• 1

«Estamos más cerca de cronificar el cáncer de próstata»

Bernardino Miñana / Co-director del Departamento de Urología Clínica Universidad de Navarra

  • Bernardino Miñana / Co-director del Departamento de Urología Clínica Universidad de Navarra
    Bernardino Miñana / Co-director del Departamento de Urología Clínica Universidad de Navarra / Gonzalo Pérez

Tiempo de lectura 4 min.

16 de octubre de 2017. 15:28h

Comentada
Eva S. Corada 16/10/2017

-¿Por qué sigue siendo tabú para los hombres acudir al urólogo?

-En general, cada vez lo es menos en la medida que aumenta el nivel cultural de la sociedad y el acceso a la información a través de las nuevas tecnologías.

-¿A qué edad es recomendable empezar con las visitas?

-A cualquier edad siempre que se observe la presencia de síntomas sugerentes de enfermedades urológicas como son los problemas relacionados con la micción, dolor en región pubiana o lumbar, presencia de sangre en la orina, disfunción eréctil, etc. Si nos centramos en el diagnóstico precoz del cáncer de próstata, se recomiendan las primeras revisiones a partir de los 50 años o antes si se tiene antecedentes familiares directos.

-¿Hasta qué punto es importante la prevención?

-El cáncer de próstata no podemos prevenirlo porque desconocemos sus causas primarias. Lo único que podemos hacer es diagnosticarlo lo más precozmente posible, de forma que lo detectemos en fases tempranas en la que es perfectamente curable con los menores efectos adversos. Por ello son tan importantes las revisiones a tiempo.

-¿Qué avances tecnológicos destacaría en el campo del diagnóstico?

-Sin duda, la aplicación de la resonancia magnética multiparamétrica. Hasta ahora, el cáncer de próstata era considerado el único tumor sólido que no era visible por técnicas radiológicas por lo que procedíamos a realizar biopsias al azar de la glándula. Hoy en día sabemos que algo más del 80% pueden ser visualizados con la resonancia. Esto es muy importante porque podemos dirigir las biopsias hacia las zonas sospechosas empleando tecnología de fusión de imágenes muy precisa aumentando el rendimiento y la fiabilidad de las muestras obtenidas. Además, nos abre el paso a tratamientos focales dirigidos que permiten evitar los efectos indeseables de los tratamientos radicales.

-En ocasiones se produce lo que se ha llamado un «sobrediagnóstico» del cáncer de próstata. ¿Cómo se puede contrarrestar esta situación?

-En mi opinión el sobrediagnóstico (esto es, el diagnóstico innecesario) no es el problema fundamental ya que es un aspecto inherente a los métodos diagnósticos empleados en los tumores más prevalentes como la próstata, mama y el colon. Lo realmente relevante es que no se acompañe de un sobretratamiento, es decir, de un tratamiento innecesario o excesivo. Por ello son tan importantes los avances diagnósticos antes referidos, ya que nos permiten diferenciar, con mayor precisión, entre aquellos pacientes a los que sería necesario tratar (y de qué manera) de aquellos que no lo sería, al menos de forma inmediata.

-Durante el Congreso Nacional de Urología, celebrado hace unos meses en Sevilla, se presentaron los resultados de los estudios Latitude y Stampede, de los que dijo, «van a suponer un cambio radical en el tratamiento de los pacientes con cáncer de próstata avanzado». ¿Por qué?

-Estos estudios han puesto de manifiesto que la supresión androgénica máxima (eliminar las hormonas masculinas) con acetato de abiraterona aplicada desde el inicio del diagnóstico en aquellos pacientes con tumores metastásicos más avanzados y agresivos ofrece los mejores resultados en términos de supervivencia. Esto es importante por varios motivos: en primer lugar, porque confirma que es un tumor que depende de los andrógenos para crecer, incluso en los casos más agresivos, y que ese puede ser su talón de Aquiles quizás en fases más precoces; en segundo lugar, porque este tratamiento se empleaba en fases más avanzadas y, al adelantarlo en el tiempo, hace más complejo decidir qué tratamiento es el más apropiado cuando el tumor progrese; por último, se trata de tratamientos orales con excelente tolerancia y que se aplican en el propio domicilio sin necesidad de desplazarse al hospital, lo cual confiere una mayor autonomía a los pacientes durante un tiempo más prolongado.

-¿Cree que, a medio plazo, se conseguirá cronificar el cáncer de próstata?

-Estamos asistiendo a tantos avances en tan corto espacio de tiempo que cada vez estamos más cerca, aunque aún no lo vemos en el horizonte.

-¿Qué otras novedades a corto medio plazo nos esperan en este área?

-En mi opinión, junto a la introducción de nuevos fármacos eficaces, serán aquellas que nos permitan, en virtud de la presencia de determinados marcadores en sangre o en muestras de biopsia, conocer cuál es el tratamiento ideal para cada paciente concreto y en cada fase de la enfermedad. De esta forma, se podrá optimizar el tratamiento obteniendo los mejores resultados de supervivencia con la mayor calidad de vida y con un uso eficiente de los recursos.

PERFIL

-Es, desde hace dos meses, director del Departamento de Urología de la Clínica Universidad de Navarra en Madrid. Previamente, y durante 21 años, fue jefe de Servicio de Urología del Hospital Morales Meseguer de Murcia y director de Corporación Urológica del Mediterráneo durante cuatro años.

-Director de la Cátedra de Urología del Grado de Medicina de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) desde hace cuatro años. En la actualidad se incorpora a la Universidad de Navarra.

-Miembro de la Asociación Española de Urología, donde fue coordinador del Grupo de Oncología Urológica.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs