miércoles, 28 junio 2017
07:50
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Rajoy pide un Gobierno fuerte con Madrid como ejemplo de gestión

  • El PP aprobará su programa el 31, días antes de que arranque la campaña, y acto seguido celebrará una convención de candidatos

De Madrid al cielo... o a la mayoría absoluta, que es con lo que sueñan en las filas del Partido Popular. Mariano Rajoy vistió ayer de largo al equipo que le acompaña en su lista electoral por la capital. La ciudad a sus pies –la panorámica impresionante que deja ver la terraza del Club Financiero Génova– y un discurso presidencialista con promesas económicas y en el que se cuidó de no pisar otros charcos de la actualidad como el de ETA y su posible nuevo comunicado anunciando el cese definitivo de sus acciones criminales. Con sus candidatos detrás, entre ellos, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y a su lado también la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, en su calidad de presidenta de los populares madrileños, el candidato pidió un Gobierno «fuerte», bajo los compromisos de que sabrá dialogar y buscar consensos y que su prioridad será la recuperación económica y el empleo.

Ruiz Gallardón y Aguirre, codo con codo, en el mismo cuadro que a Rajoy le fue imposible dibujar hace cuatro años, y  sólo con buenos gestos y sonrisas amables. El alcalde transpira la satisfacción de estar por fin en la lista de Rajoy y ayer fue uno de los primeros en llegar pero también uno de los primeros en marcharse, dejando a otros compañeros los corrillos en los que irrumpió el anuncio de Aguirre de que habían asaltado su vivienda.

Cumplido este trámite, a Rajoy solo le falta presentar en sociedad su programa, que será a finales de mes, como anunció este diario. El Comité Ejecutivo del partido se desplazará a Galicia el 31 para dar luz verde al borrador que les presente la dirección del partido. Y luego habrá una convención de candidatos. El programa se conocerá, por tanto, días antes de que comience formalmente la campaña electoral, en coherencia con la decisión estratégica de apurar los plazos para limitar al mismo tiempo –alegan– el margen del PSOE para utilizarlo en su contra «por lo que digamos o por lo que dejemos de decir». Será un documento poco extenso, con la hoja de ruta reformista, sin promesas sociales ni compromisos cifrados. Y en el que como ya ha ocurrido en otras campañas Rajoy se reservará para sus mítines algunos de los anuncios más impactantes para la opinión pública.

El documento ya lleva tiempo circulando en estrechos círculos del partido, pero la dirección paró su publicación en la Convención Nacional convocada para presentarlo y desde entonces han aprovechado para revisar la concreción de algunas de las propuestas.

Ayer, en la foto con su candidatura, el líder popular reivindicó el ejemplo y la gestión de Madrid como aval para pedir la confianza mayoritaria a los ciudadanos en las próximas elecciones generales. «No es fácil, pero España saldrá de la crisis», como ya lo hizo a partir del 96 con los dos Gobiernos de Aznar, proclamó.


A vueltas con las llamadas
Zapatero llama a Rajoy para hablar de ETA ...
El presidente del Gobierno telefoneó al líder popular no sólo para analizar el Consejo Europeo de este domingo. Rajoy confirmó ayer que en su conversación de este fin de semana con Zapatero también hablaron de ETA y del posible comunicado de la banda anunciando el cese definitivo de la violencia. Los dos creen que habrá comunicado, pero, según Rajoy, «sólo  a partir de intuiciones» sin ninguna certeza. El candidato es escéptico y espera a conocer el contenido, pero ayer volvió a extremar su prudencia en este tema.

... Y Rubalcaba no se entera de quién telefoneó
El candidato socialista no ha debido de conversar en los últimos tiempos con el presidente del Gobierno o, al menos, no lo ha hecho en los últimos días, aunque se hayan visto en actos oficiales, como el de ayer en La Moncloa con líderes progresistas. Alfredo Pérez Rubalcaba basó ayer todos sus ataques contra Mariano Rajoy, en los micrófonos de Onda Cero, en una llamada que el líder popular no realizó al jefe del Ejecutivo. Fuentes de La Moncloa confirmaron a LA RAZÓN que fue Zapatero quien telefoneó el lunes pasado a Rajoy para intercambiar puntos de vista sobre el Consejo Europeo y otras cuestiones de actualidad, como un eventual comunicado de la banda terrorista ETA. Sin saber que fue de Zapatero y no de Rajoy de quien partió la llamada telefónica, Rubalcaba aseguró ayer que «la llamada de Rajoy a Zapatero apesta a elecciones». La realidad es que la relación entre Zapatero y Rubalcaba ya no es lo que era antaño. De ahí que el candidato no se entere de los movimientos del presidente. El jefe del Ejecutivo está dolido por su comportamiento, sobre todo, desde que abandonó el Gobierno. Rubalcaba ha intentado desmarcarse del Gabinete de Zapatero, como si nunca hubiera pasado por el.

SIGUENOS EN LA RAZÓN