lunes, 05 diciembre 2016
01:47
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Cataluña

Cataluña / Junts pel Sí

Comín insta a las voces críticas del PDC a abandonar sus cargos en JxSí

  • Las políticas sanitarias de ERC amenazan con provocar una fractura interna dentro de la coalición.

Cuando la formación independentista Junts Pel Sí estaba en negociaciones con la CUP para la investidura, una de las líneas rojas de los antisistemas era que la cartera de sanidad no volviese a recaer sobre el convergente Boi Ruiz, ya que su mandato estuvo salpicado de numerosas polémicas como el tijeretazo al presupuesto –nada menos que 1.300 millones–, varios casos de corrupción y las políticas de conciertos sanitarios con empresas privadas, entre otras.

Por eso, Salud pasó a manos de ERC, en concreto a Toni Comín encargado de virar hacia la izquierda y sobre todo de deshacer la gestión privatizadora de su predecesor en el cargo. A pesar de que la eliminación de los centros privados en la sanidad catalana estaba acordado en el plan de choque de JxS, varias han sido las voces críticas dentro del Partit Democratà Català (PDC).

La portavoz de Salud de JxS, perteneciente al PDC, Montse Cardini, no tuvo reparos en criticar la gestión de Toni Comín, quien cumpliendo con su promesa de «devolver a la sanidad su carácter universal» ha cerrado el contrato con la Clínica del Vallès y está en trámites para hacer lo mismo con el Hospital General de Cataluña y el Sagrat Cor. Candini, en una entrevista a la publicación especializada «Redacción Médica», subrayó que «tal privatización no es real» y criticó que el conseller «está más preocupado en contentar a la izquierda que al paciente». Unas declaraciones que amenazan ahora con fracturar la coalición independentista.

En su momento varios cargos de ERC salieron en defensa de Comín y alguno de ellos, como Gabriel Rufián fue más allá al calificar de «desleal» a la actual portavoz de Salud de JxS.

Ayer, el conseller, en una entrevista en TV3, lejos de zanjar la polémica, instó a Candini a abandonar sus responsabilidades en JxS si no está de acuerdo con las políticas del Govern. Además, recordó que «esta política de desprivatización de la gestión que esta haciendo la consellería de Salud está en el plan de gobierno y por lo tanto, aprobada por todos los consellers». «Si algún diputado no está de acuerdo no debe tener según qué responsabilidades», apostilló el conseller en clara referencia a Condini.

Dentro del PDC, el coordinador organizativo, David Bonheví, fue el encargado de apaciguar los ánimos. Negó que existieran discrepancias dentro de JxS que impida a Candini continuar en su cargo y mostró su apoyo a su compañera de partido, al asegurar que todo el PDC «comparte de fondo» las declaraciones de la que fue alcaldesa de Calella. Además, dijo que el modelo de sanidad de el actual conseller cuenta con el apoyo también de Candini porque, según su parecer, sigue «en lo sustantivo» la misma línea que el de su predecesor Boi Ruiz.

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1