MENÚ
domingo 19 noviembre 2017
18:30
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Ferrera y Talavante, a hombros en el segundo festejo de la Feria de Salamanca

Antonio Ferrera y Alejandro Talavante han abierto esta tarde la puerta grande de la plaza de toros La Glorieta tras cortar dos orejas cada uno en el segundo festejo de la Feria de Salamanca, en el que Cayetano Rivera, al que le ha tocado el peor lote, se ha ido de vacío

  • Imagen de archivo de Alejandro Talavante
    Imagen de archivo de Alejandro Talavante
Efe.  Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

13 de septiembre de 2017. 21:15h

Comentada
Efe.  Madrid. 13/9/2017

FICHA:

Toros de Hermanos García Jiménez, desiguales en su conjunto. El primero y el quinto han ofrecido más posibilidades a los diestros.

Antonio Ferrera, oreja y oreja.

Alejandro Talavante, ovación y dos orejas.

Cayetano Rivera, silencio y palmas.

La plaza ha registrado más de media entrada en tarde soleada y con viento. Ha presenciado la corrida el duque de Alba, Carlos Fitz-James-Stuart, y su hermano Cayetano.

FERRERA Y TALAVANTE CONECTAN CON EL PÚBLICO

Con su primero, un toro manejable, con entrega y movilidad, Antonio Ferrera mostró el momento en el que se encuentra. Estuvo bien en todos los tercios brillando en banderillas y muy lucido con la muleta. El público le premió con una oreja.

A su segundo, un toro irregular en la embestida, aunque manejable, el diestro pacense le hizo una faena muy lucida. Le mandó al desolladero tras una estocada que no fue suficiente, por lo que tuvo que recurrir al descabello no sin antes escuchar un aviso. Cortó otra oreja, lo que le abrió la puerta grande de La Glorieta.

Alejandro Talavante estuvo voluntarioso ante un toro manso, muy aquerenciado y que fue pitado en el arrastre. Mató de una estocada con derrame y fue ovacionado por el público.

Con su otro enemigo, un toro noble, se lució por ambos pitones destacando una tanda por la izquierda. Tras dejar una estocada casi entera, fue premiado con dos orejas.

Cayetano Rivera pechó con el peor lote. En su primero, tercero de la tarde, lo intentó por los dos pitones. Con la espada estuvo mal y tras varios pinchazos tuvo que descabellar. La plaza silenció su actuación. Con el que cerraba plaza puso voluntad, pero no pudo ser. Mató de una estocada y escuchó palmas.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs