domingo, 20 agosto 2017
06:00
Actualizado a las 
Ofrecido por:
Baloncesto

Felipe Reyes: «Vamos a tener que jugar el mejor partido del año»

  • El equipo de Laso busca la Décima en Estambul. Su capitán habla de la Final Four, del Fenerbahçe, de Llull, de Doncic...

Felipe Reyes: «Vamos a tener que jugar el mejor partido del año»
G. Pérez

Es el hombre récord del Madrid y uno de los históricos de la Euroliga. Felipe Reyes (16-3-1980, Córdoba) ya sabe lo que es ganar una Copa de Europa. La Novena llegó meses después del nacimiento de su hija Chloe y sueña con levantar la Décima en Estambul meses después de la llegada de su hijo Axel. «Veo el baloncesto igual, con la misma intensidad, con las mismas ganas que cuando no tenía hijos. La vida se ve de otra forma, pero el baloncesto no», asegura. Su quinta Final Four no le recuerda a ninguna de las anteriores. «En lo único que se parece es que hay una final el viernes y si ganamos, otra el domingo». «Ahora se trata de demostrar por qué hemos sido los mejores durante la primera fase». Después de 30 partidos y una eliminatoria ante el Darussafaka que se resolvió en cuatro, precisamente en Estambul, llega el gran reto del año para la plantilla de Pablo Laso.

–¿Cree que se valora lo suficiente el volver a estar entre los cuatro mejores de Europa?

–No olvidemos que hace poco tiempo nos tiramos casi 20 años (desde 1995 en Zaragoza hasta 2013 en Madrid) sin jugar una final. Sí, somos el Real Madrid, pero llegar hasta aquí es muy complicado y este año, con el nuevo sistema de competición, más todavía. Yo creo que hay otra mucha gente que sí lo valora porque a mí muchos me paran por la calle y me felicitan por ir a la Final Four y me dicen que ganemos la Décima.

–El trayecto ha sido diferente al de temporadas anteriores por el nuevo formato del torneo...

–Sí porque no te puedes regular, todos los partidos han sido muy exigentes. Para ganarlos y para tener el factor cancha a favor en los «playoffs» ha habido que trabajar muy duro. Son demasiados partidos y el desgaste físico es muy grande sobre todo con las semanas de doble jornada. Además hay que contar con la dureza de nuestra competición nacional. El desgaste físico y mental es grande. Por eso tener una plantilla amplia y de calidad como la que tenemos y el cuidado que tiene el club con nosotros son importantísimos.

–Se habla en el vestuario de condicionantes como que la Final Four es Estambul, que el patrocinador de la Euroliga es turco, que Obradovic está en el otro banquillo...

–Esperemos que todo eso no se les pase por la cabeza a la gente que tiene que dirigir el partido. De todas formas, la gente que está en la Euroliga es lo suficientemente profesional como para no verse intimidada por el rival, por el entrenador, por los patrocinadores, por el público... Nosotros vamos a jugar contra el Fenerbahçe, no miramos otras cosas y para ganar tenemos que hacer el mejor partido del año.

–¿En qué es superior el Madrid a los turcos?

–Los dos equipos tenemos un nivel muy alto, pero creo que nosotros tenemos más plantilla y también más banquillo. Esos dos factores a estas alturas de la temporada y en un partido que va a ser muy físico hay que ser capaz de aprovecharlos.

–¿Y dónde les ha dicho Laso que pueden hacerles más daño?

–Por dentro son muy fuertes, muy físicos. Udoh es uno de los pívots más dominantes de la competición y cuando él está bien su equipo lo nota. Tenemos que lograr que no suceda lo del año pasado en los «playoffs» de cuartos cuando nos eliminaron. Hay que bajar su aportación porque nos hizo mucho daño, pero si jugamos como podemos vamos a tener muchas opciones de ganarles y luego de ganar el título. Es el objetivo.

–Hay dos jugadores en la plantilla, Doncic y Llull, que han sido muy protagonistas este año. El primero ha sido elegido Mejor Jugador Joven de la Euroliga y afronta su primera Final Four. ¿Le han aconsejado algo?

–Luka es muy joven y hay que ayudarle porque va a jugar los dos partidos más importantes de su vida hasta ahora, pero el está muy tranquilo. Sabe que es un jugador muy importante para nosotros y lo tiene todo bastante claro.

–Y con Llull, ¿no llega a existir cierta «Llulldependencia»?

–Es el jugador más en forma de Europa y cualquier equipo que lo tuviera tendría algo de dependencia de él porque es un jugador que asume la responsabilidad, le encanta tener la bola caliente y él es Llull precisamente gracias a eso, a la responsabilidad que le gusta asumir. No creo que eso sea dependencia porque hay una plantilla de un nivel muy alto y cualquiera puede asumir responsabilidades. Pero Sergi es precisamente quien es porque quiere jugarse esos tiros y, además, lo hace muy bien.

–A corto plazo aparece un nuevo verano con la Selección, ¿se está planteando renunciar?

–Sí. Hay cosas que son muy importantes, pero ya veremos. A ver qué pasa en Estambul y en los «playoffs». La temporada es muy larga y muy dura a nivel mental. Ha habido momentos en los que tenía claro que no iba a ir, otros que no lo tenía tan claro... Todavía estoy indeciso. A ver cómo acabo la temporada y ya decidiré.

–¿Siente que con 37 años el cuerpo le manda señales?

–Veo que no es lo mismo que cuando tenía veintitantos años o treinta y pocos. Yo me encuentro bien, no he tenido problemas físicos graves y también trabajo duro para estar bien físicamente y que el cuerpo vaya aguantando a estas alturas.

–Ese aguante entonces le da para renovar uno o dos años más con el Real Madrid...

–Estamos negociando ese tema, vamos viéndolo, pero como no hay problema por ninguna de las dos partes, y estamos muy por la labor de continuar juntos, seguiremos unidos. Estoy muy contento y muy feliz en el club. No habrá problemas.

  • 1

Vídeos

SIGUENOS EN LA RAZÓN