MENÚ
martes 12 diciembre 2017
09:15
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Razones para creer

Rafa arranca la temporada con dos triunfos de prestigio y físicamente mejor que años anteriores: «Puedo competir por cosas importantes».

  • Image
Mariano Ruiz Díez. 

Tiempo de lectura 4 min.

30 de diciembre de 2016. 22:10h

Comentada
Mariano Ruiz Díez.  30/12/2016

Carlos Moyá se ha unido al «clan Nadal» básicamente por una razón: ha detectado que Rafa sigue con hambre y que si le respetan las lesiones está capacitado para ampliar su palmarés. La temporada de Nadal ha empezado donde casi siempre –el torneo de exhibición de Abu Dabi que ya ganó en 2010, 2011 y 2016–, pero con unas sensaciones diferentes a las de buena parte de los años anteriores. En apenas 48 horas se ha cargado a dos «top 10», Berdych y Raonic, y hoy disputará la final ante el belga Goffin, que superó a Andy Murray. «Son buenas noticias», comentó Rafa a pie de pista tras superar la semifinal ante el número tres del mundo y ex pupilo de Carlos Moyá.

«Rafa confía todavía en sí mismo», afirmó «Charly» a LA RAZÓN hace apenas un par de semanas, cuando se conoció su fichaje por el «clan Nadal». El factor diferencial con anteriores pretemporadas es que el ex número uno del mundo está físicamente mejor que en otros muchos arranques. «Le he visto pocos años así», asegura Moyá. Desde su entorno se asegura que ha estado trabajando «muy bien», que las rodillas le han permitido hacer cosas que otros años no soñaba con hacer y ese trabajo de pretemporada le puede dar resultados positivos no sólo de forma inmediata, sino también a medio plazo. En Abu Dabi se ha visto a un jugador de 30 años con una frescura física casi desconocida. En el estreno ante Berdych le endosó un rosco al checo en el primer set y ante Raonic arrancó el partido con un 6-1. Rafa ha sido en los dos partidos un jugador alegre, con pegada, fresco y se le ha visto más suelto que en la mayor parte de los partidos de la temporada pasada. Ha empezado arrasando, como en los viejos tiempos. Sus «passings» y la derecha le han hecho ganar numerosos puntos y no ha tenido problemas en el saque. Es complicado sacar más conclusiones positivas en menos tiempo. «Mi idea es seguir en el circuito durante años. Estoy lo suficientemente motivado para ello y creo que puedo competir por cosas importantes en las próximas temporadas. Amo el tenis, soy feliz y puedo jugar sin ponerme una gran presión porque ya he hecho muchas cosas. Me apasiona seguir siendo competitivo y estoy trabajando para ello», ha afirmado Rafa.

Su temporada va a tener alguna novedad en relación a años anteriores. Para empezar va a acudir a Brisbane como preparación para el Abierto de Australia y ha renunciado a la gira suramericana de tierra batida por torneos sobre pista dura. Es otro indicio de que físicamente el cuerpo le está respondiendo y que no debe huir de los torneos «indoor» y refugiarse en la arcilla. Los Masters 1.000 estadounidenses, la gira europea sobre tierra batida, Londres y París... Si las lesiones le respetan, el calendario está tan poblado como de costumbre: 20 torneos le contemplan.

Otra historia será su presencia en el equipo de Copa Davis. En el grupo liderado por Conchita Martínez se busca hacer algo grande en el año del regreso al Grupo Mundial. David Ferrer está empeñado en que la manera más sencilla de aumentar su palmarés de títulos es ganando una Davis antes que lograr un torneo de la ATP. Rafa quiere volver a ganarla con su amigo Marc López en el equipo... El problema es que la primera eliminatoria, del 3 al 5 de febrero, es un amenazante Croacia-España. De momento, Rafa ya ofrece razones para creer.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs