domingo, 04 diciembre 2016
05:25
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
España

Apolillarse o no, el dilema del PSOE

  • El personaje de "Polil", el producto que acababa con las polillas y que recrea un cuadro del Equipo Crónica en el Senado, ha fijado sus ojos en Eduardo Madina

A la izquierda, Eduardo Madina junto al cuadro del Equipo Crónica; a la derecha, el logo de "Polil", el producto que protegía la ropa de las polillas.
A la izquierda, Eduardo Madina junto al cuadro del Equipo Crónica; a la derecha, el logo de "Polil", el producto que protegía la ropa de las polillas.

«Polil» protegía lanas y pieles. Así se anunciaba en los años 50. Con el tiempo, estar «apolillado» ha pasado a significar estar pasado de moda, o haber perdido el tren de la Historia. Ese misterioso personaje lo recreó Equipo Crónica en una pintura de 1977 que cuelga ahora en el Senado, inspirada a su vez en «El coloso» de Goya.

Los ojos fuera de las órbitas de míster Polil en busca de alguna polilla pareció detectar a Eduardo Madina, que departía con sus compañeros socialistas tras la reunión del grupo parlamentario. Lo que son las cosas: después de su prolongado silencio durante el mandato de Pedro Sánchez por prescripción oportunista, ahora ha hablado. Y ha dicho que el supuesto «gobierno de izquierdas» con Podemos era una «ficción».

Después de todo, el socialismo español se debate entre vivir apolillado en las catacumbas del «no nos moverán» – y los puños cerrados– o moverse para seguir pareciéndose a la sociedad española, que siempre ha sido su mayor aspiración.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1