viernes, 28 julio 2017
16:53
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Religión

27 de abril de 2014: el día de los cuatro Papas

  • Francisco aprovechó el consistorio cardenalicio para anunciar la fecha en la que Juan Pablo II y Juan XXIII se convertirán en santos

El 27 de abril del año que viene podría ser el día en que, por primera vez, cuatro Papas estén presentes en la plaza de San Pedro, aunque cada uno de manera diferente. En una ceremonia a la que se espera que acudan millones de personas de todo el orbe católico, Francisco canonizará a dos de sus predecesores: Juan Pablo II y Juan XXIII. A su lado, probablemente estará su antecesor inmediato, Benedicto XVI, quien dejará por una horas de estar «escondido del mundo» para participar en la proclamación como santo del hombre con quien durante años trabajó codo con codo, su venerado Papa Wojtyla.

Francisco anunció oficialmente la fecha de las canonizaciones durante el consistorio cardenalicio que se celebró ayer en el Vaticano. Ya había dado indicios de que ésta podía ser la fecha durante el vuelo de vuelta a Roma desde Río de Janeiro, pues descartó entonces que la ceremonia fuera a celebrarse en otoño o en invierno debido a las duras condiciones climáticas que tendrían que afrontar los peregrinos que llegaran a Roma. El 27 de abril es además un día especialmente señalado, pues se celebra la Divina Misericordia, una festividad que instauró Juan Pablo II. Corresponde al primer domingo tras las celebraciones de la Semana Santa.

Tras ser beatificado en 2011 por la curación milagrosa de la religiosa francesa Marie Simon Pierre, quien sufría Párkinson, el milagro que hace santo al Papa Wojtyla es el de la sanación inexplicable para la ciencia de Floribeth Mora, una señora de Costa Rica que tenía un aneurisma cerebral. Mora le rezó a Juan Pablo II pocas horas después de su beatificación y, según cuenta, gracias a su intercesión logró curarse. El pasado julio, el Vaticano confirmó que se había aprobado el decreto que daba luz verde a la canonización.

A diferencia de Juan Pablo II, Juan XXIII no va a necesitar un segundo milagro para ser proclamado santo. Había sido beatificado en el año 2000 por Juan Pablo II junto a Pío IX. En su caso, Francisco ha hecho una excepción y ha decidido canonizarlo por su «fama universal de santidad», como explicaba ayer el portavoz vaticano, el jesuita Federico Lombardi. Curiosamente, el propio «Papa Bueno» ya realizó una dispensa de este segundo milagro cuando canonizó a San Gregorio Barbarigo. «Conocemos todos las virtudes y la personalidad de Juan XXIII», dijo Lombardi, quien aclaró que este caso no debe hacer pensar que a partir de ahora los beatos serán canonizados siguiendo este recorrido poco habitual.

En la ceremonia del 27 de abril probablemente participará Benedicto XVI. Lombardi confirmó que no hay nada que le impida estar presente en la ceremonia y no descartó esta posibilidad. El propio Francisco ya comentó en el vuelo de vuelta de Río de Janeiro que quería que Benedicto XVI hiciera todo lo que le apeteciese y que no consideraba su figura una intromisión en su pontificado.

La decisión de canonizar al mismo tiempo al «Papa Viajero» y al «Papa Bueno» no ha sido entendida por todos los católicos. El Vaticano lo explica como un momento para apreciar de forma conjunta sus dos testimonios de fe, pero se vislumbra la intención de mostrar que sus dos modelos de pontificado, diversos en muchos puntos, confluyen en su mismo amor por la Iglesia.

Juan XXIII será proclamado santo junto a otro papa, Wojtyla, el pontífice más mediático de la historia de la Iglesia.
Juan XXIII será proclamado santo junto a otro papa, Wojtyla, el pontífice más mediático de la historia de la Iglesia.
Efe
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1