martes, 22 agosto 2017
07:25
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Madrid

Los informes de la UCO agitan la moción de censura

  • PSOE «estudiará» la propuesta de Podemos, pero descarga en Cs la responsabilidad de cambiar el Gobierno. Los de Rivera apuntalan al PP y ponen la línea roja en la imputación

La posibilidad de que prospere la moción de censura de Podemos contra Cifuentes protagonizó el acto sobre la Cañada
La posibilidad de que prospere la moción de censura de Podemos contra Cifuentes protagonizó el acto sobre la Cañada

Los sucesivos informes de la Guardia Civil que piden que se investigue el papel de la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, en las adjudicaciones del servicio de comedor, cocina y cafetería en la Asamblea de Madrid en los años 2009 y 2011, han reavivado el debate sobre la moción de censura que el grupo parlamentario de Podemos anunció después de que se destapase la «operación Lezo» y que pretende presentar el próximo mes de junio. Todos los portavoces de los grupos de la oposición, que coincidieron ayer en la Puerta del Sol en la firma del pacto por la Cañada Real, volvieron a valorar ayer las posibilidades de expulsar al PP del Gobierno regional aunando sus fuerzas. Una posibilidad que hace sólo unos días parecía totalmente desinflada después de que el PSOE de Madrid lanzara un comunicado para rechazar de plano votar junto a Podemos para echar a Cifuentes, pero que ayer volvió a ponerse sobre la mesa en plena resaca tras el informe de la UCO.

Aunque por parte de Ciudadanos se desactivó el plan podemita, los de naranja no dudaron en cargar contra la líder del Ejecutivo madrileño: «No me vale que Cristina Cifuentes se haga la víctima con esto, pero tampoco me vale que Podemos presente una moción de censura y que se haya repartido ya las consejerías de la Comunidad de Madrid», apuntó el presidente del partido, Albert Rivera. El portavoz de Cs en la Asamblea, Ignacio Aguado, fue el encargado de apuntalar al PP al asegurar que no se ha roto el pacto de investidura, ya que Cifuentes no ha sido imputada. «No vamos a cambiar las reglas de juego a mitad de partido y en tanto en cuanto el acuerdo de investidura se respete y los imputados por corrupción abandonen sus cargos públicos, no romperemos el acuerdo», aseguró Aguado. Más duro fue el portavoz adjunto de la formación naranja, César Zafra, que advirtió que «mientras Ciudadanos esté presente en las instituciones, no permitiremos que haya ni un sólo imputado en el Gobierno, ya sea la presidenta regional o cualquier otro miembro del gobierno».

Por su parte, el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, volvió a valorar su simbólico papel en la moción de Podemos. Gabilondo reclamó «seriedad» y descargó toda la responsabilidad en Cs: «Hay que tener pragmática, inteligencia y prudencia política para saber si el objetivo lo va a lograr uno con lo que se propone. Pero, por lo que yo oigo, Ciudadanos no está por esa labor y la moción no va a cambiar el Gobierno de Madrid. Incluso puede ocurrir otras cosas, que igual consolide más el Gobierno de lo que quieren los que presentan la moción», consideró. No obstante, el portavoz socialista puntualizó que no están de acuerdo con la política que está haciendo Cifuentes, «así que todo lo que sirva seriamente para transformar Madrid y su Gobierno cuenta con nuestro apoyo». Es por ello que aseguró que estudiarán «con seriedad» la iniciativa de Podemos, si bien apuntó a sólo lo considerarían si se dieran las condiciones para ir a un «programa de regeneración y transformación».

Curiosamente, la portavoz de Podemos en la Asamblea, Lorena Ruiz-Huerta, no quiso valorar la falta de apoyos a la moción de censura que presenta su grupo en presencia de los otros dos portavoces durante la firma del pacto de la Cañada Real, pero sí lo hizo en un artículo en el diario «Público», donde criticó duramente la postura del PSOE por alegar que no apoya la moción únicamente porque a priori no suma votos suficientes. «Precisamente el debate político puede dar como resultado esa mayoría. Por ello no nos parece de recibo la postura del PSOE al afirmar que no cuenta con los votos suficientes, dejando en manos de Ciudadanos que las cosas sigan igual», apuntó.

En lo que sí se han puesto de acuerdo PSOE, Podemos y Ciudadanos es en la petición de explicaciones a Cifuentes, cuya presencia han reclamado de forma extraordinaria y urgente en la comisión de investigación sobre corrupción en el Parlamento madrileño. La Mesa de la Asamblea ya dio luz verde a la petición que se hizo hace unas semanas de comparecencia de la presidenta de la Comunidad en dicha comisión, en este caso para hablar del Canal de Isabel II en el marco de las sesiones ordinarias que tratarán este tema y que ya estaban programadas para empezar a partir del próximo 23 de junio. A falta de fechar el día concreto de la comparecencia de Cifuentes sobre el Canal, la Mesa de la Asamblea tendrá que autorizar o rechazar la petición extraordinaria que ayer registraron los grupos, tanto para la comisión de corrupción como para el Pleno. Según explicaron fuentes de los grupos, como pronto la líder del Ejecutivo madrileño podría dar explicaciones en la comisión dentro de dos semanas, mientras que en el caso del pleno, al ser inhábil la última semana del mes, la primera opción sería para el primero de junio.

También se pusieron de acuerdo todos los grupos de la oposición en rechazar las críticas que hizo Cifuentes al informe de la Guardia Civil que la señala. Al respecto, la presidenta de la Comunidad aseguró que por estar en desacuerdo con un informe –que tachó de lleno de juicios de valor sin ningún fundamento jurídico–, «no significa que vaya a cuestionar la labor de la Guardia Civil», que, afirmó, «siempre voy a defender».

SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1