MENÚ
jueves 21 septiembre 2017
15:17
Actualizado

Por una escuela saludable

Uno cada diez niños españoles tiene sobrepeso según las últimas estimaciones de la OCDE

R.V.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de junio de 2017. 11:36h

Comentada

ETIQUETAS

Descubriendo el huerto con Clecito», es la última campaña impulsada por la compañía Clece, filial de ACS. Con ella, pretende concienciar a más de 4.000 escolares de centros públicos de Salamanca sobre los beneficios que reporta a la salud la ingesta habitual de verduras para un crecimiento saludable.

Para lograrlo, Clece ha repartido en todos los comedores macetas biodegradables que incluyen tierra y cuatro variedades de semillas –habas, alubias, lentejas y garbanzos–. Con ello, se ha conseguido que los más pequeños participen en el proceso de plantado y cuidado de las mismas, al tiempo que se ha fomentado la participación y el trabajo en equipo, tanto en el comedor como en los propios hogares.

La campaña, que se ha desarrollado desde abril y hasta junio, se ha clausurado hoy en un acto celebrado en el CEIP San Mateo de Salamanca con la participación de Jesús Laborda Melero, Director Provincial de Educación de Salamanca.

Por toda esta labor, Laborda quiso felicitar a esta compañía que apuesta por los buenos hábitos alimenticios entre los más pequeños: «Cuidar de la salud de los chavales y garantizar una alimentación sana en los centros educativos es una iniciativa magnífica. Quiero felicitaros, esperando que iniciativas de este tipo sigan en el futuro con el mismo éxito».

«Lo más importante es el mayor grado de sensibilización que hemos conseguido en torno a la importancia de consumir verduras, los productos de la huerta son imprescindibles para una dieta sana», afirma a su vez Estíbaliz de Frías Madero, jefe de servicio de Clece y responsable del proyecto.

Fomentar buenos hábitos

Uno de cada diez niños españoles tiene sobrepeso, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En concreto, un 26% de los niños y un 24% de las niñas tienen sobrepeso en toda España, mientras que el resto de países de la OCDE un 23% de niños y un 21% niñas lo sufren.

Para intentar poner coto a esta lacra, el servicio de comedor que ofrece Clece no se limita al momento de la comida, sino que abarca el momento anterior y posterior donde se fomenta la práctica de buenos hábitos para poder llevar una vida sana. Así, más allá de los requisitos técnicos del contrato, la propuesta de Clece incluye el desarrollo de un Programa de Actividades Educativas así como de ocio y tiempo libre, para llevar a cabo durante ese tiempo anterior y posterior a la comida que gira en torno a la mascota «Clecito», un simpático koala que es la mascota de todas las escuelas infantiles de Clece.

Hábitos saludables

Dicho programa de actividades educativas persigue los siguientes objetivos entre los más pequeños: conocer la variedad de los alimentos; adoptar hábitos saludables relacionados con la comida; promover buenos hábitos en la mesa; estimular el consumo de alimentos saludables; tener una dieta variada y equilibrada y trabajar los beneficios de los menús para la salud y contribuir a una formación personal integral a través del juego.

«En Clece nos hemos propuesto cada año desarrollar actividades con los más pequeños para inculcarles hábitos de vida más saludables. Y no sólo de ingesta de alimentos, sino también de higiene, saber estar en la mesa, aseo, etc., pequeños hábitos y costumbres que se deben de interiorizar desde niño», explica Estíbaliz de Frías.

«La actividad ha sido muy bien acogida por los más pequeños. Se han hecho fotos junto a Clecito comiendo verduras, recolectando verduras en el huerto de los abuelos, plantando las semillas, incluso cocinando platos como pisto, al estilo ‘‘master chef’’», añade.

Cada viernes a un niño de la escuela infantil se le hizo entrega de la mascota de peluche para su cuidado, con la idea de que estuviera con él durante una semana.

Durante ese tiempo, tenía que demostrarle al koala Clecito que le gustaban las verduras cocinando con él, comiéndolas, haciéndose fotos junto a la mascota y su plato, o en en el mercado comprando verduras, o incluso en el huerto de los abuelos recolectando algunas de ellas», explica Estíbaliz de Frías.

El programa comenzó en 2014 con la campaña «Clecito come conmigo», en la que se presentó la mascota a los escolares convirtiéndolo en un miembro más del comedor. Y en 2015, al curso siguiente se desarrolló la iniciativa «¡A comer pescado con Clecito!».

«El año que viene seguiremos haciendo algún otro proyecto fomentando la ingesta de alimentos saludables y enseñando buenos hábitos a los más pequeños», concluye.

Desde septiembre del año 2014 Clece es adjudicataria del contrato de gestión del servicio público de los comedores escolares de los Centros Públicos de Educación de la provincia de Salamanca. En total gestiona 62 comedores escolares de los cuales 16 tienen cocina in-situ y 46 son catering en línea fría.

En este curso escolar, cabe señalar además la fuerte apuesta que ha hecho por la empleabilidad local y la integración social de colectivos socialmente desfavorecidos como personas con discapacidad, personas en riesgo de exclusión social, mujeres que sufren violencia de género y jóvenes desempleados de larga duración.

Este fuerte compromiso social de Clece ha hecho posible que, este año, en el que la compañía cumple su 25 aniversario, un 9,6 por ciento de su plantilla proceda ya de estos colectivos.

Y es que de sus 71.982 empleados a nivel nacional, 6.926 trabajadores son de integración.

En el caso de Salamanca, Clece cuenta en total con 535 empleados, de los cuales el 9,5 por ciento son personas procedentes de colectivos vulnerables. Concretamente, en el servicio que ofrece esta compañía a los 62 comedores de Salamanca, Clece cuenta con un 22 por ciento de trabajadores procedentes de estos colectivos.

Contenido relacionado

  • 1
  • 2
  • 3

Red de Blogs

Otro blogs