sábado, 24 junio 2017
01:44
Actualizado a las 
Ofrecido por:
  • 1
Sociedad

Un tercio de la población de Pobrais murió al intentar huir del fuego

  • La muerte de un bombero eleva a 63 el número de fallecidos

Un rosa en el coche en el que una mujer murió calcinada
Un rosa en el coche en el que una mujer murió calcinada
Ap

Un tercio de la población de Pobrais, una localidad de Pedrógao Grande, murió el pasado sábado al intentar huir del fuego que ha asolado la zona. La mayoría de los ellos intentó salir del infierno de las llamas por la carretera 236, que se convirtió en una ratonera mortal, donde fallecieron carbonizadas familias enteras.

Un vecino de la localidad que consiguió salvarse ha desvelado al periódico Diario de Noticias que en el incendio del pueblo sólo una persona murió en su vivienda. Se trabaja de un anciano que vivía solo y tenía problemas de movilidad. Los otros doce fallecidos murieron calcinados en el interior de sus vehículos cuando huían del fuego.

Por otra parte, los forenses han identificado ya a 24 de las 63 víctimas mortales, según ha informado este lunes la ministra de Administración Interna, Constana Urbano de Sousa. El último fallecido ha sido un bombero que había sido hospitalizado en estado grave.

Urbano de Sousa, que dio a periodistas los últimos datos del siniestro, subrayó que los equipos forenses trabajan sin descanso para identificar a los fallecidos, cuyos restos han sido trasladadas a Coimbra para realizar los análisis pertinentes.

Más de 2.000 bomberos trabajan en la extinción de unos fuegos que han dejado, además, 62 heridos. El comandante de Protección Civil, Elísio Oliveira, ha afirmado que las labores de extinción evolucionan de forma favorable, aunque la situación en la zona centro de Portugal sigue siendo "difícil y compleja".

El presidente luso, Marcelo Rebelo de Sousa, ha llegado este lunes a la zona de Avelar, donde ha garantizado que las autoridades harán "todo lo que sea necesario" para controlar los fuegos, si bien ha admitido que los medios aéreos no están interviniendo de momento de la forma más adecuada por falta de visibilidad.

Rebelo de Sousa ha considerado "natural" que se planteen algunas preguntas sobre lo ocurrido pero ha aplazado el debate hasta hacer frente a los "desafíos" más urgentes". "La prioridad ahora es combatir el incendio y apoyar a las víctimas y sus familias", ha destacado, según medios locales.

Cientos de evacuados han comenzado a volver este lunes a sus hogares, aunque tanto vecinos como equipos de emergencia siguen atentos la evolución de una meteorología marcada de nuevo por las altas temperaturas, con hasta 38 grados en algunas zonas.

Por su parte, el comandante de operaciones de los servicios de Protección Civil lusos, Elíseo Oliveira, que compareció junto a Urbano de Sousa, dijo que la temperatura ha aumentado y que algunos medios aéreos, cuyo trabajo había sido limitado por falta de visibilidad, han comenzado a acceder a algunas zonas.

El Instituto Portugués de Mar y Atmósfera (IPMA), prevé que en las zonas afectadas por las llamas la temperatura ronde hoy los 38 grados y los vientos que pueden variar de moderado a fuerte.

  • 1
SIGUENOS EN LA RAZÓN
  • 1
    Blogs