• 1

Tratamiento de la apnea del sueño a través de la corrección mandibular

La recién creada unidad del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla empleará un novedoso dispositivo para corregir el defecto causante de la patología

  • Image

Tiempo de lectura 2 min.

17 de julio de 2017. 16:53h

Comentada
Pilar Pérez 17/7/2017

ETIQUETAS

Un cuarto de la población española tiene problemas del sueño; en concreto, sufre apneas respiratorias nocturnas Por ello, el Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla ha creado la Unidad de Ronquido y Apnea del Sueño, compuesta por el neumólogo Demetrio González Vergara y el odontólogo José Manuel Martínez García. «Es importante diferenciar entre ronquido simple y apnea del sueño. El ronquido afecta al 50% de los hombres y al 25% de las mujeres y se produce por la relajación de la musculatura de la garganta al dormir, que condiciona que las estructuras que se encuentran en esa zona (lengua, úvula y paladar blando) vibren con el paso del aire originando el característico ronquido», explica González Vergara. El ronquido simple, sin apnea, no se puede considerar una enfermedad pero sí puede convertirse, por su duración e intensidad, en una molestia para el compañero de cama. Pero, como apunta González Vergara, «si la situación se agrava aún más se produce el cierre más o menos completo de la vía aérea, en ese caso hablamos de apnea del sueño, una enfermedad que condiciona una mala calidad del sueño y produce síntomas derivados de ese mal descanso». Por eso, ante la más mínima sospecha los pacientes deben acudir a la consulta, ya que «la apnea del sueño es una enfermedad prevalente y altamente infradiagnosticada, se estima que hasta dos terceras partes de los enfermos esta sin diagnosticar y, por lo tanto, sin tratar», subrayan los expertos.

Una de las novedades que proponen desde esta unidad para tratar el ronquido y la apnea del sueño son los dispositivos de avance mandibular. «Una opción más cómoda y que los pacientes suelen preferir cuando se compara con la presión positiva continua en la vía aérea (CPAP)», apuntan los especialistas. Esto es así porque, como explica, «en ronquido simple, sin apnea, la eficacia de los dispositivos de avance mandibular es extraordinariamente alta y no es necesario realizar pruebas antes de iniciar tratamiento. En los pacientes con apnea del sueño, sobre todo en aquellos casos más graves, hasta un tercio de los casos no se benefician de los dispositivos de avance mandibular y no teníamos ningún modo de saber, a priori, qué pacientes no iban a responder de forma adecuada. Recientemente hemos incorporado una prueba que nos permite predecir los resultados con mayor margen de confianza».

Con el fin de conocer qué pacientes podrían optar a este tipo de tratamientos se realiza una prueba previa que «consiste en un utilizar un mecanismo temporal y realizar un estudio del sueño, en el domicilio del paciente, mientras usa esta herramienta. De este modo, si obtenemos buenos resultados con el método temporal sabemos que la respuesta al dispositivo de avance mandibular definitivo será adecuada y, lo más importante, nos permite no iniciar tratamiento en personas que no se benefician», expone el doctor González Vergara.

Ver a pantalla completa

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs