• 1

«En 2020 debería haber más de 5.000 puntos de recarga»

En el primer semestre de 2017 se matricularon en España 2.962 vehículos eléctricos, un 25,72% más que durante el mismo periodo del año anterior

  • Image

Tiempo de lectura 4 min.

12 de agosto de 2017. 02:26h

Comentada
Raúl Salgado Madrid. 12/8/2017

En España, el reparto de los puntos de recarga de coches eléctricos resulta algo desigual, ya que se concentra en las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona, y parece escaso en las zonas rurales, tan abundantes en nuestro país. Gerard Campos, responsable de Comunicación de Electromaps, pone como ejemplo las diferencias que hay entre el número de puntos de recarga en las Islas Baleares y Canarias, y Extremadura, donde «la cifra es casi ridícula. Sin duda, todavía queda mucha tarea por hacer».

Actualmente, y según Electromaps, en España hay 2.342 puntos de recarga públicos y privados, con una gran concentración en Cataluña (608), Comunidad de Madrid (358) y Baleares (286). En el otro lado de la balanza, zonas rurales extremeñas, gallegas, castellano-manchegas o castellano y leonesas son las áreas donde más escasean. Por provincias, las que albergan más puntos de recarga son aquellas en las que más se concentra la población, como la capital o la Ciudad Condal. Campos opina que para 2020 «lo ideal sería que hubiera más de 5.000 puntos de recarga», pero cree que «no se superarán los 4.000».

Tanto por la cantidad de este tipo de vehículos que circulan por nuestras carreteras como por la autonomía de los mismos, el responsable de Comunicación de Electromaps considera que el número de puntos de recarga de coches eléctricos que hay ahora mismo en España al compararlo con el de otros países del entorno es suficiente. No obstante, insiste en que todavía queda mucha tarea por hacer, ya que la movilidad eléctrica va a más, por lo que al final «los puntos de recarga tendrán que ser tan habituales como lo son hoy en día las gasolineras». En cualquier caso, aclara que aún estamos muy lejos de los números de países como Francia u Holanda.

Trayectos largos

Pese a la dificultad de establecer una media de la autonomía de los eléctricos, algunos de los modelos más populares, como el Volkswagen e-Golf, se mueven entre los 300 kilómetros reales. Campos asegura que, hoy en día, hay dos cuestiones que frenan la compra de un coche eléctrico: la autonomía y la recarga, para la que, agrega, las leyes ya ofrecen más facilidades para instalar puntos propios en las plazas de garaje y para la continua ampliación de los puntos ubicados en las calles. Es decir, se empieza a resolver el problema. Con respecto al tema de la autonomía, el experto sostiene que se trata de un miedo generalizado a lo nuevo o diferente. Y es que, en su opinión, entre 200 y 250 kilómetros son más que suficientes para un uso urbano o extraurbano. «El problema reside en la dificultad para realizar trayectos largos, tanto por la autonomía corta como por la falta de puntos de recarga rápida ubicados estratégicamente. Solventando esos dos ‘‘inconvenientes’’, el problema se resuelve. En los próximos tres o cuatro años veremos un avance positivo brutal», puntualiza.

Entre 2018 y 2020 se producirá un gran progreso en movilidad eléctrica. Al menos, es lo que se desprende de las publicaciones que van realizando los fabricantes de coches. Campos remarca que muchos de los modelos que irán apareciendo lograrán, fácilmente, alcanzar como mínimo los 400 kilómetros de autonomía a un precio más asequible, algo que se logrará gracias a la bajada de precios de las baterías, lo que directamente irá ligado a una mayor demanda y al continuo I+D en esta tipología de movilidad.

En líneas generales, quien hoy en día quien compra un coche eléctrico ya se ha informado de todo y se ha mirado y remirado donde se ubican los puntos de recarga. Sin embargo, en el futuro eso no hará falta, debido a la proliferación que se producirá de puntos de recarga. Aun así, teniendo en cuenta los distintos tipos de enchufe y precio, «no estará de más conocer los puntos más cercanos». A este respecto, ya hay vehículos, como el e-Golf o los híbridos de Volkswagen (Golf GTE y Passat GTE) que permiten al conductor buscar los puntos de recarga más cercanos. Desde 2010, el despegue de los coches eléctricos ha sido una evidencia. Sólo en 2016 se matricularon 4.746 unidades, entre eléctricos puros e híbridos enchufables. Es decir, un 50% más que en 2015. Y este año la tendencia sigue al alza. En el primer semestre de este ejercicio, atendiendo a los números de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), se matricularon 2.962 vehículos eléctricos. O lo que es lo mismo, un 25,72% más que durante el mismo periodo del año anterior. «Las cifras seguirán creciendo en los próximos años, pero en el caso de España será imposible llegar a los 300.000 vehículos que se piden en 2020 para combatir el cambio climático». Campos explica que si se calcula un 50% de crecimiento cada año a partir de las cifras de 2016, en 2020 habría unos 65.000 coches entre eléctricos e híbridos enchufables. Y es que Volkswagen prevé vender un millón de eléctricos en 2025 en el mundo.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs