viernes, 18 agosto 2017
09:42
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Internacional

Internacional / Atentado

Atentado frustrado contra un furgón policial en los Campos Elíseos

  • Un hombre «fichado» muere al embestir a los agentes con su coche, cargado con armas y bombonas

Un bombero cubre el cuerpo del hombre
Un bombero cubre el cuerpo del hombre

Un furgón de la Policía, con ocho agentes a bordo, fue objeto de un intento de atentado cuando circulaba ayer por los Campos Elíseos, según indicó el ministro del Interior, Gérard Collomb, que confirmó la muerte del presunto agresor. El ataque tuvo lugar a las 15:45. Una columna de camionetas de la Gendarmería bajaba por los Campos Elíseos cuando un vehículo, un Megane, les adelantó por la derecha y chocó contra el furgón que iba en cabeza, y siguió empujando a la camioneta una decena de metros. Poco después se produjo una explosión y comenzó a salir del coche una fuerte humareda naranja. Los gendarmes salieron inmediatamente para ayudar al agresor y lograron abrir el vehículo y sacar al conductor a pesar de lo cual éste falleció pocos minutos después a causa de las heridas que se había producido, según constataron los servicios de socorro. Pero ni los agentes ni ninguna otra persona resultaron heridos.

La zona, situada a unos cientos de metros del Palacio del Elíseo, fue acordonada y la prefectura lanzó mensajes desaconsejando a la gente que se acercara al lugar, cerca de la rotonda de Franklin Roosvelt, porque temían que el coche pudiera estar lleno de explosivos. Los artificieros intervinieron inmediatamente y comprobaron que no había explosivos, pero sí descubrieron en el interior del vehículo dos bombonas de gas, dos pistolas automáticas, un fusil de asalto de tipo Kalashnikov y municiones. Desde el primer momento, el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, indicó que parecía un «acto voluntario», y el ministro indicó poco después que se trataba de «una tentativa de atentado». La sección antiterrorista de la Fiscalía de París se ha hecho cargo de la investigación.

La Policía encontró también en el coche un documento de identidad del agresor. El sospechoso se llama Adam D., tenía 31 años, había nacido y vivía en la región parisina. Anoche, la brigada de intervención actuó en su domicilio en Plessis-Pâte, en l’Essone. Según distintos medios, la Dirección General de la Seguridad Interior le había abierto una ficha S, señal de persona que puede representar un peligro para «la seguridad del Estado». A pesar de ello, según «Le Point», la prefectura de l’Essone le había otorgado un permiso de posesión de tres armas el pasado mes de febrero.

Los ataques a las Fuerzas de Seguridad se suceden desde hace unos meses. El último tuvo lugar junto a Notre-Dame de París, donde Farid Ikken, estudiante argelino, golpeó con un martillo a un agente y dijo que era un soldado del califato. El 20 de abril, tres días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, otro hombre, Karim Cheurfi, mató a un policía e hirió a otros dos antes de ser abatido. Su acto fue reivindicado por el Estado Islámico.

«Esto muestra una vez más que el nivel de amenaza en Francia es extremadamente elevado», comentó Collomb, al mismo tiempo que lanzaba un mensaje a los que discuten la prolongación del estado de emergencia y la nueva ley que le sucederá: «Para los que cuestionan la ley, hoy vemos bien que Francia la necesita».

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs