• 1

Toulouse mira al cielo

La mítica «Ciudad del Espacio» y destino de altos vuelos se convierte en veinteañera y lo celebra durante el año 2017 por todo lo alto

  • Image
Manena Munar.  Toulouse.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de octubre de 2017. 08:03h

Comentada
Manena Munar.  Toulouse. 20/10/2017

El que Toulouse lleve un siglo «volando» no es una casualidad. Ya uno de sus hijos, Clément Ader, construyó la primera máquina voladora en 1886 con motor a vapor. Durante la Primera Guerra Mundial, la situación de Toulouse, lejos del frente, le convirtió en un lugar idóneo para el desarrollo de la industria aeronaútica. Poco después, en 1918, Pierre- Georges Latécoère montó su fábrica de aviones con capacidad de montaje de seis aeronaves al día y fundó la Aeropostal para envíos postales, con ruta primero hacia Dakar y más tarde a Suramérica.

Toulouse, capital europea de la aviación civil, es la sede central de Airbus. En la nave de 7.500 m2 del Museo Aeroscopia, gestionado por Manatour, el viajero disfruta de un extraordinario recorrido por el mundo de la aviación, entrando en el ballenado Super Guppy SGT, en el supersónico Concorde o rememorando aquellos tiempos cuando en 1909 el Blériot XI con su aspecto de libélula y su asiento de mimbre fue el primero en atravesar el Canal de La Mancha. Tras un vistazo a la tienda llena de atractivos motivos aeronaúticos, la visita a la fábrica de Airbus y al recinto de Ailes Anciennes se convierten en el complemento ideal para dar alas al mundo aeronaútico de Toulouse, «la ciudad rosa», apelativo que le han otorgado sus construcciones de ladrillo.

Los pilotos Aeropostales

Toulouse es una ciudad alegre y festiva , dorada por la luz cálida del Midi y bañada por el Río Garona y los canales Midi y Brienne. Paseando por sus rosáceas calles se observan trazos de eras romanas con Augusto de Emperador, se manifiesta el gótico meridional propio de la región en la catedral de Saint-Ettinene y se contemplan los palacetes renacentistas salpicados por estatuas neoclásicas. El camino de Santiago hace acto de aparición en la basílica de Saint-Sernín, mientras que la inquisición se deja sentir en el convento de los Jacobinos, una maravilla del gótico minimalista por el que también desfilaron cátaros, y hasta caballos, cuando en tiempos de la Revolución Francesa acabó convertida en cuadra de caballería. Los torreones de algunas mansiones hablan del «Pays de la Cocagne» cuando el pigmento azul pastel extraído de las bolas de hojas secas «coques» de la Isatis Tinctoria cultivada durante el Renacimiento para el tinte de textiles enriqueció al «Pays de Cocagne», que comprendía Toulouse, Albi y alrededores.

La plaza del Capitolio con trazos del Renacimiento italiano condensa la esencia de Toulouse, su color y hasta su sabor en los muchos cafés que la bordean, como el Café Florida, donde bajo su decoración Art-Decó se reunían los tertulianos exiliados de la guerra civil española, tema al que aluden los frescos en los techos de los arcos de la insigne plaza, donde, junto a la «Muerte de un Miliciano», de Robert Capa, y el «Guernica», de Picasso, se observan episodios y personajes representativos de la ciudad occitana, entre otros a Carlos Gardel, supuestamente oriundo de Toulouse. Coronan la plaza el edificio del Ayuntamiento y el Teatro Nacional y aún en sus aledaños se encuentran edificios míticos como puede ser el Hotel Le Grand Balcon, antigua parada y fonda de los pilotos de la compañía Aeropostal que hoy con sus murales de nubes y sus fotografías rinde homenaje a aquellos hombres que dieron la vida cuando volaban Toulouse-Dakar, entre ellos, el famoso escritor Antoine de Saint- Exupéry cuya habitación sigue tal y como la dejó el autor de «Tierra de Hombres» y «El Principito».

Ciudad del espacio, sede del trigésimo congreso mundial de astronautas

Toulouse no sólo se conformó con el cielo terrestre sino que quiso aventurarse más allá y en los años sesenta acogió la sede del CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales). En 1997 se inauguró la Ciudad del Espacio, parque temático de 3,5 hectáreas cuyos 2.000 m2 de exhibición están dedicados a la conquista espacial con orientación lúdica y pedagógica, en colaboración con agencias espaciales, empresas y centros de investigación. Niños y adultos pueden adentrarse por unas horas en los misterios del espacio, flotando en la ingrávida luna, contemplando la imitación de la lanzadera Arianne o paseando por la estación soviética Mir. Además, este año, con motivo de su vigésimo aniversario, la Ciudad del Espacio ha organizado una exposición llamada «Venid a compartir mi vida de ...Astronauta», donde se sigue el día a dia en la estación espacial internacional (ISS) del astronauta francés Thomas Pesquet , alumno del Instituto Superior de Aeronaútica de Toulouse. Como colofón de sus celebraciones, esta semana Toulouse y la Ciudad del Espacio han celebrado el trigésimo Congreso Mundial de Astronautas que cuenta con 400 miembros de 37 países, cada uno de ellos ha efectuado una órbita de la tierra en una nave espacial.

¿Cómo llegar?

Iberia Express y Ryanair, que tiene base propia en Toulouse, ofrecen frecuencias diarias Madrid-Toulouse.

¿Dónde dormir?

Le Grand Balcon Hotel Toulouse, de inmejorable situación al lado de la plaza del Capitolio, rememora los tiempos del Aeropostal en cada detalle. Es cómodo, acogedor y diferente. Altamente recomendable. www.grandbalconhotel.com.

¿Dónde comer?

Emile. Su chef Christophe Fasan ha sido titulado por la mejor Cassoulet de Francia. Más información en la web www.restaurant-emile.com.

Sandyan. El concepto del chef Yannick Delpech (restaurante L´Amphitryon con 1 estrella Michelín) ofrece una gastronomía cuidada y saludable en su restaurante y unos pasteles atractivos y deliciosos en su pastelería de la planta baja. www.sandyan.fr.

Pistas

Se aconseja comprar la Toulouse City Car .https://www.getyourguide.es/toulouse-l288/toulouse-city-card-t74586/

Más información en www.toulouse-tourisme.com.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs