MENÚ
martes 26 septiembre 2017
16:32
Actualizado
El Tiempo
Selecciona tú localidad
Madrid Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC

La automovilística Chery abrirá una fábrica en Brasil mientras la planta catalana sigue en el aire

David J. Fernández. 

Tiempo de lectura 2 min.

23 de septiembre de 2010. 04:09h

Comentada

BARCELONA-Tras dos años de negociaciones, el president de la Generalitat, José Montilla, viajó a principios de este mes a China con la esperanza de cerrar un acuerdo con la automovilística Chery. El acuerdo consistía en instalar una fábrica en Cataluña que revitalizase el maltrecho mercado de la automoción. Sin embargo, la compañía cambio el acuerdo por un protocolo de intenciones y la Generalitat se quedó compuesta y sin trato. Aun así, el ejecutivo catalán se apresuró en pedir paciencia a la espera de cerrar definitivamente el convenio. Ayer, sin embargo, Chery hizo un anuncio que, si bien no es incompatible con la planta de Cataluña, añade un punto de incertidumbre: el fabricante chino invertirá 400 millones de dólares (unos 300 millones de euros al cambio actual) en la construcción de una factoría en Brasil.
La planta brasileña ocupará un millón de metros cuadrados en Jacarei, a unos 80 kilómetros de Sao Paulo, con cuyas autoridades ya firmó el principio de acuerdo. Chery cuenta con 15 fábricas en todo el mundo y ya vende automóviles en diversos países suramericanos a través de concesionarios, según explicó ayer el mayor fabricante de vehículos de China.
No obstante, la Generalitat ve la expansión de Chery con buenos ojos. «Es una buena señal. Demuestra que se trata de un grupo en expansión y con voluntad de internacionalizarse», según explicaron ayer desde el departamento de Industria. Además, pese a que Chery no ha informado oficialmente al ejecutivo catalán de la planta brasileña, esta fábrica «no invalida las negociaciones para que Cataluña sea la puerta de entrada a Europa de la firma china».
En cualquier caso, la fábrica catalana crearía 3.000 empleos directos y 10.000 indirectos, además de producir 300.000 vehículos al año. Podría ubicarse en el Baix Llobregat (Abrera), por su proximidad con los proveedores y con el puerto y el aeropuerto.


El desembarco en Cataluña
- De consumarse la planta catalana de la compañía automovilística Chery, ésta supondría una inversión de 1.000 millones de euros y ocuparía una superficie de entre 100 y 150 hectáreas. La planta estaría acabada en 2012 y operaría a pleno rendimiento en 2015. La fábrica produciría 300.000 vehículos al año.
-  El acuerdo que negocia la Generalitat comprende la fabricación de vehículos convencionales pequeños y medianos. Además, se prevé también que se construya algún modelo de vehículo eléctrico.

Red de Blogs

Otro blogs