miércoles, 23 agosto 2017
10:07
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Culler de Pau entre el mar y la huerta

Diez mesas alberga este edificio vanguardista en forma de cubo de líneas puras que combinan el blanco, la madera y el cristal. Unos enormes ventanales permiten al comensal tener unas preciosas vistas a la ría de Arosa como escenario; en la otra orilla, Ribeira y,  más allá, los islotes de Noro y Vionta.  Javier Olleros y su esposa, Amaranta Rodríguez, responsable de que en la sala los minutos vuelen y la armonía seduzca a los clientes, inauguraron esta casa, situada en la aldea de Reboredo, en la península de El Grove, hace poco más de un año. Tiempo suficiente para dar quE hablar y mantener a la crítica gastronómica pendiente de su buen hacer.

«Aquí nací y aquí tengo mis raíces», apunta el chef mientras reconoce tener la suerte de encontrarse justo en uno de los ecosistemas más productivos y ricos del planeta. De ahí que elabore «una cocina de proximidad con lo que ello supone, es decir, frescura, estacionalidad, complicidad con el producto y respeto al medio ambiente. Nuestros platos poseen claras referencias a la tradición y están inspirados, sobre todo, en el entorno, el mar, las huertas, pero sin dejar de mirar hacia otras zonas y productos», explica. Entre fogones cuenta con una sólida mano derecha, el japonés Takahide Tanaka, a quien conocIó en casa de Martín Berasategui: «Es un espectáculo verle limpiar un rape», prosigue. A Taka le encanta preparar los berberechos y las navajas, marisco, este último, que Javier sirve en el menú degustación con su jugo aireado, cítricos y emulsión de yogurt. Para comenzar, un bocado compuesto por sardina y bonito marinado con tomate y pesto de hierbas frescas y pepino. Después, una merluza con licuado de acelgas, tallos y berberechos. La pluma ibérica asada con polenta de maíz, cerezas y verdolaga pone el toque carnívoro al festín, que culmina con un sorprendente sorbete de fresas con fruta de la pasión, albariño, nébeda y menta para refrescar el paladar, y, por último, una torrija de la abuela caramelizada con su café, leche y cacao. Un espectáculo.


Para no perderse
Dirección: Reboredo, 73. El Grove. Pontevedra.
Tel:  986 73 22 75.
Precio medio:  el menú degustación, 50 euros.
Plato estrella: navajas con su jugo aireado y cítricos.
Tarjetas: admite todas.
Prestaciones: zona fumadores.
Días de cierre: martes.
Web: cullerdepau.com

SIGUENOS EN LA RAZÓN