• 1

Los Duques de Cambridge esperan su tercer hijo

Los duques ya son padres de dos hijos, el príncipe Jorge, de 4 años, y la princesa Charlotte, de 2 años.

  • Image
Andrea Pérez Egido. 

Tiempo de lectura 4 min.

04 de septiembre de 2017. 23:54h

Comentada
Andrea Pérez Egido.  4/9/2017

ETIQUETAS

Reino Unido se despertó ayer con la feliz noticia de que los duques de Cambridge están esperando su tercer hijo. El nuevo niño, que nacerá a finales de abril o principios de mayo del año que viene, será el sexto bisnieto de la reina Isabel y ocupará la quinta posición en la línea del trono, detrás de sus hermanos, el príncipe George, de cuatro años, y la princesa Charlotte, de dos. El rotativo británico «Daily Mail» aseguraba ayer que la duquesa estaría ya de entre 8 a 12 semanas de gestación. Después de una semana complicada –han estado volcados en el 20 aniversario de la muerte de Diana de Gales, madre de Guillermo y Enrique– el matrimonio hizo público ayer el embarazo. Con un escueto comunicado de prensa, a través de la red social Twitt

er, el Palacio de Kensington ha tenido que hacer pública la noticia antes de tiempo debido al estado de salud de Middleton, ya que sufre de hiperémesis gravídica y se ha visto obligada a cancelar varios actos.

«Los duques de Cambridge están esperando a su tercer hijo. Sus altezas reales están muy contentos de anunciar el tercer embarazo de la duquesa de Cambridge. La reina y el resto de la familia están encantados con la noticia. Como en los dos previos embarazos, la duquesa ha vuelto a sufrir de hiperémesis gravídica. Su alteza real no podrá asistir al compromiso que tenía hoy en el centro Hornsey Road Children, en Londres», rezaba el comunicado. Efectivamente, Kate Middelton, de 35 años, ya ha padecido esta condición durante los dos embarazos anteriores. Según la «BBC», esta enfermedad es una forma extrema de náuseas y vómitos que suele ocurrir durante el embarazo y que afecta a una de cada 200 mujeres. Según este medio, uno de los principales riesgos del trastorno es la deshidratación, ya que puede ser difícil mantener suficientes líquidos en el organismo, por lo que hay que tener especial cuidado. De hecho, Kate tuvo que ser ingresada cuando esperaba a su primogénito a causa de esta enfermedad.

Ayer, la duquesa tuvo que recibir atención médica en su residencia, el Palacio de Kensington, y según medios británicos cancelará por un tiempo su apretada agenda. A pesar de su condición, ambas familias se encuentran «muy felices» por la noticia. La reina Isabel, de 91 años, aseguró que estaba «encantada» de tener un sexto nieto y el príncipe Enrique, que se encontraba de viaje en Manchester, dijo a los medios que estaba «muy, muy feliz por ellos», y sonriente y con los pulgares hacia arriba añadió que va a ser «fantástico» tener un nuevo sobrino o sobrina. La prensa aprovechó para preguntarle por el estado de su cuñada, a lo que contestó con un escueto «está ok». Su padre, el príncipe Carlos, que gracias a este niño será abuelo por tercera vez, y su esposa, la duquesa de Cornualles, comunicaron ayer lo felices que se encuentran ante el nuevo embarazo.

Pistas en Polonia

Los medios locales ya especulaban sobre un posible embarazo de la duquesa desde julio, cuando la pareja, que se casó en abril de 2011, acudió de viaje oficial a Polonia. En este país y durante una conferencia de compañías tecnológicas, Kate recibió un juguete para recién nacidos y entre susurros y risas se dirigió a Guillermo y le dijo: «Tendremos que tener más niños». El periódico «Daily Mail», que ayer colgaba en su web el vídeo con el momento exacto, añadía que además de esa frase, «la duquesa apenas dio un sorbo a su copa de vino» durante los actos, lo que hizo que se dispararan aún más las alarmas. En agosto continuaron los rumores entre los medios locales, pero también entre los extranjeros, después de que Middleton ingresara supuestamente por una noche en el hospital, lo que recordó a muchos el embarazo de George en 2012.

Ante la feliz noticia ya han empezado a surgir todo tipo de especulaciones nuevas sobre el futuro bebé. De hecho, la web de apuestas Betfair afirmó ayer que poco después del anuncio comenzaron a recibir apuestas sobre el nombre del futuro príncipe o princesa. De ser una niña, Alice o Victoria se sitúan entre los preferidos, y de ser niño, Arthur o Henry son los que suenan ya con más fuerza. Hay quien propone nombres más improbables –o sencillamente imposibles–, como un hombre inglés que lanzó una petición en change.org para que el bebé se llame Brexit, «para celebrar la gloriosa salida de Reino Unido de la Unión Europea», según escribió. Sin embargo, y siguiendo la tradición, no se sabrá el sexo del futuro «royal» hasta el día del nacimiento, como ya ocurrió con los dos hijos anteriores de la pareja.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs