jueves, 29 junio 2017
12:55
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

Biografía / Santiago Carrillo histórico dirigente del PCE

  • Santiago Carrilo Solares, secretario general del Partido Comunista de España (PCE) de 1960 a 1982, y uno de los artífices de la transición española, nació en Gijón, Asturias, el 18 de enero de 1915.

Su padre, Wenceslao Carrillo, era militante del PSOE y UGT, y llegó a ocupar cargos directivos en el partido. Estos hicieron que la familia se trasladara a Avilés y, posteriormente, a Madrid, donde el mayor de sus cinco hijos, Santiago, cursó estudios primarios en el colegio "Miguel de Cervantes" de la capital, hasta los 13 años.

Por razones económicas, comenzó a trabajar en una imprenta en la que se editaban las publicaciones del PSOE, en la que comenzó como botones y llegó a redactor.

En 1928 ingresó en las Juventudes Socialistas (JS) de cuyo Comité de Madrid fue secretario general tres años después y en 1933 era ya secretario general de las mismas.

En diciembre de 1934 fue detenido durante una manifestación celebrada en Madrid y encarcelado hasta febrero de 1936 cuando el Frente Popular resultó vencedor en las elecciones de ese mismo mes.

En abril de ese año se unieron las Juventudes Socialistas y Comunistas, creándose la Juventud Socialista Unificada, de la que Santiago Carrillo fue su secretario general. En julio de 1936 Carrillo ingresó en el Partido Comunista de España (PCE).

El levantamiento militar del 18 de julio de 1936 le sorprendió en París y tras regresar a España, en noviembre de ese año fue nombrado comisario de Orden Público y miembro de la Junta de Defensa de Madrid. En febrero de 1937 figuraba ya en el buró político y el Comité Central del PCE.

Como delegado de Orden Público y miembro de la Junta de Defensa de Madrid, nombrado el 6 de noviembre de 1936, se le ha responsabilizado de la matanza de Paracuellos, Madrid, del 7 y 8 de ese mes, en la que un gran número de militares sublevados presos fueron asesinados cuando eran trasladados a Valencia, aunque Carrillo siempre ha defendido que fue obra de descontrolados.

En marzo de 2011, el historiador británico Paul Preston aseguró en un artículo que la responsabilidad Carrillo en la matanza de Paracuellos fue mucho mayor de lo que el ex dirigente comunista ha reconocido nunca.

En febrero de 1939, en vísperas de la caída de Barcelona, Santiago Carrillo cruzó la frontera francesa y llegó a París, comenzando así su exilio de 38 años que le llevó a viajar por la Unión Soviética, Estado Unidos, Argentina, México y Argelia, hasta que fijó su residencia en París. También pasó por períodos de clandestinidad en los que adoptó el seudónimo de "Giscard".

Terminada la guerra civil se responsabilizó de la reorganización del Partido Comunista en España y desde 1946 figuró como "delfín" de Dolores Ibárruri "La Pasionaria".

Propició el cambió de orientación del PCE a partir de 1956 con la "política de reconciliación nacional", lo que produjo una primera escisión de carácter marxista-leninista.

En el VI Congreso del PCE (1960) Dolores Ibárruri fue elegida presidenta y Santiago Carrillo, secretario general, cargo en el que permaneció durante veintidós años, consiguiendo mantener el poder contra las tendencias marxistas-leninistas (1963 y 1968), democratizadoras (1964 y 1982) o estalinistas (1971).

Su postura de independencia frente a la Unión Soviética se vio confirmada tras la invasión de Checoslovaquia por las tropas soviéticas en 1968, que Carrillo condenó. El dirigente comunista español defendió la autonomía de los diferentes países europeos para buscar su propio camino hacia el socialismo, que desembocó en el denominado "Eurocomunismo".
Respecto a España, formuló su política de pacto con todas las fuerzas antifranquistas.

El 14 de agosto de 1971, fue expulsado de Francia pero logró que, tiempo después, se le permitiera retornar; en mayo de 1972, fue expulsado de Alemania.

En 1974 creó con Rafael Calvo Serer la Junta Democrática que integraron fuerzas y personalidades políticas opuestas al régimen del general Franco.

Celebró una conferencia de prensa en Madrid el 10 de diciembre de 1976, asegurando que residía en Madrid desde el 7 de febrero de 1975. A raíz de esta conferencia, el Gobierno reiteró la orden de búsqueda y captura contra Carrillo, al que se le había negado el pasaporte español en el mes de agosto de 1976.

Fue detenido en Madrid tras una amplia operación policial, el 22 de diciembre de ese año, junto con otros siete dirigentes del PCE, y procesado por asociación ilícita. Pocos días después, el 30, fue puesto en libertad provisional, bajo fianza de trescientas mil pesetas.

En febrero de 1977, se celebró la cumbre eurocomunista en Madrid a la que, además de Carrillo, asistieron Berlinguer y Marchais.

Tras la legalización del PCE el 9 de abril de 1977, en las elecciones de junio de aquel año, el PCE obtuvo 20 escaños en el Congreso y Santiago Carrillo fue elegido diputado por Madrid. El partido le designó Portavoz parlamentario.

En el IX Congreso del PCE, fue reelegido secretario general y después participó en las negociaciones de los llamados "Pactos de la Moncloa" con el gobierno y otros partidos políticos.

En las elecciones generales de marzo de 1979 volvió a ser reelegido diputado y portavoz comunista en el Congreso, donde desarrolló una activa labor. El PCE obtuvo en esos comicios 23 diputados.

En 1981 se produjo la primera crisis del Partido Comunista tras su legalización, subsiguiente a la que había experimentado antes el PSUC catalán y el PCE vasco. Un grupo de "renovadores" que se solidarizaron con el dirigente nacionalista vasco, Roberto Lertxundi fueron expulsados del Comité Central y cinco concejales del Ayuntamiento de Madrid tuvieron que dejar sus puestos. También abandonó el PCE el diputado por Madrid, Ramón Tamames, precediendo a otros intelectuales y profesionales que estaban en desacuerdo con la organización del partido y con la rigidez de sus planteamientos.

Carrillo se impuso a este sector en el X Congreso, celebrado en julio de 1981, pero éstos no cejaron y provocaron su primera dimisión en junio de 1982. El Comité Central no se la aceptó pero sí las condiciones que puso para continuar. La crisis venía arrastrada por la pérdida de votos sufrida por el PCE en las elecciones andaluzas y en mayo se acentuó con la derrota sufrida en las generales de octubre de 1982, en las que el Partido Comunista perdió más de un millón de votos y su representación en el Parlamento quedó reducida a cuatro diputados.

El 6 de noviembre de 1982, en una reunión del Comité Ejecutivo, en la que se pidieron cambios profundos, Santiago Carrillo presentó su dimisión con secretario general y propuso para sustituirle a Gerardo Iglesias, que fue nombrado al día siguiente.

A partir de ese momento, Santiago Carrillo y sus seguidores quedaron apresados entre los "renovadores", a los que se sumó pronto el nuevo secretario general, y los ortodoxos o prosoviéticos, encabezados por Ignacio Gallego, que abandonaron el PCE para formar un nuevo partido en enero de 1984.

En el XI Congreso del PCE, celebrado en diciembre de 1983, se apreció la división existente entre gerardistas y carrillistas, que se acentuó a lo largo de 1984 y culminó durante los meses de marzo y abril de 1985 con la exclusión de Carrillo y sus seguidores de los órganos de dirección del PCE, el 15 de abril de 1985.

El mismo año, a la cabeza de un grupo de militantes, se separó definitivamente del partido y en noviembre inscribió en el registro de asociaciones políticas un nuevo grupo político, "Mesa para la Unidad de los Comunistas", formación con la que acudió a los comicios generales de junio de 1986 por el Partido de los Trabajadores-Unidad Comunista, no consiguiendo el acta de diputado. Además, Carrillo ocupó el cargo de presidente de este partido.

Tras ser candidato en las elecciones europeas del 15 de junio de 1989 y no obtener escaño, no se presentó a las elecciones generales del 29 de octubre de 1989.

Partidario de la reunificación de las familias comunistas en un solo partido con una dirección colectiva, durante años mantuvo continuos contactos con el PCE y el Partido Comunista de los Pueblos de España, sin llegar a un acuerdo, después de que las negociaciones se interrumpieran a mediados de 1988, por discrepancias sobre Izquierda Unida, entre el PCE y el PTE-UC.

Tras numerosas negociaciones, el 27 de octubre de 1991, Santiago Carrillo firmó el ingreso de los miembros del Partido de los Trabajadores de España, en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), como una corriente interna bajo el nombre de "Unidad de Izquierda". Pero Carrillo decidió no ingresar en el PSOE ya que considera que " su larga historia de dirigente comunista le da autoridad moral para sostener la posición de sus camaradas, pero le inhabilita para desempeñar cualquier papel protagonista".

Sin embargo, su mujer, Carmen Menéndez ingresó el 29 de octubre de 1991 en el PSOE, ya que según ella " Soy una militante de base, no he tenido responsabilidad en el Partido Comunista de España".

Santiago Carrillo se dedica desde entonces a escribir libros y artículos en los medios de comunicación y a dar conferencias y participar en tertulias radiofónicas, ya que se considera jubilado de militancia, pero no del mundo de la política.

En septiembre de 1994 fue intervenido quirúrgicamente por problemas de inflamación del intestino grueso, en el Hospital de la Princesa de Madrid.

Nuevamente, sus problemas de salud le llevaron a ingresar en agosto de 1997, en una clínica madrileña tras sufrir un mareo mientras descansaba en Miraflores, en la sierra de Madrid.

El 12 de agosto de 2000, fue intervenido en el Hospital Comarcal de la Axarquía, en Vélez-Málaga (Málaga), durante tres horas, a causa de una hemorragia digestiva, cuando disfrutaba de unos días de descanso. Recibió el alta médica el 21 de agosto.

El 11 de mayo de 2004, fue ingresado en el Hospital Clínico de Madrid con un cuadro anémico, de carácter no grave. Volvió a ingresar en junio de 2008, a causa de una arritmia.

Santiago Carrillo ha recibido numerosos reconocimientos por su actuación política durante la transición. El 12 de febrero de 2001, fue galardonado junto con el presidente de la Xunta, Manuel Fraga, por la revista "Cambio 16" como personas que hicieron posible la Transición, dentro de los galardones que concedió el semanario a las personalidades más destacadas de 2000.

El 19 de noviembre de 2002, recibió el Premio Fernando Abril Martorell por su "decisiva contribución a la transición" democrática en España.

En la tarde noche del 16 al 17 de marzo de 2005, recibió en Madrid un homenaje con motivo de su 90 cumpleaños, al que asistieron destacadas personas del mundo social, cultural y político, entre las que se encontraba el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El 20 de octubre de 2005 fue investido doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid.

El 17 de enero de 2008 fue galardonado por la Fundación Sabino Arana, por "su contribución en el restablecimiento de la democracia" en España tras la dictadura de Franco.

El 5 de diciembre de 2008 el Consejo de Ministros le concedió la Medalla al Mérito del Trabajo.

En 2005, año de su noventa aniversario, Carrillo también fue objeto de distintas agresiones, como la sufrida el 16 de abril en la librería Crisol de Madrid, mientras se presentaba el libro "Historias de las dos Españas" del historiador Santos Juliá, o los incidentes provocados en la Autónoma durante el acto de su investidura como doctor. En todos ellos se le acusaba de "genocida" y se recordaba a los muertos de Paracuellos del Jarama durante la Guerra Civil.

Sin embargo, en diciembre de 1998 el Juez Garzón, de la Audiencia Nacional, rechazó la querella presentada por la Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Genocidio en Paracuellos del Jarama (Madrid) contra Carrillo por los delitos de genocidio, torturas y terrorismo, y destacó la "mala fe procesal y de abuso del derecho" por parte de los denunciantes, por lo no admite recurso alguno contra esa resolución.

En febrero de 2006 fue insultado por grupos de jóvenes ultraderechistas, mientras participaba en diferentes actos con motivo del 25 aniversario de la intentona golpista del 23-F (1981).

Durante la jornada sobre la Ley de Memoria Histórica celebrada en el Congreso de los Diputados, el 19 de octubre de 2007, el ex secretario del PCE aseguró que la derecha actual es la misma que la de 1936, que se sigue basado en las mismas ideas sobre el nacionalismo español y el catolicismo.

Al margen de la política, Carrillo ejerció la profesión de periodista desde los 16 años cuando era redactor municipal de "El Socialista" pasando por redactor de Cortes de "Tribuna" y director de la revista "Renovación". En 1984 renovó su carné de periodista y pasó a dirigir el semanario "Ahora". El 24 de abril de 1994 fue elegido miembro de honor de la Agrupación de Periodistas de la UGT y en junio de 2005 fue homenajeado por la Asociación de la Prensa de Madrid.

Es autor de numerosos libros sobre política entre los que figuran: "Un futuro para España", "Libertad y socialismo", "Eurocomunismo y Estado"(1977), "El año de la Constitución"(1978); "Memorias de la Transición"(1983); "El año de la peluca" (1987), o "Memorias"( 1993).

En octubre de 1996, presentó "Un joven del 36", editado por Planeta en su colección "La España Plural", y el 20 de marzo de 2003, "La memoria en retazos". En 2008 publicó un libro sobre Dolores Ibárruri, titulado "Dolores Ibárruri. Pasionaria, una fuerza de la naturaleza" y otro titulado "La crispación en España. De la Guerra Civil a nuestros días".

El 6 de abril de 2010 presentó su libro "Los viejos camaradas" y el 18 de enero de 2011, día en el que cumplía 96 años, Carrillo presentó un nuevo libro "La difícil reconciliación de los españoles". El exsecretario general del PCE lamentó la "mentalidad medieval" que aún tiene la Iglesia española.

En 2011 participó en los actos de recuerdo del treinta aniversario del golpe de Estado del 23-F.
En junio de 2011 fue nombrado hijo predilecto de Gijón.

Santiago Carrillo escribe en las páginas de opinión del diario El País y participa semanalmente en una tertulia política, llamada "la tertulia de sabios" en el programa "La ventana" de la cadena SER.

En abril de 2009 se presentó en el Festival de Cine de Málaga un documental sobre su vida, titulado "Últimos testigos: Fraga Iribarne y Carrillo, comunista", dirigido por Manuel Martín.

En 2008 pasó por el hospital en dos ocasiones por una insuficiencia cardiaca leve, en octubre de 2011 estuvo dos días ingresado por una infección urinaria y el 19 de abril de 2012 fue intervenido de apendicitis. Repuesto, de nuevo el 17 de julio, y por espacio de dos días, permaneció ingresado en un hospital de Madrid a causa de un problema de riego sanguíneo.

Está casado con Carmen Menéndez y tienen tres hijos: Santiago, Jorge y José. Este último fue elegido rector de la Universidad Complutense el 11 de abril de 2011.

SIGUENOS EN LA RAZÓN