La batería modular que acumula energía en el propio domicilio

Solarwatt presenta su nuevo sistema de almacenamiento inteligente para autoconsumo. La compañía, que acaba de aterrizar en España, espera que se instalen 5.000 unidades anuales

  • Solarwatt es uno de los fabricantes europeos que vuelve a crecer. Concretamente han incrementado sus ventas un 30% el último año
    Solarwatt es uno de los fabricantes europeos que vuelve a crecer. Concretamente han incrementado sus ventas un 30% el último año

Tiempo de lectura 4 min.

09 de mayo de 2017. 17:23h

Comentada

Acaban de presentar en Berlín su nueva batería de almacenamiento y, aunque algunos les consideran la competencia europea de Tesla, el presidente en España de Solarwatt, Ernesto Macías, se encarga de recordar que su empresa y la del americano nacieron más o menos a la par. «En Alemania hace cuatro años se dieron cuenta de que si pudieran guardar parte de la energía en una batería para usarla por la noche les saldría más a cuenta que seguir cobrando de la red. Ahí es cuando empieza poco a poco este sector, aunque usar batería para almacenar sistemas fotovoltaicos se ha hecho toda la vida en electrificación rural. De hecho, mucho conocimiento de electrónica y software se ha recogido de ahí para hacer una mejor gestión en el primer mundo, el del derroche. Ahora Australia, Estados Unidos y Alemania se han convertido en los tres grandes mercados porque hay un parque preexistente de instalaciones», dice.

La empresa alemana aterrizó el pasado otoño en España, porque ven posibilidades de construir hasta 5.000 instalaciones anuales, tanto ellos como otros competidores. A pesar de la actual legislación o junto a ella creen que va a haber una eclosión fotovoltaica. «En Alemania de media el coste de producción es un 40% más que en España, porque aquí hay un 40% más de radiación. En España estamos desaprovechando el sol. Aun así, el autoconsumo no está parado; hay una enorme confusión. La ley que hay aquí no es buena, porque pone cortapisas, pero para cierta tipología de instalaciones no representa ninguna barrera. Una instalación de paneles fotovoltaicos con batería tiene un cierto nivel de sofisticación tecnológica y no es barato. Hay una parte fashion en decir «tengo una central eléctrica en casa». Tener una batería es como tener un electrodoméstico que en vez de gastar produce electricidad», explica Macías.

Las ventajas que tiene su nueva batería son tres: «La gracia que tiene es que optimiza la producción fotovoltaica. Es muy diferente a la de Tesla, pero responde al mismo criterio. Lo que hace es guardar la electricidad cuando se necesita. El reto de la batería es sobre todo la eficacia e inteligencia gestionando tanto la entrada como la salida de la energía, es decir, la demanda. La propia batería se comunica con un aparato que se llama inversor y a la vez con otro aparato que se llama Energy manager, que es un gestor de la energía que avisa cuando la batería está totalmente cargada o hay energía disponible. En esos momentos que tiene exceso de capacidad se aprovecha la energía para otra cosa, por ejemplo crear hielo. El segundo reto es que esa batería sea más fiable y segura, algo que se asegura porque Solarwatt produce todos lo elementos, también los paneles. La tercera ventaja es la durabilidad y garantía, que en nuestro caso es de diez años (y 30 años en el panel solar). La vida útil de una batería puede superar los 16 años, pero depende de cómo la cargues, etc. A diferencia de lo que te ocurre en el móvil si usas mal la batería, aquí es el sistema el que no te deja maltratarla. Tiene sistemas que garantizan la seguridad en la gestión, lo que significa que la batería dura más y de forma más eficiente», explica Macías.

Amortización

Una instalación puede costar entre 5.000 y 15.000 euros. La amortización estaría en torno a los diez años de media, pero depende de muchos factores. «Hay que decir que en el tema de la energía hay camino por recorrer, porque cuando alguien se compra una lavadora nadie hace un estudio de mercado por el payback. Hay falta de conocimiento y confusión en el mercado; nuestro reto es explicar a los clientes que pueden hacer esta inversión, ya que de media van a autoconsumir un 80%. El resto será de la red, primero por climatología y segundo porque para estar bien dimensionadas las instalaciones tienen que contar con ella. Si no, tienes que sobredimensionarlas y gastar mucho para minimizar ese 20%. Ahora mismo las circunstancias favorecen al pequeño comercio, industria o almacén y particular que tiene una casa privada y una potencia contratada de menos de 10 kW. Ellos son nuestro clientes. En 4 años tendrá sentido hacer instalaciones comunitarias, aunque de momento el mercado está en el sector de la obra nueva» continúa el representante de la compañía en España.

Otra ventaja que va a tener este despliegue en Europa y en España es que «se podría recuperar mucho empleo; en el sector fofotovoltaico había 100.000 ocupados y se ha bajado hasta menos de 20.000. No se puede parar una marea como ésta porque la tecnología va para allá de las decisiones administrativas. Igual pasó con los móviles. Todo está a favor nuestro. La tecnología ya la tenemos, es una decisión política. Se trata no de revolucionar sino de evolucionar hacia un sistema de generación distribuida, donde la gestión es más celular, doméstica, interconectada con una red inteligente. La tendencia va hacia lo que se hace en los países pobres: no desaprovechar ni un solo vatio; allí las baterías no sólo almacenan sino que saben cómo aprovechar al máximo. En estos últimos años, la energía solar se ha convertido desde el punto de vista de la generación en la energía más barata. Estamos trabajando en el Global Status Report 2017 pero ya en el 2016 salí que en 2015 la más de la mitad de la potencia instalada en el mundo era eólica y fotovoltaica. Y más o menos 50.000 MW para cada una. Este año la solar ha llegado a 70.000 MW. Un ejemplo del cambio de tendencia es China», concluye Macías.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs