Tranquility’’ para quién? ¿Si es #Down no merece vivir?», se pregunta Ana Medina.

Tras conocer la campaña, Luis Cayo, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), denució el uso de esta imagen: «Es un atropello a los derechos de las personas con discapacidad e incumple la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Es un menosprecio a las personas» con algún tipo de minusvalía. Es más, Cayo insiste en que «es una forma de hostigamiento a personas con discapacidad». Considera que, tanto el uso de la imagen en el cartel como en la web «atenta contra la dignidad jurídica y moral y no debe quedar en una disculpa». Es más, desde Cermi esperan que «se abra un expediente sancionador ya que, aunque se haya retirado, se ha difundido públicamente».

Muchas de las quejas se dirigieron a Megalab, un «partner» de Genoma en nuestro país que, rápidamente se desvinculó de la campaña de Marketing que ha realizado la empresa suiza –sede de Crio Cord, dueña de Genoma– . «Lamentamos profundamente que se hayan sentido ofendidos por el cartel. Nos gustaría remarcar que no ha sido producido ni diseñado por Megalab». Y termina añadiendo en su perfil de Face-book: «No se pretende, en ningún caso, incitar a nada ni tomar parte en debates éticos».

A la empresa suiza también llegaron numerosas quejas y no tardaron en darles respuesta, la misma que remitieron a este diario. Al igual que Megalab, lamentan «profundamente que dicha imagen haya herido su sensibilidad y dicho cartel ha sido ya retirado. Se trataba de un evento científico para profesionales presentando nuestro producto, en el cual en ningún momento se ha pretendido provocar una reacción negativa». A esta disculpa añaden que quieren expresar su «sensibilidad y respeto hacia todas las personas afectadas de síndrome de Down , ya que yo mismo tengo y he tenido el placer de haber convivido con algunas de ellas en mi entorno cercano». De acuerdo con la empresa, «un diagnóstico prenatal preciso ayuda a los padres a su preparación de cara al nacimiento del bebé como se merece y queremos expresamente huir de cualquier otro tipo de consideración».

El presidente de Cermi no denuncia la existencia de estas nuevas técnicas y test no invasivos que informan a los padres sobre su futuro hijo, pero considera que «la publicidad de estas pruebas deben ser respetuosas y transmitir una buena imagen». Determina que no debe ser él el que entre a hacer valoraciones éticas sobre la realización de este tipo de tests. Tanto Ana como el resto de familias, al conocer la decisión de la empresa de retirar la campaña, agradecieron a la empresa su decisión, aunque no acaban de entender porqué se optó por esta imagen desde un principio.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs