viernes, 23 junio 2017
18:50
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

El Govern confía ahora en el TC para mantener la inmersión en la escuela

BARCELONA- Un día después de que el Tribunal Supremo (TS) dictara una sentencia que tumba la inmersión lingüística en la educación infantil, de tres a seis años, la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, dijo que estudian recurrir al Tribunal Constitucional (TC) para mantener el catalán como lengua de la educación.

La consellera cambió ayer de opinión y señaló que, pese a que el Govern aún no ha tomado ninguna decisión, se contempla la posibilidad de pedir amparo al TC. La Generalitat apela ahora al Alto Tribunal que, justamente en junio de 2010, emitió la sentencia sobre el Estatut catalán que indicaba que «el catalán no debe ser la única lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña».

«Postura avalada»
A la espera de este posible recurso del Govern ante el TC, Rigau criticó la «ofensiva del Supremo, que se basa en la sentencia del Constitucional sobre el Estatut, contra el catalán» e insistió, una vez más, en que «no retrocederemos en nuestra política lingüística porque la Ley de Educación de Cataluña (LEC) está avalada por el Parlament». Esta ley precisamente está recurrida por el PP catalán ante el TC. En el caso de que el Constitucional falle a favor de los populares, el Govern se quedará sin escudo legal para defender su política de inmersión lingüística, vigente desde 1983.

 En la misma línea, el ex president de la Generalitat Jordi Pujol llamó a los catalanes a «reaccionar con toda la energía» ante la nueva «ofensiva contra el catalán». Pujol dijo que «no facilitar el conocimiento del catalán entre todos los niños y jóvenes de Cataluña significa condenar y residualizar» esta lengua. Según Pujol, la inmersión lingüística «no es un capricho de nacionalistas radicales, sino una necesidad para no arrinconar el catalán». 

Por su parte, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez–Camacho, defendió ayer la sentencia del TS y aseguró que «da respuesta a la realidad que se palpa a pie de calle y que es el modelo lingüístico y educativo que siempre hemos defendido».

«La normalidad de la vida de la calle se debe trasladar a las escuelas, defiende el bilingüismo integrador que es el que siempre ha defendido el PP, e impulsa el catalán y también la lengua castellana, dejando libertad a los padres para dejar que sus hijos puedan estudiar en la misma aula en catalán y en castellano», señaló la líder de los populares.

La entidad  Convivencia Cívica de Cataluña (CCC) anunció que se querellará contra Rigau y el president de la Generalitat, Artur Mas, por un delito de desobediencia a los tribunales en el caso de que incumplan la sentencia del Supremo.

CCC consideró que el «sometimiento del poder político a las decisiones de jueces y tribunales y a sus resoluciones judiciales es un principio elemental, indispensable de la democracia». Para CCC, el argumento de que la LEC blinda cualquier sentencia contra la inmersión lingüística «carece de todo fundamento jurídico».
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN