La sinrazón

Desde este blog quiero defender valores que hoy están en crisis. Valores como el esfuerzo, el mérito, la capacidad y la igual de oportunidades. Y todo ello, lo haré siempre con la libertad por bandera.

  • Image

Espejismo en Gran Vía

true

Sobre el autor

Sergio Brabezo

Soy licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Barcelona, tengo estudios financieros en la Universidad de Pensilvania, en EE.UU y un Máster en Comunicación.

La incoherencia de Carmena es total. Esta vez, lo vemos reflejado en sus contradicciones sobre la Gran Vía. La información oficial sobre las modificaciones de esta calle es escasa y los desmentidos son continuos. El gobierno morado anunció recientemente que cortaría el tráfico en esta arteria principal de forma permanente a partir de las Navidades. En menos de 24 horas, el ayuntamiento se desmintió a sí mismo. Eso sí, previamente culpó a los periodistas de una interpretación errónea de sus palabras. Le recuerdo a la alcaldesa que una pésima comunicación e información son garantía de fracaso en cualquier toma de decisión.

La medida estrella de Carmena para acabar con la contaminación y mejorar el tráfico de Madrid se reduce a Gran Vía. He manifestado en innumerables ocasiones que esta acción es más estética que efectiva. Una medida paupérrima ya que el conjunto de calles del centro sólo acumulan el 1% de los recorridos del tráfico. Nadie discute que conseguirán una bonita foto; habrá peatones donde antes se veían coches. Sin embargo, no enseñarán el problema que provocará en las calles adyacentes. Esta medida es como ocultar el polvo bajo la alfombra.

Llama la atención que Carmena siempre ha hablado de “peatonalización”. Sin embargo, la Gran Vía no va a convertirse en una calle como Preciados o Fuencarral. Todo parece que Ahora Madrid intenta confundir a los madrileños haciéndoles creer que podrán pasear por el centro de la Gran Vía. Esto debe definirse como una “tergiversación intencionada”.

Madrid es una ciudad de más de 3 millones de habitantes que carece de un efectivo plan de movilidad. Ahora Madrid trata la movilidad de manera reduccionista y simplista: modifica las calles de manera puntual y aislada cuando en realidad debería tratar Madrid como un todo. Además, el actual gobierno del Ayuntamiento de Madrid sufre de “policefalia”. Hasta tres concejales distintos tienen competencias en materia de movilidad, dificultando la toma de decisiones equilibradas y conscientes. Como consecuencia, los madrileños somos víctimas de la “ego-estructura” de Ahora Madrid.

Por las razones expuestas, pido que cesen las medidas sensacionalistas por parte de los morados y pasemos a las acciones efectivas. No es posible seguir con el plan de movilidad de Ahora Madrid ya que las medidas simplistas de Carmena agravan los problemas de contaminación y empeoran la movilidad. Madrid no necesita espejismos, sino claridad, realismo y determinación.

Contenido relacionado

Red de Blogs

Otro blogs

Últimas noticias