MENÚ
lunes 22 enero 2018
04:08
Actualizado
Consulta el Tiempo
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Presenta en BCNegra «La brisca de cinco», el inicio de una trilogía inmersa en la realidad de la Toscana

Marco Malvaldi: «En Italia hay más escritores que lectores»

«LA BRISCA DE CINCO»
Marco Malvaldi
Destino
174 páginas, 16,90 euros.

Noelia Ramírez. 

Tiempo de lectura 2 min.

09 de febrero de 2012. 00:20h

Comentada
Noelia Ramírez.  9/2/2012

BARCELONA- Este químico y aspirante a cocinero llega a Barcelona tras convertirse en un fenómeno de ventas con su primera novela y consagrado gracias a las recomendaciones de los libreros. En «La brisca de cinco», las indagaciones y cotilleos de los jubilados de un típico bar de la costa de Livorno tras el homicidio de una joven, se entremezclan con humor y acidez ante la degradación turística de la zona.

–¿Por qué huir de los escenarios habituales de la novela negra y emplazar la acción en torno a un bar?
–En la comisaría las personas adoptan un rol serio, tienen cuidado con lo que dicen, son mucho más comedidos. En cambio, en un bar, la gente se suelta, puede hablar tranquila, dice lo que piensa, están más relajada y es más sincera. Es más probable que las cosas salgan a la luz tal y como son.

–«La brisca de cinco», es el inicio de una trilogía en torno al bar Lume. ¿Cómo nació la idea?
– Empecé a escribir para divertirme mientras trabajaba en mi tesis de Química en la universidad de Pisa, el edificio más feo del hemisferio norte. Parecía una cárcel búlgara. Necesitaba evadirme y me imaginé el mar y la Toscana.

–La familiaridad con los parroquianos es instantánea. ¿Cuánta fantasía y cuánta realidad hay en ellos?
–Massimo, el protagonista, es mi desahogo personal. Hace todo lo que yo no puedo. Amperio, su abuelo, es un  fiel retrato de mi «nonno». Tenía la característica de ser siempre sincero. En los 90, en pleno apogeo «grunge», llegó mi hermano con una de sus primeras novias. Pelos largos, higiene inexistente, y un piercing en la nariz. Cuándo la vio, miró a ambos con un asco increíble y le espetó: «Con un gilipollas en esta familia bastaba».

–¿Cómo se siente cuando le apodan como «el Camilleri de la Toscana»?
–Me da un escalofrío. Soy hincha del Torino, y cuando llegó un jugador turco, Hakan Ükür, al que todos apodaron como el nuevo Van Basten, resultó ser un fraude, un jugador horrible. Cada vez que me hablan del «Camilleri de la Toscana», pienso en Ükür y me digo «no tentéis a la suerte».

– ¿Se está degradando la costa italiana con el turismo?
–Como en la Costa Brava,hay zonas dedicadas exclusivamente a turistas, pero también hay una parte que está intentando sobrevivir pero con el proceso contrario. Publicita sus características con el vino y la gastronomía. Es puro marketing:  dan olivas, aceite y buen jamón a los ingleses y alemanes y así creen haber visto la auténtica Toscana. Les tratan como a niños.

–¿Cómo es ser escritor en la Italia de hoy en día?
–Realmente hay más escritores que lectores. He leído a muchos coétaneos pensando que triunfarían y me he equivocado. Salen unos cuatro mil libros al mes y  te sorprendes al ver que muchas tonterías tienen éxito.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs