MOSTRAR STICKY MOSTRAR NORMAL

Este blog va a tratar sobre la transformación digital que se está llevando a cabo en las empresas, proceso que será de vital importancia para el futuro de las organizaciones. Utilizaremos un enfoque estratégico analizando las implicaciones que pueda tener a primer nivel de las compañías desde una vertiente práctica.

Transformación Digital
Modelos organizativos para la transformación digital. El papel del área de RRHH.
| 22/11/2016 01:13

Como decíamos en el último post, el impacto de la digitalización requiere, entre otras cosas, la adaptación de la estructura organizativa de las empresas, y en esta adaptación el papel del área de RRHH es clave dado que no hay una solución unánime para todas. El sector en el que opera, el tipo de actividad que realiza y su madurez digital van a determinar la forma de abordar estos cambios y cada empresa debe buscar la opción que mejor se adapte a su organización.

Modelos organizativos para la transformación digital. El papel del área de RRHH.

Aunque hay muchos modelos organizativos distintos, resaltamos cuatro tipos que se dan cuando las organizaciones incorporan competencias digitales a su actividad:

- Modelo táctico.

En este modelo la digitalización comienza con la incorporación de iniciativas digitales en determinados departamentos o unidades de negocio en los que se empieza a trabajar de manera puntual. En esta etapa, el área de tecnología suele tener un papel destacado porque casi siempre la puesta en marcha de las iniciativas suelen estar vinculadas a la introducción de alguna tecnología o herramienta novedosa que apoye su desarrollo.

Este modelo es típico de organizaciones que inician sus operaciones digitales sin tener una estrategia digital global definida pero que necesitan tener presencia digital de la marca o de sus productos; generalmente son los departamentos de marketing y comunicación los que inician este modelo.

- Modelo centralizado.

En este modelo, es una unidad digital corporativa, transversal a la organización, la responsable de impulsar las iniciativas digitales. Las líneas estratégicas de actuación se definen junto con la Dirección de la Compañía y esta unidad digital trabaja de la mano con los distintos departamentos, países o unidades de negocio involucrados.

La ventaja de este modelo es que la organización se asegura que las iniciativas digitales están alineadas con la estrategia corporativa, le da flexibilidad para poder testar el mercado comprobando su aceptación y permite desarrollar ideas con una mayor agilidad, involucrando a los departamentos o unidades de negocio necesarios poder ponerlas en marcha.

Este modelo contribuye a derribar silos interdepartamentales, favorece la participación de los directivos o líderes involucrados y les ayuda a familiarizarse con el entorno digital.

Este modelo es típico de multinacionales que, desde sus oficinas centrales, cuentan con un equipo digital que marca las iniciativas digitales estratégicas a llevar a cabo por la organización y que luego los diferentes países desarrollan y priorizan en función de sus planes estratégicos locales.

- Liderazgo compartido.

En este modelo, el equipo digital central corporativo ya no tiene toda la responsabilidad digital en exclusiva, sino que es asumida por los responsables de los departamentos o unidades de negocio. Éstos se apoyan en capacidades digitales compartidas que les presta este equipo digital central, como por ejemplo el data science, la innovación o el desarrollo ágil de prototipos y su aplicación posterior.

Este modelo se da en organizaciones que cuentan con un grado de madurez digital más avanzado, cuentan con una estrategia digital definida y unos objetivos digitales por áreas o departamentos y cuyos esfuerzos de digitalización se centran principalmente en compartir conocimiento, impulsar la innovación y capacitar y formar a los miembros de la organización.

- Integración total.

Este caso es típico de organizaciones en las que la cultura, los procesos, los modelos de negocio y la tecnología están completamente incorporados en sus operaciones diarias. Su estructura organizativa es flexible y sensible al cambio a todos los niveles. Se trata de una organización digital.

No existe un equipo digital centralizado, sino que los equipos se forman de una manera dinámica en función de las necesidades del negocio.

En el camino de la transformación digital las organizaciones van evolucionando de un modelo a otro y no todas llegan a completar los cuatro modelos planteados; lo importante es saber en qué punto está nuestra organización y ser capaz de proponer estructuras organizativas que permitan impulsar esa cultura digital e ir adaptándose a los nuevos requerimientos para ser competitivos. En este punto el papel del área de RRHH es clave.

Sobre el autor
Blanca Pérez e Icíar Moscoso del Prado son socias fundadoras de BIMP, consultora de estrategia y negocio digital que asesora a empresas en la planificación de su transformación digital identificando la oportunidad de la operación digital y definiendo su estrategia.
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1