miércoles, 23 agosto 2017
02:24
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Fútbol

Fútbol / Liga 1,2,3

El Getafe supera al Huesca y jugará la final por el ascenso a Primera

  • El conjunto oscense se despide así de su sueño con dignidad tras completar una temporada espléndida

El defensa del Getafe Juan Cala celebra su gol frente al Huesca
El defensa del Getafe Juan Cala celebra su gol frente al Huesca

El Getafe ganó 3-0 al Huesca y jugará la final de las eliminatorias por ascender a Primera División después de superar un partido farragoso, con muchas interrupciones y con acciones feas que embarraron un duelo que se llevó con claridad el conjunto madrileño.

Después del 2-2 del choque de ida, en el que el Getafe desperdició una ventaja de dos tantos cuando quedaban 15 minutos para el final, el Huesca, envalentonado por el heroico empate que consiguió al final, se citó ante la historia con muchas ganas.

Si fue histórico el primer encuentro, el segundo también lo iba a ser. Pasar a la final para luchar por subir a Primera División era una gesta para los hombres de Juan Antonio Anquela, que antes del inicio del duelo reconoció encontrarse frente al partido más importante de su carrera.

El Huesca tenía la obligación de salir a marcar por lo menos un tanto. El Getafe, uno de los gallos de la categoría, podía afrontar el encuentro con más tranquilidad.

Tanto Anquela como José Bordalás retocaron sus alineaciones y el primero puso experiencia en el centro de la defensa con Iñigo López, premió al brasileño Vinícius Araújo y colocó a David López en el lugar de Álvaro Vadillo.

Mientras, el técnico del Getafe cambió a sus dos extremos y sentó a Chuli y a Fuster. Buscó más electricidad en las ayudas de Dani Pacheco y Álvaro Jiménez, y lo consiguió. Además, unas molestias en el calentamiento de Sergio Mora provocaron la salida inesperada del argelino Mehdi Lacen. Al final, cada equipo salió al campo con tres cambios.

Éstos no surtieron efecto en el beneficio del fútbol en una bochornosa tarde de verano. En la primera parte, muy táctica y deslucida por las continúas faltas de ambos equipos, apenas hubo oportunidades. Salvo dos acercamientos por una banda de Samu Saiz y de Akapo para el Huesca, las verdaderamente importantes fueron para el Getafe.

Y las consiguió de la única manera posible, a balón parado. Era la única opción por los continuos parones que sufrió el choque. Y, en una de ellas, en el minuto 37, acertó Juan Cala para abrir el marcador.

Antes del tanto del defensa del Getafe, lo intentó Pacheco con una falta que casi sorprendió a Sergio Herrera; también pudo marcar el argentino "Cata" Díaz con un cabezazo a la salida de un córner que salvó el portero del Huesca; y el argentino Alejandro Faurlín, otra vez en un saque falta envenenado que botó delante de Herrera, estuvo a punto de abrir el marcador.

Fue una genialidad de Lacen en una jugada preparada la que propició el 1-0. El argelino elevó sutilmente la pelota por encima de la barrera, Jorge Molina sorprendió a la defensa y asistió a Cala para que empujara la pelota. Fue un gol merecido para el Getafe, que se marchó al descanso con una ventaja casi definitiva.

El Huesca tenía que marcar dos goles para clasificarse y, al contrario que en el encuentro de ida, no lo logró. Los nervios hicieron acto de presencia en el equipo aragonés y hasta un cambio de David López provocó un enfrentamiento con su entrenador. Las quejas del primero por ser sustituido provocaron el enfado de Anquela, que chocó su cabeza con la de López.

En medio de ese jaleo, el Getafe siguió a lo suyo y pudo hacer el segundo por medio de Cala, que desaprovechó un magnífico pase de Álvaro desde la banda derecha cuando tenía toda la portería casi vacía para él.

Ese error no frenó a los hombres de Bordalás, que se centraron en sentenciar la eliminatoria y lo consiguieron con los tantos de Pacheco, con un disparo desde fuera del área, y de Álvaro Fuster, que cumplió en un mano a mano.

El 3-0 acabó con todo, incluso con la dignidad de algún jugador, como Iñigo López, que escupió en la cara a Juan Cala durante una tangana entre varios jugadores cuando el partido agonizaba. Esa acción desafortunada no cambió nada, sólo sirvió para añadir otro mal gesto en un partido feo y el Getafe estará en la final por el ascenso. Su rival, el Huesca, se despidió de su sueño con dignidad tras completar un curso espléndido.

EFE

Vídeos

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs