sábado, 10 diciembre 2016
01:45
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1

La Educación nos hace más libres por Francisco Marhuenda

El futuro de una sociedad está en la Educación. No es suficiente que el Estado ofrezca un conjunto de profesores preparados, una completa oferta en todos los niveles y mecanismos correctores de las desigualdades económicas, como son las becas, sino que los estudiantes tienen que esforzarse porque no vivimos en la sociedad del gratis total. Durante muchos años, demasiados, hemos vivido en una sociedad en la que sólo se habla de derechos y se olvidan las obligaciones. Existe el derecho a una educación de calidad, que lo es, pero también la obligación de que se aproveche esa oportunidad que se paga con el dinero de todos. No se puede premiar a los malos estudiantes, sino a los que cumplen con su obligación.

La portada del miércoles ha generado una sorprendente polémica, impulsada por personas anónimas en las redes sociales. En ella aparecían las fotos de los líderes estudiantiles que convocan la huelga contra las medidas del Gobierno y los datos de su «pésimo» currículo académico. No es algo que me sorprenda, porque desde mis tiempos de estudiante, y luego como profesor en la universidad pública, he podido comprobar que los líderes estudiantiles acostumbran a ser los que menos empeño dedican a su formación. En ningún momento cuestionamos el derecho constitucional a convocar una huelga, pero son personas que voluntariamente adquieren un protagonismo público y se quieren erigir en referentes de la comunidad estudiantil. Por ello, al igual que critican, tienen que asumir las críticas por sus actos. La portada era respetuosa y me siento muy orgulloso de su contenido. No se puede decir lo mismo de los insultos y amenazas que hemos recibido mediante llamadas telefónicas o en Twitter. Desde la impunidad del anonimato han incitado a la violencia contra LA RAZÓN, sus redactores y colaboradores.

He recibido miles de tuits insultándome a mí y a mi familia con barbaridades inimaginables que reflejan una concepción totalitaria de la libertad por parte de radicales que sólo saben odiar. Es una izquierda antisistema que las formaciones democráticas no deberían alentar. Los estudiantes que se manifiesten contra las medidas del Gobierno deberían tener líderes que sean modélicos y no, en el peor de los sentidos, profesionales de la protesta y el radicalismo. No es la Educación que necesita España para salir de la crisis y construir un futuro mejor para todos.
Toda mi vida he defendido el esfuerzo y el sacrificio en la Educación. La búsqueda de la excelencia en todos los terrenos. No es una concepción elitista, sino todo lo contrario, porque la educación es la que nos hace más libres e iguales. Necesitamos buenos estudiantes y hemos de trabajar entre todos para conseguirlo.
 

SIGUENOS EN LA RAZÓN