«Forza» España

«Velvet», «El secreto de Puente Viejo» y «Los Serrano» son algunas de las ficciones que han enganchado a los espectadores italianos.

  • Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre en «Velvet»
    Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre en «Velvet»

Tiempo de lectura 4 min.

22 de julio de 2017. 23:00h

Comentada

Italia se deja seducir, hoy más que nunca, por las mejores series españolas. «El secreto de Puente Viejo», «Velvet», «Amar es para siempre», «El Príncipe», «El tiempo entre costuras» y «Vis a vis» son tan sólo algunos de los productos audiovisuales que protagonizan con fuerza la parrilla televisiva del país transalpino y que demuestran que España está más en boga que nunca en Italia.

La fama de determinadas telenovelas llega a tal punto que traspasa lo audiovisual. «Canale 5», la cadena de referencia de los canales Mediaset en Italia, anuncia regularmente el nuevo número de «Il Segreto Magazine», la publicación totalmente dedicada a «El secreto de puente viejo», conocido en el país como «Il segreto». En ella, los lectores italianos apasionados de la serie emitida en España por «Antena 3» pueden descubrir las curiosidades inherentes a los contenidos de la producción, conocer los trucos caseros de la protagonista Pepa Balmes o incluso conocer las recetas gastronómicas de la España de principios del siglo XX. Así pues, las «soap opera» estadounidenses y las telenovelas latinoamericanas han pasado a situarse directamente en un segundo plano. España, tanto la de ayer como la de hoy, está de moda.

Iconos televisivos

No es casual, por tanto, que actrices españolas como Paula Echevarría o Megan Montaner sean unas celebridades en el país con forma de bota, convirtiéndose en auténticos iconos televisivos que gozan de amplios reportajes en las principales revistas trasalpinas. Con su éxito, se sigue confirmando el estereotipo de belleza mediterránea defendido ya anteriormente por otras españolas como Penélope Cruz y, allá por los años 90, por Natalia Estrada.

La relación entre Italia y España a través de la televisión viene de lejos. Basta con pensar en el propio nacimiento de la televisión privada en España hace más de 25 años, con la llegada de Antena 3 y Telecinco (ésta última de la italiana Mediaset) a los televisores de los hogares españoles. Y tampoco es la primera vez que la producción audiovisual española ha influido en el país trasalpino, solo hay que recordar el gran éxito cosechado, entre finales de los 90 y los años 2000, por las adaptaciones italianas de las series «Los hombres de Paco», «Médico de familia» y «Los Serrano»; conocidas como «Tutti Per Bruno», «Un Medico In Famiglia» e «I Cesaroni», respectivamente. Hasta entonces, se trataba de adaptar aquellas fórmulas televisivas de ficción que habían tenido éxito en España para traducirlas a los gustos italianos. Ahora, sin embargo, el éxito es directo: los italianos quieren ver las series españolas sin adaptación. Evidentemente se traducen, pero con la tecnología que ofrece la TDT, los transalpinos deseosos de disfrutar de la mejor producción audiovisual española en lengua original únicamente tienen que pulsar un botón.

También las producciones italianas suscitan un fuerte seguimiento entre los «seriófilos» españoles. No hay mejor forma de entender el crimen organizado en Nápoles que devorando las tres temporadas de «Gomorra» o los entresijos de un pontífice «sui generis» con los diez capítulos de «The Young Pope», dirigida por Paolo Sorrentino. Para más acción, no se puede renunciar a las historias de la mafia de Roma aparecida en los años 70, conocida como la «Banda della Magliana» a través de los episodios de «Roma Criminal». «El Comisario Montalbano», sin embargo, a partir de las novelas de Andrea Camilleri, puede invitar al curioso espectador a entrar en tempos de la sociedad siciliana. Por si no fuera suficiente, «1992» y «1993» describen el clima de corrupción que azotó una Italia en declive que vio nacer el fenómeno político de Silvio Berlusconi.

Contenido relacionado

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs