MENÚ
lunes 18 diciembre 2017
07:30
Actualizado
El Tiempo por
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Jesuitas del siglo XXI

Tiempo de lectura 2 min.

23 de julio de 2017. 22:44h

Comentada
Antonio Pelayo 23/7/2017

ETIQUETAS

El 31 de julio la Iglesia universal celebrará la fiesta de Ignacio de Loyola uno de los más insignes santos españoles, autor de los «Ejercicios Espirituales» y fundador de la Compañía de Jesús.

A lo largo de cuatro siglos los «sj» (societas jesus) han recorrido el mundo, han fundado universidades y colegios, han evangelizado países recónditos, han dado a la Iglesia santos, cardenales y obispos, han educado a generaciones destinadas a ser líderes de la sociedad, han actuado, como quería su fundador, «ad maiorem Dei gloriam» ( para mayor gloria de Dios).

Desde hace cuatro años y medio, por vez primera en la historia un jesuita ha sido elegido papa. Bergoglio es un jesuita de los pies a la cabeza, «doc» si tuviéramos que adoptar esa terminología; un hombre que ha recibido, como es norma de la Compañía, una muy sólida formación y que ha desempeñado dentro de ella cargos de mucha responsabilidad como provincial de Argentina. Su nombramiento fue acogido por sus hermanos sin triunfalismo alguno y con la conciencia de que era una llamada a servir aún mejor a la Iglesia.

Pero no quisiera omitir en este artículo una sencilla reflexión; en lo últimos sesenta años la Compañía ha tenido a su frente a una serie de hombres excepcionales. El primero de ellos, sin duda, el vasco Pedro Arrupe sobre cuyos hombros recayó la misión de adaptar a las normas conciliares la vida y misión de los jesuitas. Y Dios sabe que no fue una tarea fácil ni siempre bien comprendida incluso por el Papa Juan Pablo II. Le sucedió el holandés Kolvenbach, modelo de eficaz discreción y de fidelidad no servil. Otro español, Adolfo Nicolás, enriqueció su mandato con toda la sabiduría asiática acumulada durante sus muchos años de vida en Japón y Filipinas. Y hace pocos meses ha cogido las riendas un latinoamericano, el venezolano Arturo Sosa, a quien no le temblarán los pulsos para poner a los jesuitas a las órdenes del Papa para bien de la Iglesia, como lo exige el espíritu fundacional de Ignacio.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs