sábado, 22 julio 2017
03:31
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sevilla

¿Qué hacemos con el puente de Hierro después de 13 años abandonado?

  • Constituida una nueva comisión que acuerda iniciar los estudios sobre el estado de la infraestructura

A vueltas con el Puente de Hierro. El Ayuntamiento de Sevilla, la Autoridad Portuaria y los expertos o representantes nombrados por los distintos grupos políticos de la Corporación Municipal han constituido hoy la comisión de seguimiento para la recuperación del puente de Alfonso XIII. En esta primera sesión de este órgano, formado de acuerdo al convenio previo, se ha abordado la necesidad de iniciar los trabajos a través de la realización de un estudio patológico para evaluar la situación real de esta infraestructura.

En esta primera sesión han estado presentes el presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Gracia, y el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, así como los representantes o expertos nombrados por los grupos políticos. De este órgano consultivo forman parte Julián Sobrino, como experto nombrado por el PSOE; María del Mar Sánchez Estrella, en representación del PP; Carlos Fernández, como experto nombrado por Ciudadanos; María Luisa Infantes, en representación de IU, y David Gómez como experto nombrado por Participa Sevilla. Esta comisión responde así al acuerdo plenario aprobado por unanimidad en el Ayuntamiento de Sevilla a instancias del grupo político Ciudadanos.

El objetivo de esta comisión es garantizar la conservación del Puente de Alfonso XIII, conocido popularmente como el Puente de Hierro, y definir una ubicación definitiva para esta estructura dentro de la trama urbana de la ciudad, de manera que se fomente su conocimiento y disfrute por la ciudadanía. Con esta aspiración Ayuntamiento y Puerto firmaron el pasado mes de diciembre un convenio de colaboración, cuya primera medida es justamente la constitución de esta comisión de análisis y valoración de alternativas para el Puente de Hierro.

El Puente de Alfonso XIII es una estructura con pronunciadas características históricas y culturales, que se encuentra catalogado por el catálogo del Plan Especial de Protección del Sector 27 del Conjunto Histórico de Sevilla “Lámina de Agua” como “elemento urbano”. Teniendo en cuenta su tipología constructiva única, el Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó el pasado 28 de octubre de 2016 instar a la Junta de Andalucía a incoar un expediente para incluir este puente en el Catálogo General de Bien de Interés Cultural.

Construido con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, durante años, este puente sobre el río unió las dos orillas del Guadalquivir a la altura del final de la Avenida de la Raza –en un extremo– y de Tablada –en el otro–. Dotado de unos mecanismos de apertura y cierre, el puente permitía el paso de los barcos. No obstante, las dificultades que planteaba para esta navegación, unido a la construcción del nuevo Puente de las Delicias en el marco de la reordenación urbana de la ciudad de cara a la celebración de la Exposición Universal de 1992, provocaron su desmontaje en 1997. En ese momento se depositó en el muelle de las Delicias, si bien desde 2003, las piezas del puente permanecen en unos terrenos propiedad del Puerto, situados al sur de la Avenida de la Raza, junto al enlace existente con el barrio de Heliópolis.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Manuel Gracia, ha destacado que la constitución de esta comisión “se trata de una buena noticia”. Gracia ha reconocido que espera que de la misma “se pueden extraer las líneas de trabajo que permitan que este bien, situado a la orilla de la Dársena de Batán, sea mantenido, conservado y disfrutado por el conjunto de la población”. En este sentido, anunció que el primer paso sería “conocer exactamente en qué estado se encuentra y qué necesita el Puente para poder rehabilitarse y recuperarse, y, posteriormente, se estudiarán distintas alternativas sobre su ubicación y accesos”

El delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, ha incidido, por su parte, en la importancia de los trabajos que va a abordar esta comisión para tratar de “poner en valor este bien de patrimonio industrial de la ciudad” y acercarlo a la ciudadanía.

Si bien el puente no goza de una declaración de bien de interés cultural (BIC) ni está inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz, sí contaría con un nivel de protección “global” a través del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, pero simplemente por su ubicación en el sector Puerto del Conjunto Histórico Artístico de la ciudad.

El destino de este emblemático puente basculante, así como su estado de conservación, sobrevuela cíclicamente el debate público de la ciudad desde hace 13 años. En 2012, por ejemplo, el Ayuntamiento desestimaba las alegaciones promovidas por la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa), Ecologistas en Acción y la asociación ‘Planuente’, para que la modificación puntual del plan especial de protección del subsector 27.3 del Conjunto Histórico hispalense, relativo a las instalaciones portuarias, “mantuviera la protección integral” del antiguo puente y fijase un emplazamiento “definitivo” para él, según un documento de la época recogido por Europa Press.

Más recientemente, la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz concluía una queja de oficio emprendida en 2014, a cuenta de los “diferentes actos de expolio” sufridos por aquel entonces por el puente, señalando el “robo masivo de las barandillas de hierro y de las bolas características que decoraban los pasamanos” de esta obra de ingeniería industrial. El Puerto pretendía el pasado verano encontrar un patrocinador privado para convertir el puente en mirador.

Dado el caso, el departamento de Maeztu reclamaba a la Autoridad Portuaria de Sevilla “que extreme las medidas de vigilancia y protección del puente, para garantizar su integridad y mantenimiento”, pidiendo a esta institución, el Ayuntamiento y la Consejería de Cultura “que promuevan en el ámbito de sus respectivas competencias, los estudios que permitan diseñar un proyecto de instalación, puesta en valor y conservación del puente de Alfonso XIII, acordes con sus características y elementos de interés cultural”.

¿Qué hacemos con el puente de Hierro después de 13 años abandonado?
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1