MENÚ
jueves 19 octubre 2017
08:16
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Lactancia prolongada, disfrutadla

La OMS recomienda la lactancia materna hasta los dos años por ser el mejor alimento para el bebé

  • Una madre amamanta a un bebé mayor de dos años
    Una madre amamanta a un bebé mayor de dos años
Cintia BORJA; Enfermera, consultora lactancia certificada IBCLC .  Valencia.

Tiempo de lectura 4 min.

16 de junio de 2017. 19:41h

Comentada

Este artículo es a petición de las madres que desde que empecé a escribir en este periódico me han venido sugiriendo que lo hiciera sobre «lactancia materna prolongada». Es frecuente encontrarnos con cierto rechazo social, por parte de amigos, familia, desconocidos que osan criticar, incluso algunos profesionales sanitarios que se atreven a opinar sin conocer lo que dice la evidencia científica más actual.

Definir lactancia materna prolongada es complicado, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no abandonar la lactancia hasta los dos años de edad o más, considerándola la forma sin parangón de proporcionar el alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo del niño. Entonces, que un niño tome leche materna a los dos años, no es para decir que tiene una lactancia materna prolongada, (prolongada, es hacer que dure más de lo habitual).

Así que es mejor no enredar ni confundir a las madres con perjuicios propios, al ver que un niño lacta a los dos años o más. Felicitemoslas o ignoremos al igual que lo hacemos el ver a un niño de menos de dos años con un refresco de cola o con una bebida de chocolate, lo cual sí deberíamos censurar. ¿Por qué lo hacemos con algo tan natural, como la leche de la propia madre?, ¿quién debe aguantar falsos mitos como, «tu leche no es más que agua, ya no le alimenta»?

No hay que ser muy erudito para entender que si la leche de la madre tiene una media de 70 calorías por 100 mililitros y a partir de los seis meses la media de calorías de la leche materna aumenta a una proporción de 80 a 100, sí está alimentando. ¿Cómo se puede decir que se vuelve agua? Es más veraz opinar que se torna mantequilla.

Otra leyenda arraigada que circula y que suelen sufrir las madres con lactancia «prolongadas» es la dependencia que el bebé va a tener de su madre, claro que el bebé es dependiente, ¿acaso alguien ha visto algún bebé que se las apañe por sí solo? Sin el cuidado de un adulto no sobreviviría.

Por lo tanto, no hay que ser muy ilustrado para pensar que el tiempo que el bebé está cerca de su madre está aprendiendo seguridad y confianza. Se están formando los cimientos de su futura estabilidad emocional, es una manera de enseñarle a querer, aprender a ser un adulto bondadoso y capaz de mostrar empatía por los demás.

Porque la lactancia materna es más que alimento, para el bebé es oír el latido del corazón que ha estado sintiendo durante nueve meses, es un sonido que conoce y le tranquiliza, ayuda a calmarlo a sentirse querido porque es atendido cuando llora, que es su forma de expresar que está mal, se tranquiliza a la vez que toma el mejor nutriente que existe, la cual todos los fabricantes de leches infantiles desean imitar. ¿Por qué negarle el privilegio de seguir beneficiándose de sus múltiples cualidades? Los estudios dicen que la edad del destete en el ser humano está entre los dos años y medio y los 7 años, así que si tu hijo tiene dos años aún le queda «lactancia para rato», ¡disfrutadla!

Pueden enviar sus preguntas a consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs