MENÚ
martes 17 octubre 2017
05:26
Actualizado
El Tiempo
  • 1

Xavier Pérez: «España es un país cada vez más “pet friendly”»

  • Image
M. Espanyol.  Barcelona.

Tiempo de lectura 5 min.

24 de julio de 2017. 11:29h

Comentada

Además de alimentar a perros y gatos, PURINA colabora con animales que ayudan a aprender a leer a los niños y educa a «super perros» que hacen terapia en hospitales infantiles.

–Los cardiólogos recomiendan dejar de fumar y adoptar un perro.

–Tener un animal de compañía aporta beneficios emocionales y físicos para la salud. Por un lado, mitigan la soledad, además, las personas que tienen un animal de compañía tienden a ser más positivas y a sobrellevar mejor la ansiedad y el estrés. También suelen ser más abiertas y más sociales. Por otro lado, hay beneficios físicos evidentes. La Asociación de Cardiólogos de los Estados Unidos certifica que la gente que tiene perro o gato tiende a sufrir menos infartos y la Fundación Australiana de Cardiología añade que los hombres que tienen perro tienen menos triglicéridos y colesterol del malo. Los perros tienen un rol para cada miembro de la familia, son un buen cómplice para los niños y sus gamberradas, y un buen compañero de «running» para los papás.

–Pero muchas familias no tienen perro porque es difícil conciliar la vida familiar y laboral.

–Es verdad que hoy en día tener un perro y dejarlo solo en casa genera un conflicto emocional. Por eso, en nuestra empresa, Purina, estamos probando un programa que permite a los empleados llevar a sus mascotas al trabajo, «Pets @ Work». En Estados Unidos, hay muchas empresas donde los animales de compañía son bienvenidos.

– ¿Y no es un elemento de distracción?

– ¡Qué va! Sólo los primeros días, después genera un ambiente más productivo. Llevar a tu animal de compañía al trabajo es beneficioso porque el perro no está solo y su dueño está más relajado y trabaja con menos estrés, pues no tiene que estar sufriendo porque le están esperando en casa para salir de paseo.

– Pero puede generar un conflicto entre compañeros de trabajo.

– En nuestro proyecto piloto ha pasado lo contrario. Los animales de compañía sólo han traído beneficios. Sobre todo, porque generan más interacción. Además, nosotros los empleados andamos más, porque tenemos el tiempo de paseo y así no estamos un sinfín de horas sentados delante del ordenador. Nosotros hemos creado el rincón de la mascota con colchones para que se estiren y estantes para guardar sus galletas y correas. También hemos habilitado una zona de «pipican» exterior. Estamos muy contentos.

– ¿Hay alguna empresa que se ha puesto en contacto para copiarla?

–Tenemos la idea de exportarlo a Nestlé, la empresa madre. Y la escuela de estudios digitales, ISDI, está estudiando a partir de nuestra experiencia y después de tener un alumno ciego con perro lazarillo convertir sus instalaciones en «pet friendly».

–Tenéis un equipo de perros que van a colegios a enseñar a leer a los niños.

–Tenemos un equipo de perros educados para ir a los colegios con una doble funcionalidad. Participan en una sesión donde se pretende educar a los niños para que tengan una tenencia responsable, pero lo que más entusiasma a los chavales y no tan chavales son las sesiones para fomentar la lectura. Son clases pensadas para que los perros ayuden a los niños más pequeños a aprender a leer. Como los perros no juzgan ni dicen «oye, eso no se pronuncia así», los niños están más relajados.

– Y ¿no se distraen?

–En cada aula entran dos o tres perros. La clase se divide en grupos y la actividad funciona como que cada niño lee una página al perro. Son niños de primaria, entre los 6 y 8 años, la edad en la que empiezan a leer. Hasta la fecha, hemos hecho esta actividad en 47 escuelas de todo el Estado. Y la acogida ha sido tan positiva que hemos trasladado el taller fuera de las aulas. Lo probamos en Barcelona este Sant Jordi, en la Feria del Libro de Madrid y ahora lo estamos llevando a centros comerciales.

–También participáis en la etapa de sociabilización de perros que en un futuro harán de terapeutas, ¿en qué consiste el proyecto Guau, que es como llamáis a esta etapa de sociabilización?

– Colaboramos con el Centro de Terapias Asistidas con Canes (CTAC) que educan a perros de asistencia que en un futuro acompañarán a niños hospitalizados, por ejemplo. Nuestra empresa participa en el proceso de sociabilización. De cada camada nos entregan dos o tres cachorros y durante doce meses un equipo de cinco o seis trabajadores voluntarios se los llevan a todos lados, a reuniones con clientes, a comer, de fin de semana... Lo importante es que los perros estén en contacto con mucha gente y expuestos al mayor número de situaciones posibles.

– Y cuando cumplen un año, vuelven al Centro de Terapias Asistidas con Canes para especializarse.

–Sí, algunos acabarán integrándose en la unidad canina del Hospital Infantil de Sant Joan de Déu. Este equipo de perros hace jornada laboral en el hospital. Unos están en urgencias donde ayudan a los enfermeros a poner vías, por ejemplo, distrayendo a los niños. Otros, están en la unidad de psiquiatría. Los hay que están con los pacientes de larga hospitalización y otros que interactúan con niños ingresados en el módulo de aislamientos a través de una tablet. La unidad canina es muy querida dentro del hospital. En estos momentos estamos elaborando un informe para conocer su impacto en niños hospitalizados.

–Parece mentira que España sea el país de Europa que más abandona a sus mascotas, 150.000 animales cada año. Si hubieran más facilidades para viajar, ¿se abandonaría menos?

–Purina y la Confederación Española de Agencias de Viajes han creado uns ello turístico para facilitar a las familias a viajar con sus animales de compañía. Cada vez hay más establicimientos «pet friendly».

–Y qué vendéis más comida de perros o de gatos.

– Somos un país más de perros, hay 5,3 millones de perros y 4 de gatos. Pero hay tendencia a tener gatos y perros pequeños para adaptarse a la vida urbanita.

  • 1
  • 2
  • 3

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs