MENÚ
lunes 16 octubre 2017
09:55
Actualizado
El Tiempo
  • 1

La NASA quiere levantar minicentrales nucleares en Marte

Iniciará las pruebas en septiembre, después de tres años de trabajos

  • Proyecto de minicentrales en Marte
    Proyecto de minicentrales en Marte
S.C.  Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

04 de julio de 2017. 06:30h

Comentada

La NASA se propone probar entre septiembre y enero próximos un reactor de fisión nuclear en el que lleva tres años trabajando, como fuente de energía para futuras bases en Marte.

El proyecto Kilopower, impulsado por el Space Technology Mission Directorate, se basa en pequeños reactores de fisión nuclear, que funcionan dividiendo átomos de uranio para generar calor, que luego se convierte en energía eléctrica, informa Europa Press.

Las pruebas van a tener lugar en el Nevada National Security Site cerca de Las Vegas. Su objetivo final es proveer suficiente energía en la superficie del Planeta Rojo para la producción de combustible, hábitats y otros equipos, cuando los seres humanos se instalen allí.

La última vez que la NASA probó un reactor de fisión fue durante el programa Systems for Nuclear Auxiliary Power (SNAP) de los años 60, el cual desarrolló dos tipos de sistemas de energía nuclear. El primer sistema - los generadores termoeléctricos de radioisótopos, o RTGs - aprovecha el calor liberado de la descomposición natural de un elemento radiactivo, como el plutonio. Los RTG han alimentado decenas de sondas espaciales a lo largo de los años, incluyendo el explorador Curiosity que actualmente explora Marte.

La segunda tecnología desarrollada bajo SNAP fue un reactor de fisión de división de átomos. SNAP-10A fue la primera --y hasta ahora, única-- planta de energía nuclear estadounidense en operar en el espacio. Lanzado el 3 de abril de 1965, el SNAP-10A operó durante 43 días, produciendo 500 vatios de energía eléctrica, antes de que un fallo de equipo no relacionado terminara la demostración. La nave espacial permanece en órbita terrestre.

Rusia ha sido mucho más activa desarrollando y volando naves espaciales accionadas por pequeños reactores de fisión, incluyendo 30 Radar Ocean Reconnaissance Satellites, o RORSAT, que volaron entre 1967 y 1988, y los sistemas TOPAZ de mayor potencia. TOPAZ es un acrónimo de Experimento Termiónico con Conversión en Zona Activa.

La NASA ha financiado varios esfuerzos de tecnología de energía nuclear en los 50 años transcurridos desde el SNAP, pero los problemas financieros, políticos y técnicos obstaculizaron el desarrollo. Hace tres años, la agencia respaldó Kilopower, con el objetivo de construir y probar un pequeño reactor de fisión para el 30 de septiembre de 2017, al final del año fiscal en curso. El proyecto cuesta unos 15 millones de dólares.

«Será la primera vez que operamos un reactor de fisión que podría utilizarse en el espacio desde el programa SNAP de los años 60», dijo Lee Mason, quien supervisa el desarrollo de tecnología de almacenamiento de energía y energía en el Glenn Research Center de la NASA en Cleveland.

Las pruebas de septiembre están diseñadas para validar el diseño y el rendimiento de Kilopower. Después de eso, la NASA estaría lista para continuar con el desarrollo de un sistema de mayor fidelidad para las pruebas en Marte o en otros lugares, dijo Mason.

El reactor de prueba, que mide unos 1,9 metros de altura, está diseñado para producir hasta 1 kilovatio de potencia eléctrica, pero para mantener los costos bajos, la unidad de prueba no incluye una gama completa de motores Stirling para convertir la energía generada por el proceso de fisión en calor. Los simuladores térmicos se utilizarán para el equilibrio de los motores para verificar la potencia del reactor, dijo Mason en una entrevista con Space.com.

Los ingenieros de la NASA calculan que las expediciones humanas a Marte requerirán un sistema capaz de generar cerca de 40 kilovatios de potencia, lo cual es lo que se necesita para «unas ocho casas en la Tierra», según la agencia. El RTG de Curiosity fue diseñado para suministrar alrededor de 125 vatios de energía, menos de lo que se necesita para alimentar un horno de microondas, aunque los niveles de potencia disminuyen a medida que el plutonio radiactivo se desintegra.

La energía solar es otra opción, pero que restringiría la generación de energía a las regiones que están expuestas a suficiente luz solar para cargar las baterías. Por ejemplo, el cráter Shackleton de la luna, un candidato principal para las misiones lunares debido a sus recursos hídricos, es completamente oscuro. Las manchas más soleadas en Marte reciben sólo alrededor de un tercio de la cantidad de luz solar que la Tierra. EP

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs